La sociedad de consumo incluye una larga lista de actividades que afectan negativamente al medio ambiente y la salud de las personas. La producción de grandes cantidades de residuos es uno de estos ‘inconvenientes’ estrechamente asociados al modelo de consumo al que nos están arrastrando cada día más las grandes corporaciones. Ante este exceso, se persigue poder avanzar hacia embalajes, empaquetados y envases sostenibles. 

 Envases y embalajes que respetan el Planeta

Una parte importante de los residuos no se generan por el abandono o mal uso de los productos en sí mismos sino por el largo y complejo proceso que a escala internacional se conoce con la palabra inglesa packaging; que en castellano podemos traducir por embalaje -incluidos los envases- y empaquetado.

Millones de toneladas de plásticos, cartón, madera, metales y otros elementos, en ocasiones difíciles de reciclar, son utilizados diariamente en todo el mundo para envolver, almacenar, distribuir, proteger o mejorar las posibilidades de venta de productos de todo tipo. Envasar, embalar o empaquetar determinados productos de consumo es en ocasiones imprescindible pero el problema real se presenta cuando nos invaden los envoltorios, cajas y paquetes completamente superfluos e innecesarios.

La tendencia con mayor futuro en el envasado y empaquetado de productos son los materiales biodegradables

Ante este exceso de envases y embalajes se impone un nuevo modelo basado en la prevención, minimización, mejora del diseño, reducción del uso de materias primas, reciclaje y reutilización. Estos son algunos de los elementos esenciales para poder avanzar hacia la aplicación del concepto de la sostenibilidad en el sector del embalaje, el empaquetado y los envases en general.

La nueva directiva de la Unión Europea de envases y residuos de envases (que en su edición en inglés lleva por título ‘Directive on packaging and packaging waste’) destaca y recuerda que la prevención en la generación de residuos es la mejor manera de promover la eficiencia de nuestra sociedad y reducir el impacto ambiental de la basura. Además, indica esta directiva aprobada en 2018, es importante que los estados miembros de la Unión Europea adopten medidas apropiadas para fomentar el aumento de la proporción de envases y embalajes reutilizables en el mercado; reduciendo con ello los envases y embalajes actuales que no cumplen con esta condición.

Mejorar el diseño, formulación, peso y dimensiones de los envases y embalajes forma parte del concepto conocido como ecodiseño

Las empresas que elaboran y comercializan productos de consumo saben que los envases y embalajes son parte esencial en el éxito de su actividad. Desafortunadamente, todavía existen muchos productores que se centran casi exclusivamente en la atracción visual y envasan, envuelven y empaquetan sus productos de una forma que no tiene nada que ver con los valores de protección del medio ambiente.

Las grandes compañías son conscientes del problema de los residuos producidos por el exceso de envases y embalajes, lástima que en ocasiones su respuesta está más cerca de las actividades de marketing que del compromiso real con los consumidores y el medio ambiente.

La visión crítica ante diversos aspectos de la situación actual en el sector del packaging no debe impedir que seamos relativamente optimistas y que esperemos que las administraciones y las empresas sigan incorporando valores esenciales de la sostenibilidad.

Envases y embalajes que respetan el Planeta

Estos son tres de los pilares que marcan esta tendencia de lo que también se ha venido a llamar packaging verde:

Cantidad. Utilizar el menor número de envases y embalajes posibles no sólo es bueno para el medio ambiente y puede mejorar la imagen de las empresas ante los ciudadanos concienciados con la protección del planeta sino que además puede ser una fuente de riqueza para las empresas. Poner envases y embalajes en el mercado supone un incremento en los costes directos e indirectos (como los impuestos sobre los envases o la obligación de presentar y aplicar planes empresariales de prevención de residuos de envases). Para poner un ejemplo simple de la tendencia favorable a seguir: las latas de refrescos están fabricadas ahora con un 17% menos de aluminio que hace una década y las botellas de aguas tienen como media un 12% menos de plástico que diez años atrás.

Materiales. La tendencia con mayor futuro en el envasado y empaquetado de productos son los materiales biodegradables. Mientras llegan nuevas alternativas de este tipo, los productores y consumidores deberíamos optar por envases y embalajes reciclables y/o reutilizables. Además, es importante reducir la variedad de compuestos que se utilizan en un mismo envase o embalaje con el objetivo de facilitar su reciclaje. Según recuerda Ecoembes (entidad gestora del reciclaje de envases en España), en 1982 el tradicional tambor de detergente combinaba diversos materiales como cartón, plásticos y acero. Actualmente sólo se utiliza un único tipo de plástico, lo que facilita su reciclado logrando además de que cada caja pese seis veces menos.

Innovación. Mejorar el diseño, formulación, peso y dimensiones de los envases y embalajes forma parte del concepto conocido como ecodiseño. Somos muy críticos con los excesos en el packaging pero también deberíamos saber que cada año se ponen en práctica miles de pequeñas mejoras que hacen que, aplicando la innovación, muchos envases y embalajes sean más ligeros, ocupen menos espacio o contengan menos materias primas. En el ‘Buscador de buenas prácticas en ecodiseño’ de Ecoembes se pueden ver muchas de estas soluciones reales.

Uno de los ejemplos más recientes en este ámbito es de la empresa española Carelli 2007 SL, galardonada en los Premios Mundiales de la World Packaging Organisation (WPO) de este año 2019 por su propuesta de envase Flopp para detergente doméstico 100% biodegradable y soluble en agua. El primer premio en el apartado Materiales y componentes de packaging ha sido para la empresa alemana Feurer Febra GmbH por su embalaje Airpop® para productos químicos, farmacéuticos y de laboratorio que integra en una única estructura modular de cartón 100% reciclable el conjunto de componentes.

Autor: Joaquim Elcacho, Periodista especializado en Medio Ambiente y Ciencia

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Mayo 2019

1 Comentario

  1. Recientemente adquirí un envase compostable con el sello Ok Compost Industrial certificado por TUV Austria. Al no tener muy claro qué hacer con él una vez consumido el contenido, llamé a Ecoembes para preguntar si lo podía tirar en el contenedor marrón que se supone que es para compostar. Pero tras muchas llamadas que siempre se cortaban me quedé igual que estaba. Nadie me dio una respuesta y lo que he leído por internet, en ningún momento contempla este caso.
    Así que el esfuerzo de consumidores e incluso de algunas industrias concienciadas, está siendo ignorado. Hay una falta de información y quizás de interés por parte de Ecoembes.

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here