RECOMENDADO POR
Sol Natural

Llegado el Otoño, es el momento clave para subir nuestras defensas y prevenir posibles virus y resfriados, a través de la dieta y ayuda de aliados naturales que potencian nuestro sistema inmune y digestivo.

De hecho, el 70-80% de nuestro ejército inmunológico reside en nuestro intestino. Su mucosa está conectada con nuestras células inmunológicas, los linfocitos de tipo T y B, y es también habitada por la valiosa microbiota intestinal, auténticos soldados de función coadyuvante y conocida también como flora intestinal. Ésta ayuda a protegernos y luchar contra infecciones, inflamaciones y trastornos inmunológicos, aunque no solo eso, también interfiere en nuestro metabolismo y sistema nervioso. Su estado pues, determina nuestro estado de salud y posible riesgo de padecer enfermedades, con lo que para garantizar unas defensas óptimas, es imprescindible mantener un sistema digestivo limpio, funcional y saludable.

Para ello, es recomendable aportar por un lado, la comida favorita de nuestra microbiota llamada fibra prebiótica fermentable (es decir, no digerible) y polifenoles. Se encuentran básicamente en verduras y frutas como en los puerros, alcachofas, ajo, cebolla, achicoria, plátano, frutos rojos, granada, kiwi, uva, pomelo, manzana, etc. Además de en las semillas de lino y de chía en remojo, así como en las algas, cacao, té verde y especias. Tampoco pueden faltar los alimentos ricos en almidón-resistente, como son el boniato, la patata, legumbres y granos integrales como el arroz y la avena (preferiblemente sin gluten), siempre cocidos y luego enfriados para que cumplan con su propósito en nuestro intestino. Se pueden recalentar si se desea, siempre y cuando no superen los 140 grados máximo.

defensas defenses

Para garantizar unas defensas óptimas, es imprescindible mantener un sistema digestivo limpio, funcional y saludable

Por otro lado, es igual de importante aportar alimentos fermentados con función probiótica para ir repoblando nuestro batallón y que éste tenga una buena diversidad, y se encuentre en cantidades óptimas. En la dieta contamos con el chucrut (col fermentada), kimchi (versión coreana), salsa de soja Tamari (sin gluten), pasta de miso, las ciruelas umeboshi y derivados, los encurtidos, el tempeh y bebidas como el agua de kéfir o el té kombucha.

En cuanto a nutrientes, los imprescindibles para nuestro sistema inmunitario que no pueden faltar este otoño son la vitamina C, el zinc y los fitonutrientes como el alil-sulfuro, las xantofilas y carotenos. Es recomendable un aporte regular de ajo y cebolla, cítricos, kiwis, frutos rojos, verduras de hoja verde como el perejil, ortigas, la col kale, berza, también la col lombarda y brócoli, el jengibre, la cúrcuma, pimiento, zanahorias, calabaza, setas shiitake, frutos secos y semillas entre otros…

Y por último pero no menos importante, existe un elixir de la naturaleza a destacar por su carácter antiséptico, gracias a su contenido en flavonoides antibacterianos y enzimas antiinflamatorias, el Propóleo. Se trata de una sustancia extraída  de las resinas de los árboles y producida por las abejas para proteger sus colmenas y actúa también como antifúngico y antiviral, además de ser un fabuloso antibiótico natural. Es utilizado para reducir la duración de los resfriados, inflamación y dolor en la garganta, así como los episodios que cursan con tos. Se recomienda tomarlo en tintura diluido en agua o incluso, aún mejor, con miel pura, para aumentar así su poder curativo gracias al efecto sinérgico que se crea entre ambos. También su uso puede ser a nivel tópico, como excelente cicatrizante de heridas y quemaduras leves en la piel.

¡Por una prevención inteligente y natural, para poder disfrutar del otoño como se merece!

Autora: Mareva Gillioz, Dietista y Coach nutricional, especializada en Naturopatía
Bio Eco Actual, informativo mensual gratuito impreso y digital 100% ecológico
Bio Eco Actual Octubre 2017

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here