La COVID-19 ha provocado una crisis mundial que analiza los sistemas sanitarios, sociales y económicos de todo el mundo. El virus y sus consecuencias directas e indirectas para las empresas, como los cierres ordenados oficialmente, la falta de personal y los retrasos logísticos, han ejercido una presión sin precedentes sobre muchas cadenas de suministro. Desafortunadamente, el crimen tiende a prosperar en tiempos de crisis, y ni el sector alimentario en su conjunto ni el sector ecológico están excluidos de esta triste verdad. Hablamos de los altibajos del comercio ecológico internacional.

The ups and downs of international organic trade: how is this possible?

Coronavirus y alimentación: alta demanda, suministros en dificultades, controles reducidos

Junto al sector de la sanidad, el sistema de la alimentación y la agricultura se ha considerado crítico durante la pandemia. Había que hacer cualquier cosa para mantener en funcionamiento las cadenas de suministro de alimentos. Donde el trabajo remoto no era una opción y donde las personas generalmente trabajan en proximidad física (por ejemplo, en las empresas de empaquetar), las empresas tuvieron que introducir turnos adicionales para implementar las medidas de distancia de seguridad requeridas y proteger la salud de sus trabajadores. Si se interrumpen las cadenas alimentarias, se deben encontrar proveedores alternativos rápidamente, dejando poco tiempo para verificar su integridad antes del inicio de las transacciones de productos. Para reducir las cargas administrativas y la propagación del virus al mismo tiempo, las autoridades suspendieron temporalmente los controles, inspecciones y muestras de alimentos, tanto para productos convencionales como ecológicos. Alta presión, altas ganancias financieras y menos controles, un escenario ideal para que los estafadores prosperen, vendan productos menos valiosos a un precio más alto, sustituyan, etiqueten mal, diluyan, engañen, con pocas posibilidades de ser descubiertos.

El coronavirus aumenta el consumo eco a costa de la integridad del sector

Según la OTA, las ventas de productos ecológicos en los EE.UU. aumentaron más del 20% en la primavera de 2020. Dado que las personas tienen que quedarse en casa, cocinar y preocuparse por los problemas de salud, el consumo eco ha aumentado en todo el mundo y la demanda se abastece. La pregunta que se esconde detrás es: ¿Cómo es esto posible? ¿De dónde viene todo ese suministro ecológico adicional en medio de una crisis global? Parece evidente que ahora más que nunca, la integridad ecológica está siendo socavada por los estafadores que se están aprovechando de la pandemia, durante la cual apenas se pueden descubrir, especialmente porque los alimentos son perecederos y pueden venderse y consumirse durante mucho tiempo antes de detectar irregularidades.

Necesitamos conocer nuestras capacidades de producción para detectar el fraude de manera efectiva

La presión sobre la alimentación y especialmente sobre las cadenas de suministro ecológicas, combinada con la falta de vigilancia, abre muchas puertas para los estafadores. Desafortunadamente, ni en Europa ni en los Estados Unidos estamos preparados para lidiar con esto, ya que no obligamos a los organismos de certificación a proporcionar información sobre la superficie certificada ecológicamente que nos permita estimar las capacidades de producción. Mientras no sepamos cuántos alimentos se pueden producir ecológicamente, no podemos detectar si las cantidades producidas o vendidas coinciden o no, y por lo tanto no podemos detectar el fraude de manera eficiente y lo suficientemente rápida. Las plataformas en línea como Check Organic pueden verificar la plausibilidad de las cantidades eco producidas frente a las vendidas calculando el balance de masa de los productos ecológicos. Al utilizar la información cargada por las partes de la cadena de suministro, la certificación en tiempo real y los datos de transacción del producto permiten mostrar el estado de certificación de cada operador y el estado de integridad de los productos a través de un sistema de semáforo intuitivo.

Se requieren nuevas formas de prevenir el fraude

Ahora que el coronavirus ha abierto muchas más posibilidades para los estafadores, la falta de información sobre lo que está sucediendo a lo largo de las cadenas de suministro ecológicas es más preocupante que nunca. En vista de la crisis y la mayor demanda de los clientes, la industria no debe jugarse la confianza del consumidor con más escándalos. Se deben tomar medidas adicionales para mejorar la integridad y proteger la reputación de la marca ecológica. Al menos en los Estados Unidos, las señales son positivas de que las autoridades pronto exigirán a los certificadores que documenten y publiquen la superficie y los rendimientos. Esta sería una base importante para una mayor prevención del fraude y debería ser implementada por todos los países que se ocupan de productos ecológicos, especialmente para productos que son específicamente vulnerables al fraude, como los cereales o las legumbres. Las nuevas formas de prevenir el fraude y aumentar la transparencia están muy atrasadas.

Otros escándalos

El sector ecológico ha sido protagonista de varios escándalos a nivel nacional e internacional. Cuanto más grandes son los escándalos, más dramáticas son las consecuencias para los países de origen, lo que provoca grandes cambios en los flujos internacionales de productos básicos, como indican las cifras de importación y exportación.

Estados Unidos ha visto los mayores cambios en lo que respecta al origen de sus importaciones ecológicas, especialmente de maíz, cereales y soja, que se utilizan principalmente como alimento para animales. Si bien las importaciones de soja y maíz de Turquía todavía se dispararon a más de 200 millones de dólares en 2016, se redujeron a cero en 2019 después de que se revelaran varios escándalos de fraude. En el curso de las investigaciones de fraude, los certificadores como Control Union han sido suspendidos por las autoridades estadounidenses y de la UE, y casi el 75% de las operaciones ecológicas certificadas anteriormente en la región del Mar Negro han perdido o entregado sus certificados del USDA. Aún así, había y todavía hay obviamente suficiente carne ecológica estadounidense en el mercado, animales que deben ser alimentados con cereales, maíz y soja ecológicos. Afortunadamente, países como Rusia y Ucrania aparentemente tienen una gran cantidad de alimentos para animales cultivados ecológicamente disponible para vender y cerrar la brecha. ¿Cómo es esto posible, considerando que la conversión de convencional a ecológico requiere de al menos 18 meses? Se puede ver otro desarrollo sorprendente en los guisantes amarillos ecológicos que se usan para productos vegetales, vegetarianos y veganos: las importaciones estadounidenses provienen principalmente de Rusia y, desde hace muy poco, también de Moldavia, uno de los 5 países (además de China, Rusia, Ucrania y Kazajstán) para los cuales la UE ya ha estipulado directrices especiales para controles oficiales adicionales. ¿Estas pautas especiales conducen a menos importaciones de estos países? En realidad no: a pesar de que obviamente persisten las dudas sobre la integridad, aproximadamente una cuarta parte de todas las importaciones ecológicas de la UE en 2019 todavía provenían de Ucrania y China.

Para concluir: los mercados más grandes para productos ecológicos, la Unión Europea y los Estados Unidos, importan principalmente de países con dudas de integridad, y si las dudas sobre un país se vuelven demasiado preocupantes, otros países intervendrán más rápido de lo que se puede deletrear «certificación ecológica».

Autor: Gerald A. Herrmann, Director de Organic Services, una consultora del sector alimentario.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer 
Bio Eco Actual Julio 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here