Compresas, tampones y salvaslips hechos y recubiertos de plástico. Son los productos que muchas personas menstruantes siguen utilizando durante su ciclo menstrual, ya sea por costumbre, pereza o desconocimiento del impacto que tienen sobre el medio ambiente.

Reglas libres de plástico: por un ciclo menstrual más sano y sostenible
123rf Limited©nightunter. Compresas producidas de bio-algodón y tapón desechable

Los productos para el ciclo menstrual son principalmente de plástico

Aunque tienen una composición muy variada, los productos menstruales de usar y tirar presentan el plástico como material principal, siendo el 90% de una compresa o el 6% de un tampón convencional. La vida útil de estos productos es muy corta, generando grandes volúmenes de residuos. Según un estudio de las plataformas ambientales ReZero Waste Europe, ReLoop y Break Free From Plastic (2019) una persona menstruante consume de media 32 productos desechables en cada periodo, 14.000 a lo largo de su vida. En otras palabras: una sola persona puede llegar a generar unos 180 kg de residuos no reciclables durante su etapa fértil.

En 2019 tan solo en la UE se generaron 590.000 toneladas de residuos de este tipo. ¡Y muchos de ellos todavía existen! Llegan a los vertederos, donde se incineran, o se desechan por el wáter, terminando abandonados en el medio ambiente, en ambos casos degradándose en micropartículas que contaminan el suelo, las aguas y de resultas de ello, la biodiversidad. Datos de la Comisión Europea apuntan que los productos menstruales desechables fueron el quinto residuo más abundante en las playas europeas en 2019.

Una sola persona puede llegar a generar unos 180 kg de residuos no reciclables durante su etapa fértil

Un gran impacto medioambiental

“La mayoría desconoce que estos productos actualmente son unos de los que ocasionan mayor impacto medioambiental. Los tampones y compresas convencionales de plástico pueden tardar más de 800 años en descomponerse. Es una información que debería darse a conocer más”, explica Elena Gómez, directora de Ventas y Marketing de Masmi, empresa especializada en la fabricación de productos ecológicos para la higiene íntima.

Además, su producción no solo provoca agotamiento de los residuos naturales y desforestación. Estos productos también se someten a tratamientos blanqueantes, donde se les añaden sustancias y fragancias químicas que pueden resultar negativas para nuestra salud. “Las paredes de la vagina son muy permeables, lo que facilita que el cuerpo absorba estas sustancias tóxicas, especialmente si se utilizan prolongadamente. Aunque sólo haya trazas, la exposición repetida y acumulativa puede ser problemática”, explica Sharna Waid, responsable de comunicación y relaciones públicas en Natracare, marca pionera en la producción de tampones ecológicos. Pues se han encontrado hasta 3.900 sustancias tóxicas en tampones convencionales, como el estireno, el cloroformo o la acetona, vinculados con irritaciones, infecciones como el Síndrome del Shock Tóxico (SST), algunos tipos de cáncer o infertilidad.

123rf Limited©olyasolodenko

Innovación y revolución

“La higiene menstrual ha vivido una cierta carrera tecnológica orientada a conseguir compresas más delgadas, absorbentes, inodoras e impermeables, en línea a una imagen femenina que ‘vence’ la menstruación haciéndola imperceptible. Nuestra manera de atender un ciclo biológico natural fomenta el uso de productos poco saludables, que se producen de modo no sostenible y contribuyen a la acumulación de residuos que no se pueden reciclar”, afirma Cristina Llorens, CEO de Nur Organic, marca española que ofrece productos ecológicos para el ciclo menstrual. “Aplicar la filosofía ecológica a la higiene menstrual supone reorientar la tecnología para optimizar las propiedades de materiales naturales sostenibles y conseguir un producto saludable, totalmente funcional y reciclable” añade.

Más opciones para un ciclo menstrual sostenible

Cada vez son más las opciones ecológicas que apuestan por minimizar los residuos en beneficio del medio ambiente, nuestra salud y nuestra economía. “El tipo de productos menstruales que utilizamos está arraigado en nuestro estilo de vida, a menudo transmitido de generación en generación. Pero, ¡lancémonos! Es uno de los mejores cambios que podemos hacer por nuestra salud y la de nuestro planeta”, expresa en esta misma línea Jules Hau, responsable de ventas de Mooncup, referente en la producción de copas menstruales ecológicas.

Cada vez son más las opciones ecológicas que apuestan por minimizar los residuos en beneficio del medio ambiente, nuestra salud y nuestra economía

Un ejemplo son las compresas de tela, formadas por diversas capas de algodón, o las bragas menstruales, muy similares a la ropa interior pero más absorbentes, que se presentan como una alternativa antibacteriana, transpirable y estéticamente bonita. “Están diseñadas para gustarse. Se acabaron las braguitas viejas para la regla: se puede tener la regla y sentirse y verse bien”, reivindica Clara Guasch, cofundadora de Cocoro, marca de referencia en bragas menstruales. En la misma línea encontramos la copa menstrual, elaborada con silicona quirúrgica hipoalergénica, que se coloca como un tampón y recoge el flujo menstrual. Pasadas unas horas se vacía, se lava y se reutiliza, siendo útil hasta 10 años.

Cambiar las reglas

Los tampones de algodón ecológico, las esponjas, los discos y los bañadores menstruales, entre otros, se van sumando al gran abanico de soluciones sostenibles para la menstruación que cada vez convencen a más usuarios, ya que ofrecen la posibilidad de elegir el producto que más se adapta al cuerpo o ritmo vital, mientras ayudan a construir una nueva relación con su cuerpo, reivindicando la menstruación como algo natural y lejos de lo desagradable o vergonzoso.

“Las nuevas generaciones y las nuevas tecnologías están ayudando, y mucho, a romper este tabú y a que cada vez tengamos más alternativas para nuestra menstruación, porque cada mujer y cada periodo es diferente, y debemos tener el conocimiento y la libertad para escoger qué producto utilizar en cada momento”, destaca Elena Gómez. “La elección informada y consciente de productos menstruales pone a la mujer en un contacto directo con su cuerpo, sus necesidades y sus motivaciones, la empodera”, afirma en la misma línea Cristina Llorens.

Autora: Ariadna Coma, Periodista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Noviembre 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here