En una sociedad estresada que trabaja hasta tarde, cena cuando ya debería estar haciendo la digestión y mira series a la carta cuando debería estar durmiendo, no es de extrañar que después nos cueste dormirnos o nos levantemos cansados, con poca energía y no arranquemos hasta que nos tomamos el café. Intentar ganar horas al día en detrimento de horas de sueño no es una buena idea y nos pasará factura antes o después.

Pautas para disfrutar de un sueño reparador

Dormir es una necesidad vital y fisiológica para el cuerpo y para la mente. Necesitamos descansar para que el organismo haga las funciones de reparación y regeneración de órganos y tejidos. Si queremos cuidar nuestra salud es tan importante la alimentación como mover el cuerpo, gestionar las emociones y asegurar un descanso suficiente.

Dormir es una necesidad vital y fisiológica para el cuerpo y para la mente

Pautas para disfrutar de un sueño reparador

  • Evitar tomar estimulantes o excitantes más allá de las 15 h.
  • Cenas ligeras y frugales. Comer en exceso provoca digestiones lentas y pesadas que a menudo causan pesadillas.
  • Por la noche es mejor comer la verdura cocinada.
  • Incluir en la cena alimentos ricos en triptófano que nos ayudarán a descansar mejor.
  • Tomar una infusión después de cenar con plantas relajantes.
  • Evitar siestas largas que nos alteren el sueño nocturno. No dormir más de 20-30 minutos.
  • No practicar deporte intenso por la tarde-noche que nos acelere. Es mejor practicar alguna actividad más relajante como el yoga.
  • Mantener horarios regulares: si siempre vamos a dormir y nos levantamos a la misma hora ayudaremos al cuerpo a tener unos ritmos biológicos sanos.
  • Evitar las pantallas después de cenar: móviles, tabletas, ordenadores y consolas. La exposición a luces brillantes nos dificulta conciliar el sueño.
  • Apagar el WI-FI de casa y poner el móvil en modo avión o apagarlo para evitar ondas electromagnéticas.
  • Mantener un entorno adecuado: es importante que la habitación tenga una temperatura adecuada, oscura y que la cama sea cómoda.
  • Hacer una relajación o meditación cuando nos tumbamos en la cama.
  • Dormir al menos ocho horas. ¡Descansar no es una pérdida de tiempo!

Evitar las pantallas después de cenar: móviles, tabletas, ordenadores y consolas

A veces, por la noche es cuando nos viene a la mente todo lo que nos preocupa o tenemos pendiente. La realidad es que durante el día tenemos que poner orden y, si es necesario, buscar la ayuda de un profesional para aprender a gestionar las emociones, el estrés y saber priorizar en nuestra vida. De noche, todo parece peor de lo que es, darle vueltas no solucionará nada y perdemos la oportunidad de dormir.

Autora: Lluca Rullan, periodista especializada en nutrición y salud natural. Dietista con perspectiva integrativa.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer Bio Eco Actual Marzo 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here