Poco a poco va quedando atrás aquella idea de que el café puede perjudicar la salud y, de hecho, cada vez existen más estudios científicos que dicen lo contrario.

Café, cómo potenciar sus beneficios para la salud

Lo cierto es que el café puede ser un alimento muy interesante pero, como sucede con casi todo, esto depende de unos cuantos factores. Por ejemplo, uno endulzado con azúcar no se comportará de la misma manera en nuestro organismo que uno sin edulcorar. Hoy os daré 5 consejos muy concretos para que le saquéis el máximo provecho a esta bebida milenaria, muy rica en vitaminas, minerales y antioxidantes.

1. Escoged un formato que respete sus propiedades nutricionales

Para mí, la mejor opción es, sin lugar a dudas, apostar por el grano entero y molerlo en casa o escoger un grano molido de origen confiable. Olvidaos del torrefacto y del instantáneo común, que suele llevar acrilamidas, una sustancia potencialmente cancerígena.

Para aquellos que necesitan una alternativa práctica, el café liofilizado puede resultar una solución interesante. ¿Qué es el café liofilizado? Se trata de un café instantáneo que se consigue mediante un cuidadoso proceso de ultracongelación y deshidratación que evita la pérdida de aromas y de atributos nutricionales de la bebida (nada que ver con el instantáneo común).

2. Acompañadlo lo menos posible

Si conseguimos prescindir del azúcar y de las leches o bebidas vegetales, no sólo podremos disfrutar de un sabor mucho más auténtico y aromático, sino que evitaremos tener subidas de insulina “gratuitas”.

Los verdaderos amantes del café siempre explican que no hay nada como tomarlo solo. Mi propuesta, si se le echa azúcar, es que poco a poco se vaya disminuyendo la dosis.

Otra alternativa es añadirle una cucharadita de aceite de coco que, además de endulzarlo, ayudará a acelerar el metabolismo. O, si no, una opción que a mí me encanta es el café con canela.

3. Aseguraos de que sea ecológico (y, por favor, no lo elijáis de cápsula)

Si el café es de producción ecológica, nos estaremos asegurando dos cosas importantes: que la planta no tiene tóxicos (y que, por tanto, no nos los estamos tomando) y que conserva sus propiedades. Además, la producción ecológica suele ir de la mano de un trabajo más digno para los trabajadores del café y, también, de un trato más respetuoso hacia el medio ambiente.

Las cápsulas suponen una cantidad escandalosa de desechos para el planeta, olvidaos de ellas, por favor.

4. Tomadlo durante la primera parte del día

La cafeína es la sustancia del café que nos activa. Lo curioso es que, contrariamente a lo que se cree, la cafeína no actúa aportando energía en sí misma, sino que lo que hace es inhibir las señales de cansancio del cuerpo, es decir, bloquea los sensores de cansancio, lo que nos permite estar más activos con nuestros propios recursos.

Lo ideal es tomarlo de 9h30 a 11h30 o de 13h30 a 17h, cuando los niveles de cortisol (que es nuestra hormona del estrés) están bajos. A partir de la tarde, el café podría entorpecer el descanso nocturno.

5. Controlad la dosis

Dicho esto, existen personas más sensibles o con niveles sostenidos de estrés, que deberían vigilar su consumo sino quieren agotar sus glándulas suprarrenales. Si luego de tomarlo se siente ansiedad o palpitaciones, debemos plantearnos reducir su consumo o dejarlo, al menos durante un tiempo.

Y, como consejo extra: no lo toméis junto a las comidas, pues interfiere con la absorción del hierro de los alimentos. Siempre es mejor alejarlo un poco de los alimentos.

RECOMENDADO POR
Sol Natural

Sol Natural alimentación ecológica bio eco actual distribuidor

Autora: Pilar Rodrigáñez, Técnica Superior en Dietética.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Septiembre 2020

1 Comentario

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here