Hoy en día seguro que te has fijado en la gran variedad de vinagres que podemos encontrar en los supermercados y tiendas de alimentación. Vinagre de manzana, de vino, de arroz, vinagre de Módena o de umeboshi… la lista puede ser muy extensa. Pero ¿qué diferencia a unos de otros?

vinagre de manzana

La principal diferencia que podemos encontrar es la materia prima a partir de la cual se elaboran. Los más habituales son los vinagres de vino, pero uno que cada vez es más conocido y que encontramos con más frecuencia en nuestras cocinas es el de manzana o de sidra.

El vinagre de manzana se elabora a partir de manzanas que son molidas, prensadas y fermentadas. Mediante este proceso se obtiene la sidra, que posteriormente se vuelve a someter a fermentación para que el alcohol se transforme en ácido acético y finalmente se obtenga el vinagre.

A diferencia de otros tipos de vinagre, el de manzana es de sabor suave, menos ácido, por ejemplo, que el de vino tinto ya que su pH es algo superior.

El vinagre de manzana se ha usado desde la antigüedad con fines muy variados. Desde su uso en la cocina como aliño indispensable para ensaladas hasta como método adelgazante.

Debido al ácido acético presente en el vinagre, se han llevado a cabo algunos estudios que relacionan su consumo con la efectividad en procesos de pérdida de peso, ya que puede ayudar a movilizar la grasa corporal y acelerar el metabolismo.

Además, puede ser un potencial aliado a la hora de reducir el azúcar en sangre. Lo más efectivo en este sentido es disminuir el consumo de carbohidratos refinados como el azúcar o las harinas blancas en nuestra dieta. Aun así, el vinagre de manzana plantea beneficios para disminuir el azúcar en sangre ya que podría ayudar con una mejora en la sensibilidad a la insulina.

Debemos mencionar el papel que ha tenido el vinagre de manzana, desde siempre, como conservante. Es el ingrediente principal para elaborar pickles o encurtidos rápidos de verduras. Sólo es necesario sumergir estos alimentos en vinagre y conservarlos en un frasco tapado. Su fecha de caducidad se retrasa considerablemente ya que el vinagre y la falta de oxígeno en el bote ayudan a eliminar y evitar la proliferación de hongos y bacterias. En este sentido, cuanto mayor sea el grado de acidez y su contenido en ácido acético, mejor actuará como conservante.

El vinagre de manzana es el ingrediente principal para elaborar pickles o encurtidos rápidos de verduras

Pero los usos del vinagre van incluso más allá. Su uso tópico se ha demostrado útil en el tratamiento y eliminación de hongos, como agente anticaspa, antipiojos o como suavizante capilar.

Por supuesto, para cualquiera de los usos y beneficios que se le atribuyen al vinagre de manzana, la calidad de este será clave.

Debido a que el vinagre es un producto derivado de la fermentación, es importante que esta sea lo más natural posible. Que no presente productos químicos añadidos durante este proceso para acelerar la fermentación será un claro indicador de que nuestro vinagre es natural.

El vinagre de manzana obtenido tras la fermentación es un líquido turbio y marrón que no necesariamente debe ser filtrado o clarificado, ya que durante este proceso se perderían levaduras y bacterias saludables.

Buscar un vinagre de manzana ecológico y natural nos proporcionará una experiencia mucho más completa, tanto en aroma como en sabor, que hará de nuestras ensaladas o escabeches unos alimentos mucho más placenteros.

RECOMENDADO POR
Sol Natural

Autores: Iván Iglesias, Chef y profesor de cocina vegana y Estela Nieto, psicóloga, Máster en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición | www.nutricionesencial.es

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Junio 2022

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí