El pan es uno de los alimentos más antiguos de la historia. Desde hace miles de años, gran cantidad de culturas lo han convertido en un elemento fundamental de su alimentación. Pero a pesar de ser considerado un alimento básico, desde inicios del siglo XXI un porcentaje creciente de la población mundial sufre de algún tipo de trastorno relacionado con su consumo a causa, entre otros factores, de su proteína por excelencia, el gluten.

pan riesgo salud

Trigo moderno y aditivos

El gluten representa entre el 80% y el 90% del total de las proteínas del trigo moderno. Su función se basa en aglutinar los ingredientes que configuran la masa, dándole firmeza y elasticidad.

Sin embargo, muchas personas no pueden ingerir esta proteína por completo. Pues una vez ingerida, se generan fragmentos proteicos (gliadinas y gluteninas, en el caso del trigo) que el sistema inmunológico detecta como tóxicos, desencadenando una reacción adversa. De este modo, se producen alteraciones en el revestimiento del intestino delgado y dificulta la absorción de algunos alimentos.

Se desarrollan así las enfermedades más comunes producidas por este exceso de gluten, como son la conocida enfermedad celíaca, la alergia al trigo, la dermatitis herpetiforme, la sensibilidad al gluten no celíaca, así como trastornos más atípicos, como la ataxia por gluten, u otros tipos de enfermedades asociados al consumo de pan convencional, como el sobrepeso y la obesidad.

La mayor parte de los afectados solo presentan síntomas digestivos leves o intermitentes (hinchazón, gases, diarrea leve después de comer, entre otros), por lo que no los asocian a la ingesta de gluten. Esto se debe probablemente al efecto opioide del gluten, que enmascara el daño intestinal, haciendo pasar por inofensivas reacciones que pueden causar trastornos crónicos.

El gluten representa entre el 80% y el 90% del total de las proteínas del trigo moderno

Precisamente por ello, la mayoría de los casos relacionados con la sensibilidad al gluten no se reconocen, diagnostican o se tratan. De hecho, según la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE), el 75% de las personas celíacas no saben que lo son.

Este tipo de intolerancias alimenticias va en aumento año tras año, por lo que muchos optan cada vez más por retirar el pan de su alimentación, especialmente aquél elaborado con harinas blancas refinadas y cargados de aditivos. Otros, sin embargo, optan por el pan ecológico, fermentado con masa madre, elaborado con variedades antiguas de cereales, como el Kamut o la espelta, con mayor densidad nutricional y menores índices glucémicos.

Autora: Ariadna Coma, Periodista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Enero 2022

2 Comentarios

  1. Aparte de todo lo que sabemos de semillas artificializadas glutenicas, en los ultimos años (los expertos nutricionales del system dictan….) le están metiendo el fatal aditivo e-170 carbonato calcico (cal alimentaria para varias diferentes excusas donde lo encuentres, sic) a medio y largo plazo, que se sepa, pues provoca arteriosclerosis calcica…. otra estrategia de la elite NWO para acabar con los viejos y ellos quedarse con tu dinero.

  2. La gliadina y la glutenina son las proteínas que componen el gluten, no se generan en el cuerpo. El problema de las intolerancias viene de no fermentar adecuadamente (trocear y descomponer ese gluten en componentes más saludables) lo que puede probócar permeabilidad intestinal entre otras afecciones.
    La fermentación adecuada requiere de levadura natural (masa madre) y tiempo, y por supuesto no romper la fermentación natural con levaduras industriales y reforzsntes químicos para acortar el tiempo de levado (dejando la masa sin fermentar adecuadamente).
    Las harinas es un mundo a parte, pera comencemos por harinas de variedades antiguas; escanda, Aragon 03, Florencia aurora,… Y lo mismo, hsrinas «crudas» sin añadirle ningún químico y molidas a piedra de grano entero, así no daría ningún problema de salud. Estoy describiendo las panaderías y hogares de hace 80 años. Salud

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here