Jonas Gampe es un paisajista de formación y un conocido diseñador de permacultura de Alemania. En sus libros «Permaculture in Home Gardens» y «Last Resort: Permaculture» proporciona elementos para la reflexión, ejemplos y consejos de aplicación para la agricultura permanente en parcelas pequeñas y grandes. A su juicio, la permacultura no es sólo para los jardineros aficionados, sino que, si se implementa a gran escala, ofrece respuestas a algunos de los grandes retos de nuestros tiempos.

Jonas Gampe
©Fabian Weiss

Señor Gampe, ¿de dónde viene la permacultura y a qué escala se puede aplicar?

El concepto de permacultura fue desarrollado por los australianos Bill Mollison y David Holmgren en la década de 1970. Estaban convencidos de que las estructuras agrícolas permanentes y diversas con ciclos naturales cerrados son más sostenibles que nuestra agricultura industrial moderna, que se basa principalmente en los cultivos anuales.

Como jardinero paisajista y diseñador de permacultura he ayudado a muchas personas a convertir sus jardines en ecosistemas permanentes y sostenibles. Es un trabajo gratificante y satisfactorio. Sin embargo, mi equipo y yo estamos convencidos de que la visión inicial de Mollison y Holmgren de la agricultura permanente no sólo es factible a mayor escala. Tiene el potencial de abordar algunos de los problemas ambientales más acuciantes de nuestros tiempos. En mi libro «Last Resort: Permaculture» (Último recurso: Permacultura) comparto ideas, ejemplos y cálculos realistas para jardines pequeños y para grandes parcelas que cubren cientos de hectáreas.

«Los ecosistemas de permacultura pueden afrontar mejor los extremos meteorológicos a los que nos enfrentamos hoy»

¿Cómo es tu visión de la agricultura permanente y qué la diferencia de la agricultura ecológica?

En comparación con la agricultura convencional, la agricultura ecológica es un paso muy importante en la dirección correcta. Pero ni la regulación ecológica de la UE, ni las más estrictas directrices de las asociaciones ecológicas implican cambios estructurales de gran alcance. En mi visión de permacultura, todos los bienes agrícolas se cultivarían en ecosistemas multifuncionales, permanentes y diversos. En comparación con la actualidad, la mitad de las tierras agrícolas estaría cubierta con una gran variedad de árboles y arbustos. En lugar de centrarse en monocultivos que crecen en parcelas enormes, los campos integrarían árboles frutales, frutos secos y madera de alta calidad, así como setos y arbustos. Crecerían entre los cultivos anuales y los perennes.

¿Cuáles son los principales beneficios de este sistema agrícola?

Transformar nuestras tierras agrícolas en ecosistemas permanentes y circulares puede ayudarnos a ser climáticamente neutros y a la vez afrontar la crisis de la biodiversidad. Las diversas plantas, árboles y vallas no sólo capturarían CO2, sino que proporcionan un montón de hábitat y alimento para los animales. Además, los ecosistemas de permacultura pueden afrontar mejor los extremos meteorológicos a los que nos enfrentamos hoy. Por ejemplo, los árboles y los zarzales pueden servir como rompientes y proteger los cultivos de la lluvia intensa y el granizo. Pueden humidificar y enfriar el aire y regular pequeños ciclos hidrológicos. La gestión del agua también se apoyaría en biotopos integrados y suelos sanos y ricos en humus. La ausencia de productos químicos peligrosos en los campos preservaría nuestra agua potable. Y gracias a una mayor diversidad de cultivos, la soberanía alimentaria local aumentaría y se traduciría en menos emisiones y costes de transporte.

«Transformar nuestras tierras agrícolas en ecosistemas permanentes y circulares puede ayudarnos a ser climáticamente neutros y a la vez afrontar la crisis de la biodiversidad»

¿Tu visión de la agricultura permanente puede alimentar al mundo?

Creo que, a la larga, la permacultura puede alimentar a más gente que nuestro sistema agrícola actual. El concepto reduce el fallo de los cultivos y promueve la diversidad. Además, la integración de árboles frutales y frutos secos implica que no sólo utilizamos la superficie de un campo para producir alimentos, sino que cultivamos alimentos a distintos niveles. Como resultado, los rendimientos globales por acre son mayores.

123rf Limited©kaliantye. Cubriendo las plantas de pimiento con mantillas de paja para protegerlas de la desecación rápida

¿Cuáles son las principales reservas que tienen los campesinos para con la permacultura?

Es comprensible que muchos de ellos eviten conceptos complejos de permacultura que pueden implicar tareas con las que no están familiarizados, como podar y talar árboles. He encontrado que la clave para convencerlos es mostrarles proyectos que ya están en marcha y que demuestran que el concepto funciona.

«La ausencia de productos químicos peligrosos en los campos preservaría nuestra agua potable»

Para muchos, la permacultura consiste en crear paraísos comestibles y sostenibles. ¿Pero también es viable económicamente?

En la agricultura industrial, que se centra en algunos cultivos anuales en grandes campos, es posible conseguir rápidamente rendimientos relativamente buenos. Sin embargo, esto suele desencadenar una serie de eventos que aumentarán costes de producción a largo plazo, como el agotamiento del suelo o la pérdida de animales beneficiosos que ayudan a la polinización y mantienen las plagas bajo control. Se inicia un círculo vicioso, en el que se necesitan cada vez más aportaciones externas para mantener altos los rendimientos.

En permacultura, es a la inversa: la inversión inicial, que a menudo implica la creación de estructuras completamente nuevas mediante la plantación de árboles y la construcción de biotopos, puede ser relativamente elevada. Además, los árboles frutales y frutos secos tardan entre 30 y 50 años en alcanzar el máximo rendimiento. Pero con los años, el esfuerzo requerido se reduce significativamente mientras que los rendimientos aumentan gracias a un crecimiento independiente y natural. Por tanto, estoy convencido de que la permacultura es el camino a seguir. Tiene el potencial de asegurar nuestra supervivencia.

Autora: Ina Hiester, Periodista independiente del sector ecológico

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Noviembre 2022

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí