Lo ecológico está de moda. Hace años que la producción ecológica es tendencia, y el mercado no ha parado de crecer.

La esencia de lo ecológico: cuando no todo vale

A la espera de datos de ámbito nacional, informes de algunos comités de certificación como el CCPAE catalán auguran un gran crecimiento del sector también en 2019-2020. En Cataluña el sector ecológico creció cerca de un 20% en 2019 y rozó los 700 millones de euros de volumen de negocio. En España no hay datos oficiales, pero se estima que se superen los 2.000 millones de euros de facturación. Este crecimiento de dobles dígitos hace algunos años que se ha dirigido especialmente en el gran consumo y la entrada de grandes empresas provenientes de otros sectores. Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de 2019, la cuota de mercado ‘bio’ del canal convencional ya ha superado al comercio especializado ecológico, si bien el especializado sigue creciendo, aunque a un ritmo menor, en torno al 2% anual. Por otro lado, la crisis actual supone un reto más para los productores, transformadores y comercializadores, planteando la incógnita de saber si el crecimiento que han experimentado algunas categorías ‘bio’ se va a sostener, así como los vínculos entre consumidores y comercio de proximidad y alimentos ecológicos.

Hemos hablado de la situación actual del sector con 4 empresas pioneras ‘bio’ en España, cuyo origen y esencia representa la filosofía de la producción ecológica más allá de la certificación y el sello.

Pol Picazos, Director de Ventas y Marketing de Biocop, empresa que cumple 45 años, fundada en 1975 y que participó en la creación de la normativa de producción ecológica en España, nos comenta que dan “por supuesto que un producto debe ser ecológico” y buscan, además, “aportar los valores que pensamos que son más importantes. Están entrando al sector muchas empresas que no tienen nada que ver con el BIO por la oportunidad de mercado. Pero no todo vale”. Algo en lo que coincide Sara Muñoz, Directora General de Biogran entre 2004 y 2020, quien apunta que “todo lo que sea fomentar la alimentación y el consumo ecológico suma, siempre que se haga de un modo coherente y con una estrategia clara. Ahora hay mucho oportunismo y me parece bien que empresas grandes se fijen en el BIO, pero no a cualquier precio. No todo vale”.

Pero, ¿qué es la esencia BIO?

El contacto directo con el consumidor, el apostar por la producción, la transformación y la comercialización local. Pagar lo que es justo a quienes producen nuestros alimentos y, a la vez, asegurar al consumidor la máxima calidad de unos productos, los ‘bio’, que ya de por sí, como se ha demostrado en numerosos estudios científicos1 son más saludables, más respetuosos con el medio ambiente (hasta un 40% menos de gases de efecto invernadero por hectárea2), e incluso el doble de baratos para la sociedad3. Así, es complementar la certificación ecológica de un producto con otras acciones que representen la coherencia humana y social de la empresa.

Algo que ejemplifican a la perfección en Sol Natural. Stef Sanders, Co-Propietario de la empresa, nos comenta que “además de un producto que sea ecológico y vegano/vegetariano, nuestra prioridad es que el producto sea de proximidad, para así reducir el impacto medioambiental y contribuir también a la economía nacional”, quien apunta que siempre buscan entablar relaciones comerciales a largo plazo “nuestro objetivo es crecer juntos y construir relaciones duraderas basadas en la confianza y el compromiso”.

Algo que también tienen claro en Herbolario Navarro, grupo histórico de tiendas cuyo origen se remonta a 1771. Según nos cuenta su Director General José Navarro, local y ecológico son su filosofía: “siempre buscamos que los productos sean de origen local. El sector ecológico en España cada vez es más maduro, pero, si un producto no lo tenemos aquí y el consumidor nos lo demanda, lo traemos para dar un servicio a nuestros clientes y, en estas situaciones, procuramos que el producto sea europeo. Buscamos, a la vez, que las empresas a las que compramos sean familiares, que sean empresas en que se trata bien al trabajador, el agricultor y el ganadero. La parte social es muy importante para nosotros, y conocer al productor que hay detrás de la marca es esencial. Huimos de los productores que están para tendencia o que no creen en el producto: intentamos hacer lo que al consumidor le gustaría hacer si estuviera en nuestro sitio. Asimismo, buscamos que las relaciones sean estables y a largo plazo”.

La esencia de lo ecológico: cuando no todo vale
José Navarro en la tienda insignia de Herbolario Navarro en C/Arzobispo Mayoral 20, Valencia.

En la misma línea, Sara Muñoz explica que: “desde nuestros inicios siempre ha sido primordial buscar productores locales, fundamentalmente en Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha. España es uno de los mayores productores ‘bio’ del mundo y de Europa, y no tendría sentido comprar fuera. El 80% de nuestros proveedores son de España: el agricultor que nos suministra las legumbres y los granos lleva más de 20 años con nosotros”.

Pol Picazos elogia el modelo que han conseguido el sector ‘bio’ y la sociedad francesa, donde el comercio especializado ecológico y de proximidad crece a ritmo de convertirse en el principal canal: “nos gusta mucho el modelo francés en el que eligen el producto para que vaya directamente a la riqueza de su pueblo y agricultores. Antes de comprar el arroz fuera, compramos el arroz de Murcia, de Calasparra, que, aunque se pague a un precio más alto, tiene un efecto en nuestra economía local. El modelo francés de intentar tener el máximo de materias primas el máximo de locales posible es por lo que apostamos, siempre en certificación ecológica”, comenta.

¿Y qué puedo hacer yo?

Comprar bio, en pequeño comercio especializado, y elegir productos de proximidad. Mantener consciencia de lo que consumimos. Como apunta José Navarro, la crisis actual debería conseguir que “el consumidor sea más consciente de que hay que apoyar a los agricultores y ganaderos locales: en toda esta crisis ellos han seguido trabajando”.

Referencias

[1] SEAE (2018). Evidencias científicas sobre los beneficios de la producción ecológica. Catarroja: Sociedad Española de Agricultura Ecológica.

[2] Skinner, C., Gattinger, A., Krauss, M., Krause, H., y Van der Heijden, M. J. (2019). The impact of long-term organic farming on soil-derived greenhouse gas emissions. Scientific Reports, 9, 1702.

[3] Reino Unido: por cada £1 gastada, el coste real para la sociedad es £2, al no estar reflejados en el precio de venta al público los gastos que genera el modelo de producción convencional. The Sustainable Food Trust (2017). The Hidden Cost of UK Food. Bristol: Taylor Brothers.

Autor: Oriol Urrutia, Co-Editor.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer 
Bio Eco Actual Julio 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here