Todo el milagro de la vida se pone de manifiesto cuando una semilla eclosiona. De repente, la potencialidad se vuelve acción y un tsunami de reacciones bioquímicas permite transformar el alimento almacenado en el pequeño grano, en un nuevo ser vivo que crece y se desarrolla. De los brotes germinados se puede afirmar que están llenos de vida, más que cualquier otro alimento.

Brotes germinados. El milagro de la vida

Las semillas mantienen el ADN de la planta que será, en forma de sus componentes esenciales. Y  además, todos los elementos que necesita para dar este primer paso de crecimiento, antes de enraizar y empezar a alimentarse del suelo, el sol, el agua y el aire. Por eso son fuente de numerosos nutrientes, y han significado desde hace milenios, sustentos básicos para la humanidad. Contienen proteínas, carbohidratos, vitaminas y sales minerales, los mismos nutrientes que requiere nuestro organismo para su correcto mantenimiento y desarrollo. Son verdaderos concentrados de vitaminas (A, grupo B, C, D, E, K) y  minerales como calcio, hierro, fósforo, magnesio. Son energéticos, ricos en aminoácidos, clorofila y oligoelementos, pero ligeros y poco calóricos, gracias a la abundante presencia de  fibra y agua.

Muchos de estos componentes están latentes, protegidos por antinutrientes, precisamente para no desperdiciarse antes de hora. Sólo se activaran tras el remojo en agua. El crecimiento que se produce en los primeros días tras el nacimiento del brote desencadena una serie de reacciones que rompe esas barreras y multiplica exponencialmente sus propiedades. Este proceso activa y reduplica sus nutrientes, al tiempo que los vuelve más tiernos y fácilmente asimilables.

Son muy agradables al paladar, por su sabor intenso o picante, sabroso o delicado, en función de la especie o variedad

Al germinar, las enzimas activan un proceso de predigestión en que los nutrientes se reducen a sus componentes más elementales, facilitando este trabajo al organismo. Se liberan todos los nutrientes encapsulados en sus vitaminas, y se multiplica su valor nutricional.

  • El almidón se hace fácilmente asimilable porque se reduce a oligosacáridos.
  • Las proteínas se transforman en aminoácidos simples, algunos esenciales.
  • Se sintetizan abundantes enzimas y vitaminas, especialmente la C.
  • Se multiplican los minerales como calcio, fósforo, hierro, potasio y magnesio.
  • Los oligoelementos se tornan altamente biodisponibles.
  • Sus grasas, poco abundantes, se transforman en ácidos grasos esenciales.
  • Se forma clorofila, un buen agente desintoxicante y regenerador del organismo.

Todos estos procesos convierten los brotes germinados en verdaderos alimentos funcionales, ya que activan y protegen las funciones metabólicas del organismo. Lo regeneran y vitalizan, estimulando el sistema inmunitario, alcalinizando y manteniendo el equilibrio ácido-base de la sangre. Gracias a su elevado poder antioxidante, ayudan a ralentizar el proceso de envejecimiento celular y son muy efectivos contra el estrés, la fatiga y las enfermedades degenerativas. Por su alto porcentaje en fibras, favorecen la flora intestinal contra el estreñimiento.

brotes germinados brots germinats

Brotes germinados domésticos

Actualmente es sencillo encontrar brotes germinados en tiendas de alimentación natural y en supermercados. Con todo, el maravilloso fenómeno del nacimiento de las semillas se puede reproducir fácilmente en nuestro hogar para obtenerlos más frescos e incorporarlos en nuestra dieta como superalimentos llenos de vitalidad. Así tenemos la seguridad de consumir un producto que no ha sido adulterado ni rociado con insecticidas o fertilizantes químicos. Y la garantía de que sus nutrientes son de alta calidad biológica ya que de lo contrario la semilla no germinaría. Si compartimos esta experiencia en familia, lograremos que la tarea sea educativa y divertida.

Es posible hacerlos brotar en cualquier momento del año, pero la primavera es la estación que favorece mejor la energía del nacimiento de las pequeñas plantas. Para ello, sólo hemos de imitar las condiciones de humedad y temperatura que serían originalmente idóneas para que el grano germine. La forma más sencilla y eficaz es con un tarro germinador. Si no disponemos de uno de los que se adquieren en el mercado, podemos utilizar sencillamente un tarro de cristal, una gasa fina de algodón y una goma elástica. Hemos de partir siempre de semillas ecológicas garantizadas.

  • Dispón dos o tres cucharas de tus semillas preferidas en el tarro de cristal.
  • Cúbrelas de agua y déjalas que se activen durante 6-8 horas.
  • Tapa el tarro con la gasa sujeta con la goma y escurre el agua.
  • Deja el tarro inclinado sobre un plato, permitiendo que circule el oxígeno.
  • Moja las semillas dos veces al día, escúrrelas y las dejas reposar de nuevo.
  • Mantenemos el tarro a temperatura ambiente y en semioscuridad.

¿Qué germinar?

  • Cereales como trigo blando o cebada. Oleaginosas como girasol o calabaza. Legumbres como lentejas, adzukis y judías mungo (soja verde): Sólo se dejan dos o tres días para que brote el germen blanco de medio centímetro y quede todo el potencial del grano.
  • Semillas de verduras o hierbas aromáticas como alfalfa, amapola, rabanito, cebolla, remolacha, bróquil, espinaca o mostaza: Se dejan entre cuatro y seis días hasta obtener los brotes tiernos, con un pequeño tallo de dos o tres centímetros y las primeras hojitas llenas de clorofila.

Se consumen crudos y enteros, incluyendo las raíces y hojas. Son muy agradables al paladar, por su sabor intenso o picante, sabroso o delicado, en función de la especie o variedad. La cocción destruye gran parte de su contenido nutricional,  y por eso son ideales en ensaladas, licuados, bocadillos o tapas. Podemos preparar brotes diferentes y combinarlos en presentaciones de agradable sabor y texturas innovadoras. Como guarnición, alegran la vista en un toque fresco y decorativo. Se conservan de tres a cinco días en la nevera.

Autora: Mercedes Blasco. Máster en Nutrición y Salud. Nutricionista vegetariana y filósofa.

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Abril 2019

1 Comentario

  1. Hola mi duda para germinar los brotes por ejemplo semilla de girasol o calabaza ..tengo que pelar y germinar lo de adentro ? En la lenteja se come la lenteja también ?o sólo el brote …porque estaría cruda ..gracias !!

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here