RECOMENDADO POR
Bio Space, tu tienda ecológica

Con la llegada del verano nos llega también la producción hortícola más generosa y abundante del año. Judías verdes, lechugas, calabacines, ajos, cebollas, pepinos, pimientos, tomates, zanahorias, rabanitos, melones, sandías, albaricoques, ciruelas. Más adentrada la estación se incorporan los higos, peras, mangos, manzanas y puerros, entre otras.

El verano más refrescante

La naturaleza sabe lo que conviene a nuestro cuerpo y las frutas y verduras de temporada son lo mejor para elaborar platos nutritivos refrescantes y apetitosos. Lejos quedan los preparados de larga cocción, el verano no se presta a estar mucho tiempo en la cocina con fuegos y hornos encendidos, el cuerpo nos pide alimentos crudos o salteados rápidos.

Los alimentos del verano tienen vivos colores, los rojos y rosas de los tomates, los rojos, naranjas, verdes y amarillos de los pimientos, los verdes de las lechugas, calabacines, judías verdes, los naranjas de las zanahorias, los melones, los mangos…

A menor cocción más respeto a los colores y a las vitaminas y minerales, más frescor e hidratación

Tomates

El tomate (Solanum lycopersicum), está presente en los platos de todos los días tanto por su versatilidad de preparación como por el gran surtido de  variedades que se cultivan. Aporta a nuestra dieta potasio, magnesio, vitaminas B1, B2, B5 y C y licopeno, estos dos últimos potentes antioxidantes. Tened en cuenta que el contenido en licopeno es mucho mayor en los tomates cultivados al aire libre que en invernaderos, por lo que ahora es la mejor época y cuando están más sabrosos. Preparamos con tomates deliciosas ensaladas con pipas de girasol y de calabaza, perejil o albahaca y queso vegano fresco tipo griego; zumos, de tomate solo o con ajo, cebolla u otras especias, el maravilloso gazpacho, la sopa reina del verano, con pepino, aceite de oliva, pimiento, cebolla y ajo. Los podemos secar o deshidratar para irlos usando durante todo el año en exquisitos platos de pasta, habitas, guisantes.

Sandías y Melones

La sandía (Citrullus lanatus) y el melón (Cucumis melo) comparten el reino veraniego con el tomate. Ambas son frutas diuréticas, refrescantes, con un importante aporte de vitamina C, vitamina A, calcio, magnesio, potasio y fósforo. Preparamos sopas frías o las tomamos al natural, a cualquier hora del día. Ensartadas en bastoncitos de madera son vistosas en la mesa. Se cultivan diversas variedades y cada una con sus características más o menos dulces, con más o menos pepitas, todas son ricas en betacarotenos y antioxidantes.

Lechugas

La lechuga (Lactuca sativa) se consume todo el año pero también es ahora en verano cuando más sabrosa está y cuando su protagonismo se hace más notorio. Consumida cruda acompaña pasta, guisantes, lentejas, arroz, mijo, quinoa. Cualquier cereal o legumbre estará bien acompañado con las distintas variedades de lechuga como hoja de roble, trocadero, iceberg, romana o beluga, entre otras, y nos permitirá un plato completo y fresco y de vivos colores que abren el apetito. Nos aporta vitaminas A, C, E, B1, B2, B3, B9 y K; minerales como son el fósforo, hierro, calcio, potasio y aminoácidos.

Peras y ciruelas

Las peras de verano son muy ricas en vitaminas del complejo B regulando el sistema nervioso y el aparato digestivo con su aporte en fibra. Entre la gran variedad de ciruelas que encontramos destacan la ciruela damascena, la claudia, la satsuma y la mirabel. Todas tienen efecto laxante y aportan carbohidratos, vitamina K, C, E, B6, B1, B2, B3, B5, A; minerales como potasio, calcio, magnesio y fósforo.

Puedes adquirir todos estos productos en Bio Space
C/ Valencia nº 186 (Barcelona) / 93 453 15 73
www.biospace.es / online@biospace.es

Autora: Montse Mulé, Redactora

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Julio-Agosto 2018

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here