Roger Berengueres (1993, Artesa de Segre) es graduado en Ingeniería Agrónoma y Alimentaria por la Universitat de Lleida y tiene el Máster de Agricultura Ecológica por la UB. Es responsable de producción ecológica de la Cooperativa de Artesa de Segre, agricultores y elaboradores comprometidos con el territorio y los consumidores, que integra, con la visión de recuperar la tradición agrícola local, la marca Hort del Silenci, que desde el 2013 elabora sus productos con alimentos procedentes de cultivos propios en Cataluña. Cuenta con certificación ecológica, de proximidad, sin gluten y vegana, con el objetivo de ofrecer una alimentación sana y responsable y respetuosa con la tierra cultivada, de la cual garantizan su trazabilidad.

Roger Berengueres Hort del Silenci

¿Cuáles son los pilares de Hort del Silenci?

Desde Hort del Silenci somos conscientes de la realidad del sector de la alimentación y del mercado, pero tenemos muy claro nuestro proyecto. Un proyecto que revaloriza el campo y las prácticas agrícolas sostenibles y contribuye, modestamente, a una alimentación más sana, saludable y de proximidad. Queremos cerrar el ciclo, es decir, empezar desde la producción hasta la venta final al cliente. Solo de este modo podremos garantizar la trazabilidad correcta de nuestros productos y hacerlo de una manera respetuosa con las personas y con el medio ambiente. Además, intentamos hacer un producto de calidad, involucrando el máximo posible de campesinos de la zona para dar salida a la producción local y de proximidad. Queremos asegurar un relevo generacional digno en el campo. En términos agrícolas, somos ambiciosos, lo tenemos que ser. Queremos cambiar el marco agrario actual apostando por una diversificación de cultivos, que permita una mejora del suelo, además de un control natural de las malas hierbas y las plagas. Como siempre hemos dicho, antes que nada, somos agricultores.

Hort del Silenci forma parte de la Cooperativa de Artesa de Segre. ¿Cómo es vuestro vínculo con el territorio?

La Cooperativa cuenta con unos 1.300 socios, gente arraigada en el territorio, muchos de los cuales forman parte de diferentes generaciones dedicadas a la ganadería y la agricultura en nuestra zona de influencia: Noguera, Segarra, Urgell y Pallars Jussà. Desde hace unos años, la entidad ha abierto una línea de producción ecológica que complementa su actividad agropecuaria. Si en su conjunto la Cooperativa tiene unas 20.000ha de producción de cereales y leguminosas, 1 millar de estas se encuentran en producción ecológica y se rigen desde ECO Artesa 2058 SLU, que es la sociedad encargada del conjunto de la producción ecológica. Dentro de esta sociedad, forma parte la marca comercial Hort del Silenci, encargada de comercializar la producción destinada y elaborada para consumo humano. Como hemos dicho anteriormente, el objetivo principal de la Cooperativa y también de Hort del Silenci es crear un proyecto sólido, atractivo y viable para que las nuevas generaciones puedan quedarse en casa y desarrollar su oficio con dignidad. Y esto, lo hacemos, por ejemplo, mediante la recuperación de semillas antiguas de leguminosas (lenteja pardina y garbanzo Alta Segarra) y cereales antiguos (trigo Khorasan, Espelta, Florence Aurora). Estas ya se cultivaban antiguamente en nuestra zona, entonces están más adaptadas a las características del suelo y a las condiciones climáticas de nuestro entorno. Además, necesitan menos agua para crecer y, por lo tanto, favorecen una utilización óptima de los recursos disponibles. También colaboramos con universidades, centros de investigación y fundaciones en la investigación de nuevas especies que se puedan adaptar en la zona, más resilientes, que acontezcan alternativas de cultivos y permitan rotaciones en el campo. El año pasado llevamos a cabo un ensayo con la UdL (Universitat de Lleida) en el cual observamos la competencia de la camelina con las malas hierbas. En estos momentos, también trabajamos con la Fundación Miquel Agustí en la investigación de semillas de haba tierna que sean óptimas para hacer conserva y consumir en fresco. Cómo veis, el vínculo con todos los actores que intervienen en el ámbito del conocimiento agrícola está y debe de continuar existiendo porque tan solo trabajando en equipo se consiguen buenos resultados que beneficien a todo el mundo. No podemos dejar nunca de tener los pies en el suelo.

A nivel conceptual (y de certificaciones), vais más allá de la producción ecológica.

