La sequedad vaginal es una falta de lubricación de la mucosa vaginal, consecuencia de una menor producción de fluidos, que puede afectar a mujeres de todas las edades, aunque preferentemente se produce en la menopausia. Esta sequedad puede provocar malestar, picores y sensación de irritación, además es causa de dolor durante las relaciones sexuales, e inflamación posterior.

Reparar e hidratar la mucosa vaginal

La causa más habitual de la falta de lubricación es principalmente orgánica o fisiológica, pero otros factores como los psicológicos y de estilo de vida, influyen de forma significativa en su aparición. También la insuficiente producción de estrógenos, que se da especialmente en la época de la menopausia, la inflamación de la mucosa vaginal o vaginitis, los desequilibrios hormonales en otras épocas de la vida, siendo más frecuente en mujeres fumadoras y cuando el aporte de ácidos grasos esenciales en la dieta es insuficiente.

Para tener resultados óptimos, es fundamental que los aceites vegetales se hayan obtenido verdaderamente en frío

Finalmente, los cosméticos que utilizamos a diario para la ducha, el baño y la higiene íntima que contienen un elevado porcentaje de detergentes que no respetan el manto hidrolipídico natural de la piel y las mucosas, pueden también ser causa de sequedad y pérdida de lubricación.

La lubricación de la mucosa vaginal puede realizarse de forma natural, a través del aporte de ácidos grasos esenciales Ω3, Ω6 y Ω9, presentes en determinados aceites vegetales vírgenes. Algunos de ellos son: el aceite virgen de argán, la rosa mosqueta, el aguacate y la nuez de albaricoque.

Es un proceso de nutrición progresiva de la mucosa, una acción desde el interior

Para tener resultados óptimos, es fundamental que los aceites vegetales se hayan obtenido verdaderamente en frío (sin calentamiento) puesto que de esta forma se conserva intacta su estructura molecular, lo que los hace especialmente biodisponibles y es cuando actúan como potentes regeneradores celulares de piel y mucosas, y a medida que se incorporan a las membranas celulares contribuyen a reducir la sequedad y el picor asociado. Es un proceso de nutrición progresiva de la mucosa, una acción desde el interior, con la que se consigue el aumento de la lubricación vaginal deseado.

Los aceites vírgenes, conservan también todo su contenido vitamínico y son portadores de moléculas específicas con acciones antiinflamatorias, antioxidantes, y antimicóticas. Además, su riqueza en carotenoides, potencia también la regeneración celular. Existen además aceites esenciales con propiedades regeneradoras, antiinflamatorias, calmantes, que contribuyen a controlar, y a regular la sequedad vaginal asociada a la menopausia o climaterio.

Autora: Maribel Saíz Cayuela, Licenciada en Ciencias biológicas, PGD. Dietética y nutrición.

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Julio-Agosto 2019

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here