Nos enfrentamos a enfermedades de la sociedad moderna y una de ellas desafortunadamente, por la falta de tiempo y quizás de información o en algunos casos desinformación, ya está abarcando a casi todas las edades de los seres humanos. En los últimos años se están acuñando nuevos términos en medicina para tratar de clasificar ciertas problemáticas que empiezan a estar presentes en la actualidad. Es bien sabido que la mayoría de estas son multifactoriales. Veamos pues de que se trata esta, que cada vez más se está extendiendo en el mundo entero, incluso ya hablamos de una epidemia de la sociedad del siglo XXI: la obesogénesis.

Obesogénesis
123rfLimited©liudmilachernetska

Factores genéticos, ambientales y emergentes en la epidemia global de obesidad

Cuando hablamos de obesogénesis nos referimos al proceso por el cual diversos factores ambientales, genéticos y de estilo de vida contribuyen al desarrollo y la exacerbación de la obesidad. Este fenómeno complejo ha capturado la atención de la comunidad científica debido al aumento alarmante de la prevalencia de la obesidad a nivel mundial. La comprensión de la obesogénesis es crucial para desarrollar estrategias efectivas de prevención y tratamiento. En este artículo, exploraremos los principales factores implicados en la obesogénesis y su impacto en la salud pública.

La genética desempeña un papel esencial en la predisposición a la obesidad. Estudios epidemiológicos han identificado numerosos genes asociados con la regulación del peso corporal y el metabolismo. Sin embargo, la genética por sí sola no explica el rápido aumento de la obesidad en las últimas décadas. La interacción entre los factores genéticos y ambientales es clave en el desarrollo de la obesidad. Estudios en gemelos han demostrado que la influencia genética es modulada por el entorno, lo que destaca la importancia de los factores ambientales en la obesogénesis.

El entorno obesogénico, caracterizado por una disponibilidad excesiva de alimentos ricos en calorías (carbohidratos principalmente) y bajos en nutrientes (poca ingesta de verduras), así como la promoción de estilos de vida sedentarios, desempeña un papel crucial en la obesogénesis. La publicidad de alimentos poco saludables, la accesibilidad a comestibles procesados y la falta de opciones saludables en entornos urbanos han contribuido significativamente a este problema. Además, la revolución digital ha llevado a un aumento en el tiempo sedentario, con la prevalencia de dispositivos electrónicos que fomentan el comportamiento inactivo.

La interacción entre los factores genéticos y ambientales es clave en el desarrollo de la obesidad

La exposición a productos químicos obesogénicos también ha emergido como un factor contribuyente. Compuestos como los disruptores endocrinos presentes en algunos pesticidas y plásticos pueden alterar el equilibrio hormonal y favorecer el aumento de peso. Estos químicos pueden interferir con la señalización hormonal que regula el apetito y el metabolismo, lo que lleva a un aumento de la acumulación de grasa.

Investigaciones recientes han destacado la importancia del microbioma intestinal en la obesogénesis. Alteraciones en la composición y función del microbiota pueden influir en la absorción de nutrientes y la regulación del apetito. La dieta moderna, rica en grasas saturadas y azúcares refinados, puede alterar negativamente el equilibrio del microbioma, contribuyendo al desarrollo de la obesidad.

Este artículo proporciona una visión general de la obesogénesis, abordando sus múltiples facetas y destacando la necesidad de enfoques integrales que consideren la interacción de factores genéticos y ambientales.

ESPACIO PATROCINADO POR
Cofenat
La evidencia científica demuestra que las terapias naturales también curan

Autor: Dr. Freddy Acevedo Ruiz. Especialista en Medicina Integrativa, Nutrición Vegana y Doctor en Medicina Tradicional China y Acupuntura

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Febrero 2024