Hace unas semanas Ségolène Royal, la exministra francesa, en un programa de televisión y al hilo de las protestas de los agricultores franceses, dijo: “Los productos ecológicos españoles son falsos”. El asunto ha indignado al sector ecológico español, que ha recibido el apoyo del sector bio francés.

Las graves acusaciones de la política de Francia, sin ninguna prueba, son una calumnia y resultan especialmente graves por su falsedad y por el daño que suponen para los productores españoles. Los alimentos ecológicos procedentes de España tienen una extraordinaria calidad, como han recordado fuentes del ámbito ecológico español.

Los productos certificados por las entidades públicas respetan escrupulosamente, no ya las normas francesas, sino la normativa europea, que es igual para todos. Desde el 1 de enero de 2022, el Reglamento (UE) 2018/848 del Parlamento Europeo y del Consejo, establece las normas de producción ecológica y de etiquetado de los productos bio, así como de comercialización de los mismos, en todos los estados miembros.

Royal, en sucesivas intervenciones ha mantenido su actitud, olvidando que, en efecto, la producción ecológica es el único sistema público reglado con normas comunes para todos los Estados Miembros de la UE, que comparten un único sello.

La crisis del campo es estructural. El modelo de agricultura y ganadería industrial es insostenible

Ángeles Parra, directora de la feria BioCultura, ha relacionado las declaraciones desafortunadas de la exministra con el intento desesperado de echar balones fuera ante los problemas que sufre el campo francés. Y ante las continuas crisis que provoca el sistema agroalimentario global, es tajante: “La agroecología es la solución”.

En efecto, la crisis del campo es estructural. Las “tractoradas” que están produciéndose en diversos países europeos tienen que ver con la excesiva burocracia, la competencia de otros países que sufre el ámbito agrario, el aumento de costes y la inflación, la sequía provocada por la crisis climática… Y sí, también con que el modelo de agricultura y ganadería industrial es insostenible y que cuando se producen problemas, las “soluciones” son a corto plazo.

El sector ecológico en España es la alternativa y goza de una salud ejemplar. Prueba de ello es que no paran de abrir nuevos locales relacionados con el ámbito bio. El último de ellos es Espacio Orgánico Majadahonda (Madrid). Tras más de 11 años de trayectoria se ha convertido en referente de los productos ecológicos en el norte de Madrid.

Desde principios de marzo en Majadahonda, en el oeste de la Comunidad, existe un nuevo espacio con supermercado, salas de terapias y conferencias. Ofrece 500 metros cuadrados y está en el centro comercial Equinoccio. El 100% de sus productos están certificados como ecológicos. Además, Espacio Orgánico ofrece un mínimo de un 60% de alimentos directamente de sus productores. Y cuenta con secciones de producción propia en temporada y KM0.

El motivo de abrir un nuevo Espacio, según Nacho López, su gerente, “es cumplir con uno de nuestros propósitos: Llevar la alimentación ecológica, la sostenibilidad y la conciencia al mayor número de personas posible”. Que tome nota la señora Royal.

Autor: Miguel Jara, Responsable de Comunicación de Espacio Orgánico

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Febrero 2024