Se está hablando mucho de las copas menstruales en los medios de comunicación de todo el mundo gracias a la prestigiosa revista médica británica The Lancet, que publicó un informe completo en agosto de 2019 recogiendo estudios y datos sobre el uso de la copa menstrual en proyectos de todo el mundo. Una de las conclusiones del informe fue que «las copas menstruales son tan seguras y efectivas como los tampones y compresas».

La seguridad de las copas menstruales

Con los años, las usuarias han descrito la copa menstrual Mooncup, no sólo como «segura y eficaz», sino «más sana», «empoderadora», «cómoda», «más verde» y, a menudo, «que cambia la vida».

La importancia de las instrucciones y de un buen etiquetado

Publicado en 2018, la organización francesa ANSES (Agencia nacional de seguridad sanitaria de la alimentación, del medio ambiente y del trabajo) llevó a cabo un estudio de los productos químicos que se encuentran en productos sanitarios (incluidas las copas menstruales) y los riesgos asociados.

El informe recomienda que los productos íntimos se acompañen siempre con instrucciones sistemáticas de uso y recomendaciones de higiene (tiempo de duración de uso, como limpiarlos, etc.) y que se desarrolle un marco regulador más restrictivo para limitar la presencia de sustancias peligrosas.

En septiembre de 2019, la revista francesa de consumidores «60 millones de consommateurs» constató que las copas testadas no contenían sustancias peligrosas, tales como BPA, ftalatos, HAP (hidrocarburos policíclicos aromáticos). Sin embargo, también pusieron especial énfasis en las instrucciones de etiquetado y uso.

El informe recomienda que los productos íntimos se acompañen siempre con instrucciones sistemáticas de uso y recomendaciones de higiene

Aunque los estándares normativos y de calidad no tengan en absoluto una lectura atractiva, es importante comprender por qué importan…

La directora de Mooncup, Eileen Greene, explica: «En muchos lugares del mundo, incluida la UE, los productos sanitarios, incluidas las copas menstruales, se consideran productos de consumo ordinarios y no están sujetos a ninguna normativa especial. Muchas personas pueden encontrar esto sorprendente para un producto de naturaleza tan íntima. Mientras tanto, en muchos otros países las copas menstruales se clasifican como dispositivos médicos. Esto obliga a los fabricantes a registrarse a las autoridades pertinentes y a seguir unas directrices estrictas. Los fabricantes registrados en organismos reguladores deben comunicar cualquier incidente adverso grave relacionado con sus productos».

Tal como se observa en el estudio de The Lancet, otro hallazgo interesante es que hay una «fase de familiarización» o «curva de aprendizaje» que tiene que ver con sentirse cómoda con el uso de una copa menstrual. El «compartir experiencia» también es un  factor que juega su papel para adaptarse con éxito a la copa.

Cuando se utiliza una copa menstrual, el servicio de atención al cliente y la asistencia son muy importantes.

Las copas menstruales se aceptan más que nunca y están disponibles para comprarlas en supermercados y farmacias en toda Europa y en el mundo. Sin embargo, como en todos los productos íntimos, es importante elegir marcas con buena reputación que trabajen según estándares de calidad reconocidos, para garantizar la salud y la seguridad de las mujeres que las utilizan.

Las copas son un gran producto que puede mejorar nuestra experiencia de nuestros períodos, además de ser saludable, conveniente y hacernos ahorrar dinero. Acogemos con satisfacción estas investigaciones sobre seguridad y eficacia y sentimos que son un paso adelante para las mujeres.

Autora: Sophie Jarlett, coordinadora de ventas, Mooncup | www.mooncup.co.uk

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Noviembre 2019

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here