Con el interés  actual que despiertan las copas menstruales, no es de extrañar que uno piense que son una invención relativamente nueva. En realidad, esta alternativa cada vez más popular a los tampones y compresas fue inventada por primera vez en la década de 1930, por una mujer estadounidense llamada Leona Chalmers.

Tal vez por avanzada a su tiempo, la idea fue archivada en parte debido a la creciente popularidad de los productos desechables. Hoy, sin embargo, el uso de la copa va en aumento. En los últimos años, el mercado de la atención sanitaria ha experimentado algunos cambios interesantes, que reflejan una mayor conciencia del consumidor de los problemas de salud y medioambientales.

copas menstruales ecológicasEl algodón es un material primario en tampones, compresas y salva slips y la producción convencional de algodón representa el 20% del uso mundial de plaguicidas. Sabemos desde 1918 que las toxinas pueden ser absorbidas por el cuerpo a través de la vagina. Con consumidoras cada vez más conscientes, no sorprende que se espere que el mercado de la copa menstrual crezca un 4% entre 2017 y 2021. (Informe de Euromonitor: Protección sanitaria internacional en el Reino Unido, abril de 2017)

Además de los beneficios ambientales, la copa menstrual ofrece una solución conveniente, de confianza y que ahorra dinero. Dado que una copa puede contener alrededor de 3 veces más que un tampón regular, es una buena opción para aquellas personas con flujos más fuertes, pero como es totalmente no absorbente, también es útil para días más ligeros.

Hay algunas cosas que considerar teniendo en cuenta lo que más le interese…

Considere dónde se fabrica la copa y con qué estándar: aunque no está regulado en Europa, las copas menstruales se clasifican como dispositivos médicos en muchos países del mundo. Recuerde que este es un producto que se usará internamente por lo que es aconsejable elegir una copa de alta calidad. Si un precio parece demasiado bueno para ser cierto, es probable que la copa tenga poca calidad. La baja calidad también puede significar que deba reemplazarla antes.

Información de confianza como parte del envase: elija una copa menstrual con buena información de uso y servicio al cliente de confianza. El mejor consejo se basa en la experiencia médica.

Manténgase alejado de los tintes, perfumes o aditivos innecesarios: Agregar pigmentos o tintes puede comprometer los beneficios de salud, éticos y ambientales que hacen que las copas menstruales sean ¡ya de por si tan estupendas!

Autora: Sophie Jarlett – www.mooncup.es

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Noviembre 2018

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here