El azúcar de coco es un endulzante que se ha utilizado tradicionalmente en Indonesia y Filipinas. Recientemente ha llegado a nuestro entorno y es muy valorado por sus cualidades nutricionales.

Las bondades del azúcar de coco

Su cultivo es sostenible y se obtiene a partir de un néctar que se recoge de la flor del cocotero, no del fruto, por lo que no posee el sabor característico del coco. Esta savia se calienta artesanalmente hasta obtener un sirope y todavía más hasta que cristaliza en forma de un azúcar moreno de delicioso aroma tostado.

Su principal característica dietética es que posee un índice glucémico (IG) de 35, mucho menor que el de otros endulzantes, teniendo como referencia el de la glucosa que es 100. El azúcar blanco posee un IG de 68, y la miel de 55. Eso significa que el nivel de transferencia de azúcar en la sangre del azúcar de coco es más lento, sin picos ni bajadas, de modo que permite su consumo moderado en personas diabéticas. Mejora la secreción de insulina que regula los niveles de glucosa y grasas en la sangre, y no altera el sistema hormonal ni inmunitario. Esto es debido a que contiene más de un 4,3% de inulina, una fibra soluble prebiótica que favorece el crecimiento de la microbiota intestinal benéfica y que retrasa la absorción de la glucosa. Como no altera el funcionamiento del sistema nervioso con etapas de excitación y depresión, es muy adecuado para su consumo en etapas de crecimiento y estudio.

Aunque su nivel de calorías es similar al del azúcar blanco, no están vacías de contenido

Está compuesto en un 71% de sacarosa y contiene un 3% de fructosa y otro tanto de glucosa. Aunque su nivel de calorías es similar al del azúcar blanco, no están vacías de contenido. Su elaboración integral permite que conserve una interesante porción nutritiva, superior incluso al sirope de agave o la miel, con minerales como fósforo, magnesio, calcio, potasio, hierro, cobre y zinc, así como vitaminas B1, B2, B3 y B6. Igualmente, es rico en polifenoles con funciones antioxidantes. La presencia de todos estos componentes permite que sus azúcares se metabolicen sin tener que extraerlos del propio organismo, por lo que no genera desmineralización ósea.

Contiene pequeñas porciones de ácidos grasos de cadena corta y también de proteína, con 16 aminoácidos, entre ellos todos los esenciales. Es especialmente rico en glutamina que, junto al cobre, inhibe el ansia de comer alimentos dulces, ya que se puede usar como fuente de energía. Por eso el azúcar de coco permite un consumo contenido y sin tendencia a la adicción, ya que ayuda a mantener la sensación de saciedad durante más tiempo.

El azúcar de coco es muy adecuado para su consumo en etapas de crecimiento y estudio

El uso del azúcar de coco es muy fácil en cocina. Su sabor es delicioso y sólo tiene que incorporarse de modo similar al del azúcar convencional en infusiones, postres, batidos o leches vegetales, por lo que supone una alternativa saludable y rica. Igualmente sirve de ingrediente en la elaboración de bizcochos, galletas o flanes, porque se puede caramelizar.

Con todo, su consumo debe ser discreto, ya que un exceso también puede provocar obesidad y aumento de los triglicéridos. El azúcar de coco es ideal para cumplir una función puntual dentro de una dieta equilibrada, en la que los dulces suponen sólo una pequeña parte del total.

RECOMENDADO POR
Sol Natural

Sol Natural alimentación ecológica bio eco actual distribuidor

Autor: Mercedes Blasco. Nutricionista vegetariana y filósofa bonavida099.blogspot.com

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Septiembre 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here