Con la llegada del calor, sudamos más y eso puede llegar a ser muy molesto debido al desagradable olor. Es fácil evitarlo con desodorantes naturales.

Desodorantes naturales y eficaces

La transpiración es un mecanismo natural para regular la temperatura de nuestro cuerpo a través del sudor. La causa del olor desagradable son las bacterias que se alimentan de los compuestos que segregan las glándulas sudoríparas y no del sudor, que es prácticamente inodoro.

Una de las recomendaciones para reducir el mal olor, a parte de una buena higiene corporal, es evitar los tejidos sintéticos que no permiten la transpiración de la piel. Por otro lado, es importante  evitar las bebidas muy calientes o muy frías, ya que provocan grandes cambios de temperatura en nuestro cuerpo y hacen aumentar la sudoración. Y lo más importante es el uso diario de un buen desodorante que neutralice el mal olor.

Hay dos tipos de desodorantes, los antitranspirantes y los propiamente llamados desodorantes naturales. Los antitranspirantes bloquean la acción de las glándulas sudoríparas y en consecuencia se deja de producir sudor en la zona de aplicación. Uno de los ingredientes activos que se usan para taponar las glándulas sudoríparas e inhibir la sudoración son las sales de aluminio o de zinc, como el cloruro de aluminio.

Los desodorantes naturales neutralizan el mal olor sin afectar a la transpiración, tan necesaria para regular la temperatura corporal

Los desodorantes naturales, a diferencia de los antitranspirantes, combaten el mal olor actuando sobre las bacterias responsables de ello, limitando su crecimiento usando principios activos antimicrobianos, como el alcohol, la piedra de alumbre o el bicarbonato de sodio. De esta manera se neutraliza el mal olor sin afectar a la transpiración, tan necesaria para regular la temperatura corporal.

El bicarbonato de sodio, compuesto sólido cristalino de origen mineral, se usa desde la antigüedad, tanto en medicina, gastronomía o en productos de limpieza, debido a sus propiedades desinfectantes y absorbentes.  Es un principio activo utilizado en desodorantes naturales, pues no es irritante y es efectivo, ya que inhibe las bacterias responsables del mal olor, regulando el pH de la piel. Su alto poder antibacteriano junto a su alta absorción de los malos olores, hace que los desodorantes con este activo mineral sean muy efectivos.

El bicarbonato de sodio en polvo se puede aplicar directamente sobre la piel pero en el mercado existen desodorantes en stick que hacen su aplicación mucho más cómoda. Además los desodorantes con bicarbonato de sodio, con certificación natural y Bio como COSMOS o NATRUE, tienen como base aceites vegetales de calidad Bio, como el aceite de coco o la manteca de karité, que ayudan a suavizar y a nutrir la delicada piel de las axilas.  Y estos desodorantes naturales también contienen extractos vegetales con propiedades calmantes, como el extracto de té blanco o el almidón de maíz que absorben la humedad. En cuanto al perfume, pueden ser sin perfume o con perfume a base de aceites esenciales. Algunos ejemplos  de aceites esenciales utilizados son los de  limón o mandarina que dan una fragancia cítrica, o la palmarosa, enebro, ylang-ylang o menta, con propiedades purificantes y refrescantes. Para personas con piel sensible es recomendable un desodorante sin aceites esenciales.

Los desodorantes son imprescindibles para una tener una buena higiene corporal todo el año y sobre todo en verano.  Las alternativas naturales con bicarbonato de sodio son una buena opción para combatir los malos olores de manera eficaz y sin bloquear las glándulas sudoríparas, ni irritar la piel.

Autora: Clara Bosch, – Ingeniera y Máster en cosmética y dermofarmacia | www.naturcosmetika.com

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Junio 2019

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here