La producción ecológica es el alma de nuestra marca. Por eso, tiene todo el sentido del mundo que contemos con certificación oficial. En el caso de Cataluña, contamos con el distintivo otorgado por el CCPAE y esto nos permite dar seguridad al consumidor final, puesto que le ofrecemos un producto certificado oficialmente en producción ecológica. Pero somos conocedores que, además de la concienciación ecológica, también existen problemas de intolerancias alimentarias que, desgraciadamente, están aumentando en nuestra sociedad. Ante esto, nosotros ofrecemos alimentos aptos para todo el mundo y, en este sentido, también disponemos de una línea de productos sin gluten (pasta elaborada a partir de legumbres, harinas de cereales que no llevan gluten, etc.). Hay que dar la máxima garantía de seguridad alimentaria a nuestros clientes y lo hacemos también certificándonos con el sello de la Espiga Barrada. Además, desde hace unos meses, somos miembros de la Asociación de Celiacos de Cataluña. Por otro lado, tenemos en cuenta que existen también nuevas maneras de entender la alimentación. En este sentido, nuestra producción es ideal para consumidores vegetarianos y/o veganos, puesto que contamos con una gama de productos elaborados exclusivamente con ingredientes de origen vegetal, y algunos de estos sirven como sustituto de la proteína de origen animal. El HUEVO Vegetal, la salsa boloñesa vegana o bien la Bechamel Vegana son ejemplos. Este tipo de productos también cuentan con certificación oficial de la etiqueta Vegana. Estamos contentos de poder ofrecer al mercado diferentes líneas de productos 100% libres de alérgenos (por ejemplo, la gama de los EASY MIX).

¿Piensas que lo ecológico es una ‘obligación’ sobre la cual construir los valores y la diferenciación de una marca?

La producción ecológica es una manera de entender el mundo. Nosotros no lo vivimos como una obligación, sino como una oportunidad para valorar la tierra, las personas y el producto que producimos. Este es el centro alrededor del cual gira nuestra manera de hacer. Teniendo en cuenta este principio, el resto llega de manera natural; trabajando para ofrecer una alimentación de calidad, respetuosa con el medio ambiente y con todos los actores presentes en la cadena de producción. Nuestra filosofía, pues, es que un producto tiene que ser bueno para ti, para todos y para el medio ambiente. Si no lo es, no es un producto de Hort del Silenci. Apostamos claramente por tener cultivos propios y de proximidad, llevar a cabo prácticas agrícolas sostenibles, conseguir un equilibrio territorial y laboral, producir una alimentación certificada, utilizar envases sostenibles y reutilizables y, en último término y no menos importante, mantener y potenciar nuestra lengua y cultura. Para poner un ejemplo de diferenciación e innovación, en estos momentos, estamos empezando a repartir pedidos a establecimientos y domicilios en la ciudad de Barcelona en vehículos eléctricos, libres de emisiones de CO₂ a la atmósfera. Esta es una manera clara de cerrar el círculo y dar sentido al conjunto de nuestro proyecto.

¿Se puede innovar con los productos ‘de toda la vida’?

Sí, y tanto. Hay muchos productos que tienen más utilidades de las que siempre han tenido. Es por eso que es imprescindible irse reinventando y adaptando al mercado, siempre sin perder la esencia. Os ponemos un ejemplo muy claro: la pasta de legumbres. Garbanzos y lentejas, presentados en forma de pasta alimentaria -rigatone-, son más atractivos para personas curiosas y también para niñas y niños a quienes de entrada, no seducen tanto las leguminosas. O bien otro ejemplo, El HUEVO Vegetal, que es resultado de la mezcla de diferentes productos que podemos encontrar en nuestra zona (garbanzos y maíz) y que tiene una función similar a la de un huevo de toda la vida. Con dos cucharadas soperas de esta mezcla, mezcladas con agua, se consigue la misma textura que el huevo batido y también sirve para hacer tortillas, pasteles u otros elaborados. Es importante innovar, pero eso sí, manteniendo la calidad y la esencia del producto, que tengan una razón de ser.

En esta línea, habéis hecho un cambio a nivel comunicativo de productos que hemos consumido siempre. ¿Dónde reside el éxito de productos multipremiados como el Huevo Vegetal o la novedad de la Bechamel Vegana?

En realidad, el éxito de estos productos es la facilidad para usarlos, así como el hecho que tienen un gran interés en determinados sectores de mercado. Los dos que denominas son productos veganos y muy innovadores. Además, también intentamos innovar en el packaging. Nuestros envases tienen que dar al consumidor toda la información necesaria sobre el producto y sobre nosotros, de manera atractiva y, sobre todo, funcional. Por ejemplo, en el caso de las harinas y los Easy mix, si levantas la solapa de la caja de cartón reciclado, encuentras una receta para utilizar el producto. En este mismo caso, por otro lado, se usa un recipiente de plástico RPET reciclado y reutilizable, que es el que contiene la harina, para evitar la contaminación cruzada en la cocina o el obrador. Al diseñar pensamos en embalajes que faciliten su uso al consumidor y que estén elaborados con materiales sostenibles. Son una parte más de la rueda y tienen que dar continuidad a nuestra visión y proyecto.

Autor: Oriol Urrutia, Co-Editor y Politólogo.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Julio 2022

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí