Y la respuesta es, por supuesto que no –aunque con matices-. En primer lugar, no son vecinos distantes sino, en todo caso «convivientes», como se dice ahora: la Agroecología, como ciencia protectora de los recursos y bienes naturales, equilibradora y sustentadora del buen hacer en lo productivo y promotora de otros indicadores más humanizados de bienestar, ha sido y sigue siendo el motor teórico y práctico que sostiene el funcionamiento de la producción ecológica.

Agricultura ecológica y agroecología ¿vecinos distantes?
123rf Limited©zmeika Manzana convencional, concepto de aditivos químicos

En qué consiste la agroecología

Sin embargo, como en toda convivencia, hay crecientes evidencias en lo técnico y en lo normativo y comercial, que nos muestran el alejamiento de las premisas agroecológicas que deberían servir de base, a modo de principios constituyentes, del devenir del modelo ecológico.

Por supuesto, ninguno de estos vaivenes que intentan mover los cimientos del edifico agroecológico y pervertir una buen convivencia, vienen provocados por la agricultura ecológica; este modelo, si pudiéramos hablar de él, como de un ente corpóreo, lo único que intenta es cumplir con la normativa para que no le sancionen; mejorar los recursos naturales de su espacio productivo, intentar que la «deriva» en forma de biocidas de otras fincas o en forma de transgénicos no contamine sus productos, sus suelos o su agua; salir airoso en la comercialización de un alimento más o menos perecedero en un mercado global complicado por sus estándares de calidad convencionales y por su escasa valoración del trabajo del eslabón productivo; intentar que estén todos sus etiquetados correctos, todos sus certificados al día, todos sus pagos realizados, todas sus subvenciones solicitadas, en fin, toda la parafernalia de la burocracia eco, que mantiene a un número importante de empleados y cargos públicos y privados entretenidos… y dormir profundamente cuando llega la noche para resetear sus cuitas.

La Agroecología ha sido y sigue siendo el motor teórico y práctico que sostiene el funcionamiento de la producción ecológica

Pero no, aún no hemos terminado, al sumatorio anterior debemos unir el empeño de los «guardianes de la ciencia» por hacernos desayunar día si, día no, con noticias relacionadas con la calidad del alimento eco, igualándolo al convencional, o incluso disminuyendo en la comparación, los contenidos de sustancias nutritivas esenciales; echándole la culpa del cambio climático porque se necesitaría más para producir igual o porque sus animales en libertad son una fábrica de metano; mostrando que el precio del alimento eco es tan excesivo que sólo lo pueden consumir las clases más favorecidas económicamente, en una palabra, dando motivos a que ese ente, al que hemos llamado producción ecológica, se quede en la cama pensando si no sería mejor en vez de nadar contracorriente, unirse al rebaño de lo “políticamente correcto”.

¿Qué produce este alejamiento?

Retomando de nuevo el título de este artículo, ahora, el enfoque de la pregunta cambia y la cuestión se centra en ¿qué es aquello que verdaderamente está produciendo ese alejamiento entre la producción ecológica y la agroecología? o ¿a quiénes les interesa la mayor distancia posible entre esos convivientes?

Es evidente que en el modelo económico, político, sociocultural desarrollista, no tiene cabida una ciencia como la agroecología, que además de ocuparse de lo agrario, muestra: la desidia política en la defensa de los derechos humanos y la escasísima preocupación por legislar la conservación de los recursos planetarios, la crisis climática y las causas de la sanitaria;  demuestra la ineptitud de la economía basada en el crédito, más que en la generación perdurable de capital y sumida en intereses geopolíticos que son el motor de un mercado global deslocalizado;  exhibe la cerrazón de la ciencia al uso, sometida al pensamiento único y encabezonada en hacer de la agroecología y la medicina alternativa, en el mejor de los casos, pseudociencias;  y al fin y al cabo, hace patente el empeño del adiestramiento cultural por crear una sociedad mansa, desarraigada, desmotivada, débil, mental, física y espiritualmente.

123rf Limited©8vfanrf

Al ocuparse la agroecología de algo más que lo ambiental y lo productivo, el modelo ecológico que se sustenta en sus premisas no va a ser sólo una serie de normas técnicas de producción, elaboración y comercialización, cómo se le intenta vender; será un modelo de una forma de vida, en el que la obtención de alimentos de calidad, de animales sanos, de un trabajo digno y unos precios justos, sea una consecuencia del buen hacer técnico y del conocimiento de la dinámica de la vida, del empeño normativo y de las facilidades administrativas para realizar cambios y mejoras en lo productivo y en el mercado local; y de un planteamiento de lealtad con uno mismo, con el territorio, con los consumidores finales visibles o invisibles –pero presentes- y porque no, con la vida en este planeta fatigado.

La agroecología muestra la escasísima preocupación por legislar la conservación de los recursos planetarios, la crisis climática y las causas de la sanitaria

El diferencial que ofrece la agroecología

El diferencial que ofrece la agroecología al modelo de producción ecológico recae sobre el bien común, pone freno a la extensión de este sistema agroalimentario empobrecedor de economías y recursos, empodera los derechos de los seres humanos sobre la diversidad cultural y la gestión agroambiental de sus territorios, recordándonos también los derechos del mundo animal; establece los límites de lo productivo sobre la degradación de los suelos, el agua y la pérdida de biodiversidad …. y mucho más.

Y esto no está ligado especialmente a un determinado pensamiento político –como también nos quieren hacer ver para generar enfrentamientos y tenernos entretenidos- es lo propio de un sentido de humanidad, de “conciencia del ser” que nos hace ver que somos ciudadanos y ciudadanas de un mundo prestado a ratitos a cada generación, con un compromiso de buena vecindad, para que dure el tiempo cósmico programado y con un objetivo, el bienestar de todos los seres que lo habitan, a pesar de que «una se siente inclinada a pensar que la pretensión de que el hombre sea «feliz» no está incluida en el plan de la “Creación” (Einstein).

Autora: Juana Labrador Moreno, Dra. en Biología y Profesora de Agroecología en la Escuela de Ingenierías Agrarias de la Universidad de Extremadura

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Septiembre 2021

1 Comentario

  1. Da gusto leer estas reflexiones, con esa fina ironía capaz de meterse lucidamente con los científicos, con los políticos y con los manso corderos.
    Gracias amiga

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here