Llega la temporada de fresas y fresones. Estas pequeñas frutas rojas son conocidas por su aroma inconfundible y el dulce sabor que desprenden en cada bocado. Y no solo son un placer para los sentidos, también destacan por sus propiedades nutricionales que nos invitan a disfrutarlas durante estos meses.

©Veritas

Nutritivas y antioxidantes

Las fresas son un alimento rico en agua y nutrientes esenciales. Son una excelente fuente de vitamina C, con un porcentaje muy similar al que posee la naranja, según destaca la Fundación Española de la Nutrición. Esta vitamina contribuye al correcto funcionamiento del sistema inmunitario y a la formación de colágeno.

Son una de las frutas con mayor capacidad antioxidante. Contienen una gran variedad de flavonoidespolifenoles antocianinas, pigmentos de color rojo con una gran eficacia antioxidante que ayudan a combatir el estrés oxidativo y refuerzan el sistema inmune.

Las fresas ecológicas aportan mayores concentraciones de antioxidantes

Son bajas en calorías y azúcares, y presentan buenos niveles de fibra, aliada en la salud digestiva y la regulación del tránsito intestinal. Aportan diversos ácidos, entre los que destacan el ácido cítrico, málico, oxálico y salicílico, al que se le atribuye una acción antiinflamatoria y anticoagulante.

Existen distintas variedades de fresas, que maduran durante toda la primavera, y de fresones, frutos de tamaño más grande y de color rojo más intenso, que se pueden encontrar prácticamente durante todo el año, especialmente de enero a junio.

Desayunos, meriendas y postres

En la cocina, son perfectas para tomar solas entre horas o como postre tras las comidas principales. Conviene tener en cuenta que son frutas frágiles y maduran muy rápido, de manera que es ideal consumirlas rápidamente. De todos modos, son un ingrediente muy versátil que podemos incluir en todo tipo de recetas, tanto dulces como saladas. Compotas, mermeladas, helados, tartas, salsas, vinagretas, batidos… ¡Las posibilidades son infinitas!

¿Por qué elegir fresas ecológicas?

Las fresas son una de las frutas más susceptibles a retener pesticidas. De hecho, encabezan la lista de Dirty Dozen de 2023 de Environment Working Group, que recoge los alimentos que presentan niveles de pesticidas más altos. Sin embargo, las fresas ecológicas se cultivan sin pesticidas ni sustancias de síntesis química, favoreciendo prácticas agrícolas que promueven la biodiversidad y la salud del suelo.

Su cultivo no permite el uso de transgénicos y a menudo implica la rotación de cultivos, lo que favorece la salud del suelo, contribuye a reducir la erosión y ayuda al mantenimiento de la biodiversidad.

Desde Veritas recomiendan comerlas siempre ecológicas, frescas y enteras para aprovechar todos sus nutrientes

Como resultado, sus propiedades organolépticas son mayores: son más dulces, firmes y aromáticas. Cuando se encuentran en su punto óptimo de consumo, desprenden un perfume inconfundible. Además, aportan mayores concentraciones de antioxidantes que las fresas y fresones procedentes de agricultura no ecológica.

fresas ecológicas
123rfLimited©suslik83

En Veritas, fresas ecológicas

Desde Veritas recomiendan comer siempre fresas ecológicas y, además, consumirlas frescas y enteras para aprovechar todos sus nutrientes.

Veritas dispone de 79 tiendas repartidas por la geografía española y también su tienda online shop.veritas.es.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Febrero 2024