Para un niño, un huerto es un apoyo a las actividades educativas a través del cual puede adquirir conocimientos muy variados relacionados con la alimentación, el medio social y cultural.

huerto escolar
Creative Commons – Autor: Lalobiozar

Potencial didáctico del huerto escolar

Trabajar un huerto en un entorno educativo permite ilustrar de forma empírica objetivos muy variados: enseñar como se produce la comida que consumimos, nuestra dependencia de la naturaleza y sus ciclos, la importancia de respetar el medio ambiente, promover el consumo de productos de temporada y de proximidad, fomentar el trabajo en equipo y la cohesión grupal, etc. El huerto crea un vínculo con el suelo, nos hace conectar con la naturaleza y, por tanto, con nuestros antepasados.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el huerto escolar es una herramienta didáctica muy efectiva para promover los buenos hábitos alimentarios entre los niños, así como los de sus familias. Dado que los niños de hoy son los adultos del futuro, el trabajo en la escuela obtendrá resultados muy beneficiosos a largo plazo. La FAO también aconseja que la producción de estos huertos sea la base de la dieta de productos frescos en el comedor escolar para mejorar la dieta, aumentando la ingesta de frutas, verduras y hortalizas de calidad para mitigar las dietas basadas al comer ultraprocesados y productos de origen animal.

Soporte a las actividades educativas

Para el niño, el huerto es un apoyo a las actividades educativas a través del cual puede adquirir conocimientos muy variados relacionados con el medio social y cultural, la naturaleza, el paisaje, las consecuencias negativas para la agricultura derivadas del calentamiento global y el cambio climático, la producción de alimentos para entender de donde proviene todo el que comemos, así como nuestra dependencia ambiental, a la vez que enriquecer su vocabulario con muchas palabras relativas al campo, conocer más variedades de alimentos y sus propiedades, etc. Pero sobre todo, el huerto nos permite trabajar valores y actitudes que serán muy importantes para poder vivir en plenitud y responsabilidad su vida de adultos. El huerto crea un vínculo que nos une a la tierra, que permite experimentar in situ el trabajo desarrollado por los agricultores y obtener nuestros propios alimentos sin recurrir al sistema monetario, la recompensa de trabajar los valores de la convivencia y la organización grupal de forma cooperativa, en contraposición a la competitividad.

El huerto escolar nos permite trabajar valores y actitudes que serán muy importantes para poder vivir en plenitud y responsabilidad su vida de adultos

Como herramienta didáctica, a pesar de que el proyecto del huerto escolar nos permite trabajar muchos objetivos y desarrollar varias competencias transversales, siguiendo la metodología constructivista, el principal beneficio que obtenemos es la adquisición de unos hábitos alimentarios más saludables, porque los niños tendrán una gran motivación, puesto que el vínculo con la tierra despertará su curiosidad para probar los vegetales que se hayan cultivado en la escuela. De este modo podrán incorporar nuevas verduras y hortalizas a la dieta (en lugar de rechazarlas por inercia), identificar la variedad y educar el paladar. Cuanto más conocimiento, más probabilidad de seguir una dieta variada y rica en vegetales, saber identificar los productos de temporada y, por lo tanto, aprender a comprar y a seleccionar el producto de calidad cuando vayan al mercado.

El vínculo con la tierra no solo nos ayudará a estar motivados para comernos lo que hemos cultivado, sino también para aprender a cocinar y valorar la comida casera en contraposición a los precocinados y procesados industriales.

huerto escolar
123rf Limited©perfectlab

Entender conceptos y trabajar valores

En relación con la formación de niños y adolescentes, la FAO recomienda la creación de huertos escolares como herramienta que favorece y contribuye en la educación medioambiental, desarrollo individual y social, puesto que añade una dimensión práctica a los aprendizajes.

Otro aspecto crucial es dar a conocer a los niños y jóvenes el trabajo tradicional del campo, puesto que es la manera de garantizar la conservación de huertos en los espacios periurbanos, facilitar el relevo generacional al campesinado y educar para consumir de forma más sostenible (productos de temporada y de proximidad), así como entender conceptos como soberanía alimentaria y su relevancia, los beneficios que nos aporta la agricultura ecológica y tomar conciencia de los motivos por los cuales el uso y abuso de agroquímicos ha causado tantos daños a los ecosistemas, como la muerte en masa de abejas en todo el mundo, la extinción de la fauna marina en el Mar Menor y las alergias y enfermedades diversas en los seres humanos.

El principal beneficio que obtenemos es la adquisición de unos hábitos alimentarios más saludables

Nuestro trabajo agrícola nos proporcionará una recompensa a largo plazo, veremos germinar las semillas y todos los procesos necesarios hasta la obtención de los frutos, un proceso lento, que implica un gran compromiso, esfuerzo y constancia, un proceso muy diferente a las recompensas inmediatas que a veces nos aportan las nuevas tecnologías y algunas herramientas digitales que se utilizan para educar en el aula.

Un proyecto colectivo

El huerto es una herramienta educativa muy potente que nos ayuda a cohesionar los grupos infantiles, a fomentar la organización grupal y el trabajo cooperativo, puesto que es un proyecto colectivo, a partir del cual podemos trabajar con profundidad las competencias básicas que todo el alumnado tiene que adquirir en un grado suficiente al acabar la escolarización obligatoria y que los tiene que permitir poderse incorporar a la sociedad como ciudadanos activos, conscientes de las problemáticas medioambientales y saber dar respuestas a los retos de futuro.

Finalmente, un proyecto como este tiene que enseñar a valorar el trabajo del campesinado, puesto que, si podemos comer cada día, es gracias a su trabajo.

Autora: Helena Escoda Casas, Historiadora y antrozoóloga, profesora de ciencias sociales

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Junio 2022

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí