Todos hemos oído hablar de las ciruelas umeboshi, las ciruelas japonesas fermentadas, y de sus extraordinarias propiedades nutricionales. Es el fruto verde del Prunus mume, conocido como ume. Un alimento extremadamente saludable, medicinal y alcalino, tan es así, que se le considera un superalimento.

Ciruelas Umeboshi, fuente oriental de salud

En japonés significa “ciruela seca”, y son utilizadas desde hace milenios en Japón, China y Corea. Su sabor es peculiar, entre afrutado, ácido y salado. Su contenido en sal permite combinarlas con otros alimentos como el arroz, aportándole ese punto de sal del que el arroz carece. En Japón se consume como guarnición, en bolas de arroz, como pasta o en vinagre para condimentar platos. Las ciruelas umeboshi se toman con té verde añadiéndolas directamente en el mismo.

La evidencia más antigua de su uso se remonta a China hace 2.000 años, donde se han encontrado restos de este alimento en excavaciones arqueológicas. En Japón la referencia escrita más antigua es de hace 1.000 años. La medicina tradicional china la viene usando como medicina a fin de reducir la fiebre, tratar las náuseas, estimular la digestión y controlar la tos, prevenir enfermedades y ayudar al cuerpo a eliminar toxinas. Presenta actividad antimicrobiana oral que controla y previene enfermedades dentales asociadas con bacterias patógenas de la boca.

Las ciruelas umeboshi tienen una capacidad alcalinizante increíble

Existen evidencias de que reduce el daño hepático, y por su poder alcalinizante y detoxificador, protege las células del daño causado por estrés oxidativo.

Las ciruelas umeboshi tienen una capacidad alcalinizante increíble, que se debe al alto contenido en ácido cítrico producido durante el proceso de fermentación láctica. En el proceso se usan ciruelas verdes, hojas de shiso y sal marina. Las hojas de shiso, Perilla frutescens, son muy beneficiosas para la salud debido a sus componentes antimicrobianos que permiten combatir las infecciones.

Las umeboshi son bajas en calorías, pero muy ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Su valor energético es de 33 calorías por cada 100 gramos, aportando vitaminas A, C, E, tiamina y riboflavina. Entre los minerales es el hierro el más abundante, junto con el calcio, magnesio, cobre, zinc, fosforo y potasio.

A la hora de comprarlas es importante saber su origen y siempre optar por productos certificados bio

Debido a su gran demanda en Asia encontramos umeboshi de producción industrial, donde materias primas y procesos han sido modificados y sustituidos a fin de obtener un producto más económico. Para ello se usa tintes artificiales y conservantes que aumentan y permiten costos bajos de producción.

Autor: Raúl Martínez, Dietista-Nutricionista, Biólogo.

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Marzo 2019

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here