El sistema digestivo es de vital importancia para nuestra salud. Un mal funcionamiento digestivo nos va a acarrear gran número de problemas que pueden ponerla en riesgo. El sistema digestivo es esencial, ya que es responsable de absorber los nutrientes de los alimentos que digerimos y de eliminar los desechos que se producen durante el proceso de la digestión.

Cuida el sistema digestivo con tu alimentación

Cuando el sistema digestivo no funciona correctamente sobrevienen problemas como hinchazón, cólicos, gases, dolor abdominal, acidez estomacal, diarrea o estreñimiento, que están causados por alteraciones diversas. Todos los síntomas descritos pueden indicar que existe un problema mayor no mostrado, oculto, y que en caso de no ser tratado puede derivar en afecciones intestinales graves, como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad por reflujo gastroesofágico, la enfermedad de Crohn o la diverticulitis.

Una persona sana puede experimentar problemas digestivos debido a cosas tan simples como la falta de fibra en la dieta o por carencia de alimentos ricos en probióticos en la misma. Por tanto, debemos agregar o eliminar de la dieta aquellos alimentos necesarios para conseguir que el sistema digestivo se mantenga saludable. Un buen comienzo consiste en revisar qué alimentos consumimos, ver cuánto de positivo y negativo tiene nuestra dieta, y valorar que incidencia pueden tener sobre el sistema digestivo y su buen funcionamiento.  Algunos alimentos pueden ser más útiles que otros. Entre los alimentos que cuidan nuestro sistema digestivo contamos con las verduras, frutas, granos y semillas ricas en fibra. Es preciso tomar alimentos probióticos, consumir superalimentos, y llevar una dieta alejada de las comidas procesadas. Cuanto más orgánica sea nuestra alimentación mejor salud intestinal tendremos.

Cuanto más orgánica sea nuestra alimentación mejor salud intestinal tendremos

Por supuesto no todos los alimentos afectan a las personas de igual forma, por lo que cada uno de nosotros deberá crear su dieta a partir de los diferentes alimentos que tenemos a nuestra disposición. No existe una dieta estándar que se pueda aplicar a todos de la misma manera y tenga los mismos resultados. Pero sí que hay alimentos que deben ser consumidos por todos ya que su eficacia sobre la salud del sistema digestivo está más que comprobada. Es el caso de la fibra, que no solo nos sacia, sino que facilita la actividad intestinal. La fibra proviene de alimentos vegetales, y los alimentos animales, tanto carnes, pescados como productos lácteos no la contienen. Hay dos tipos de fibra, la soluble y la insoluble, en función de su capacidad de solubilizarse en el agua que se encuentra en el sistema digestivo o no.  Los adultos deben ingerir alrededor de 30 g al día. La fibra soluble ayuda a reducir el colesterol y suaviza las heces aliviando el estreñimiento. La insoluble permite mover los alimentos a través del tracto digestivo. Alimentos ricos en fibra son los cereales, los granos de avena, cebada y centeno. Las verduras, las frutas, las semillas nos aportan un alto contenido en fibra.

Cuida el sistema digestivo con tu alimentación

Los probióticos son microorganismos, bacterias y levaduras, que ayudan activamente al sistema digestivo. Son bacterias y levaduras amigas que ya lo colonizan de forma natural. Los podemos encontrar en forma de alimentos, como el yogur, la kombucha, que es un té fermentado, y el kéfir, todos ellos fuentes naturales de probióticos, o en forma de complementos nutricionales. Otra fuente rica en probióticos son los alimentos fermentados. La fermentación descompone los azúcares por medio de bacterias y levaduras. En Asia son muy populares y de elevado consumo. El tempeh, que está hecho de soja fermentada, y el miso, que se hace fermentando la soja con sal y el hongo koji. El kimchi está hecho de col fermentada. Los probióticos mejoran la absorción de nutrientes, ayudan a descomponer la lactosa y fortalecen el sistema inmunológico. Los probióticos ayudan a reducir la hinchazón y la flatulencia en los pacientes con síndrome de intestino irritable.

Los probióticos son microorganismos, bacterias y levaduras, que ayudan activamente al sistema digestivo

Los superalimentos son alimentos que tienen propiedades beneficiosas para nuestra salud. De todos ellos el jengibre ha demostrado gran poder para mover rápido los alimentos del estómago al intestino delgado, con lo que reduce el riesgo de acidez estomacal, náuseas y molestias estomacales. Es un ingrediente tradicional en la medicina oriental. Otro alimento para considerar es el hinojo, una planta de bulbo pálido y tallos largos y verdes, de olor y sabor anisado, que se utiliza para condimentar los alimentos. Su alto contenido en fibra ayuda a prevenir el estreñimiento y mejora la regularidad intestinal. El hinojo contiene un agente antiespasmódico que relaja los músculos lisos del tracto digestivo. Esta acción reduce los síntomas digestivos negativos como hinchazón, flatulencia y cólicos. El aceite de menta es el concentrado de los aceites esenciales que se encuentran en las hojas de menta, que se ha demostrado que mejora los problemas digestivos. Contiene mentol, un compuesto que alivia los síntomas del síndrome del intestino irritable como son la hinchazón, malestar y problemas de movimiento intestinal. Relaja los músculos del tracto digestivo, lo que facilita mejores digestiones.

Beber líquidos ayuda a la digestión. Es importante beber, ya que la hidratación facilita el paso del bolo alimenticio a través del sistema digestivo y ayuda a suavizar las heces. Al beber conseguimos que la fibra se hidrate e hinche. Sin líquido suficiente la fibra no puede hacer su trabajo y se produce estreñimiento. Es por tanto necesario en las comidas tomar suficiente líquido, como mínimo se tiene que beber un vaso con cada comida.

El estilo de vida que llevemos y la elección de alimentos afectan la forma en que el cuerpo digiere lo que come. Beber suficiente agua, llevar una dieta rica en fibra y hacer ejercicio contribuyen sin duda a mejorar la salud digestiva.

Autor: Raúl Martínez, Dietista-nutricionista, biólogo.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Marzo 2020

1 Comentario

  1. Buenos días! Muy interesante la publicación, tome nota ya que sufro de Reflujo Gastrico Crónico. Muchas gracias. Saludos Noelia

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here