Después de mis problemas de salud y otros eventos desafortunados, regresé a Samoa, mi hogar ancestral, en 2014 para comenzar lo que creía que sería un viaje de curación, para convertirme en una agricultora de cacao ecológico.

The Bittersweet Life of an Organic Cacao Farmer in Samoa

Sin embargo, nada podría haberme preparado para esa vida, en primer lugar; una granjera propietaria de tierras, y en segundo lugar; una agricultora ecológica en Samoa. Pero primero, volvamos a mis años anteriores.

Cuando tenía 8 años, mi familia se mudó a Nueva Zelanda en busca de mejores oportunidades. Después de terminar mis estudios, viajé, me uní al mundo corporativo, me casé y tuve una hija.

Pensé que trabajar de 50 a 70 horas a la semana era la mejor manera de ganarse la vida y asegurar mi futuro. Esto cambió rápidamente cuando mi salud comenzó a fallar física, mental y emocionalmente.

Sobrevivir a mi vida anterior a la agricultura fue una experiencia traumática. Después de varias cirugías, mis órganos habían sufrido una paliza en poco tiempo. En un intento por reparar y regenerar las células buenas de mi cuerpo, cambié a una dieta más basada en plantas con solo alimentos ecológicos. No fue fácil ni asequible para mí, pero sentí que era la mejor manera de recuperar mi salud.

Cuando supe por primera vez sobre el cáncer, fue inmediatamente después de haberme recuperado de un apéndice roto que casi me mata. Quería huir y bloquear todo el ruido que estaba escuchando. Cogí a mi hija y tuvimos unas largas vacaciones en Nueva Caledonia, un lugar que me recordaba a Samoa.

Me sentí relajada y libre por primera vez en mucho tiempo. Fue entonces cuando decidí cambiarlo todo, renunciar a mi vida en Nueva Zelanda y regresar a Samoa. Sin embargo, las cosas no se desarrollaron como había imaginado.

La realidad al volver a la tierra de mis antepasados

Al crecer en Nueva Zelanda, era una feminista empoderada y nunca pensé que alguna vez tendría que luchar por mis derechos de poseer tierras y propiedades como mujer.

Además, asumí que, dado que era samoana, sería bienvenida y ciertamente no esperaba que mis decisiones sobre cómo cultivar alimentos fueran cuestionadas. Después de todo, volvía a cultivar la tierra que mi madre había heredado de sus abuelos, una tierra que durante generaciones se había cultivado utilizando métodos tradicionales, respetuosos con la naturaleza y sostenibles. Quería continuar el legado de mis padres cultivando toda mi comida ecológicamente. Cultivo cacao, café, plátanos, yuca, taro, aguacate, hierbas y plantas medicinales.

The Bittersweet Life of an Organic Cacao Farmer in Samoa

De vuelta en Samoa, pronto se hizo evidente que al ser una mujer soltera e independiente que poseía tierras y quería cultivar ecológicamente representaba todo lo que era culturalmente incorrecto o socialmente inaceptable en esta isla. La única forma par convertirme en una agricultura respetada en el pueblo era casarme con un agricultor.

Me recordaron que Samoa era una sociedad patriarcal y que las mujeres como yo estaban sujetas a amenazas tanto de hombres como de mujeres en mi comunidad. Encontraron mis elecciones y opiniones irrespetuosas y una amenaza para el status quo. Pero esto fue solo el comienzo de lo que significa ser una agricultora en Samoa.

La mayoría de las mujeres en Samoa cultivan alimentos, pero no obtienen crédito por su trabajo. En cambio, sus esposos, padres y hermanos reciben todos los elogios. El trabajo de las agricultoras solteras apenas se reconoce mientras se enfrentan a enormes desafíos, incluso a violencia que pone en riesgo sus vidas.

Quería tomar decisiones sobre nuestra tierra como mujer y cultivar con éxito sin atribuir ese éxito a un hombre en mi vida (generalmente un esposo). Una de las razones por las que he mantenido a mi hermano fuera de mi negocio en la granja es para demostrarle a mi familia que puedo hacer esto sin la ayuda de un hombre.

En respuesta a esto, mis amigas y yo establecimos la ONG, «Samoa Women’s Association of Growers» o #SWAG , para crear un espacio seguro para que las mujeres compartan y presenten sus problemas e ideas como una voz unificada. Es una plataforma para que las mujeres agricultoras aprendan, compartan, establezcan redes y socialicen en un entorno abierto y de apoyo. Creo que iniciativas como #SWAG y #IGrowYourFood son grandes plataformas para que las agricultoras compartan sus mensajes, por ejemplo, sobre los desafíos que enfrentan en la vida diaria. I Grow Your Food (IGYF) se inició el año pasado por IFOAM – Organics International como una plataforma para que los agricultores compartan sus mensajes a nivel mundial. Este año, tendrá lugar en septiembre y seré una de los participantes.

The Bittersweet Life of an Organic Cacao Farmer in Samoa

Los peligros de cultivar la tierra de forma ecológica

Resultó que elegir ser una agricultora ecológica en Samoa es en sí mismo un desafío. Particularmente cuando hablo abiertamente sobre cómo cultivo.

Muchos agricultores rocían las malezas, las plantas y el suelo con pesticidas y fertilizantes altamente tóxicos, que ven como un símbolo progresivo porque tales insumos sintéticos son caros.

Mi decisión de no usar estos productos químicos y mostrar cuán peligrosos son para el suelo y nuestra salud a menudo fue objeto de risa durante las reuniones de la industria agrícola. Pero fue más allá de esto.

Cuando protesté contra mis vecinos que rociaban deliberadamente mi camino, mi carretera de entrada y mi perímetro, me amenazaron físicamente e incluso me llamaron extranjera (porque crecí en parte en Nueva Zelanda, incluso si era samoana). El hostigamiento continuó con el robo o la destrucción de aproximadamente el 50% de mi cacao y el 70% de mis otros cultivos.

Informé de este incidente a la policía que me remitió al consejo de jefes de la aldea que maneja estos casos. Sin embargo, como soy mujer, no se me permitió acercarme al consejo para denunciar estos casos. Mi hermano tuvo que hacerlo en mi nombre.

The bittersweet life of an organic cocoa farmer in Samoa

Cada vez que una mujer necesita que un problema sea tratado por el consejo de la aldea, tiene que pasar por un hombre con un título principal ya que no se le permite entrar en la reunión. Estas leyes varían de pueblo en pueblo. Mi pueblo es particularmente patriarcal.

Esto no solo prolonga la resolución de problemas, sino que también es un proceso estresante y agotador.

#SWAG juega un papel importante al ayudarme a mí y a otras mujeres agricultoras en tiempos tan difíciles y me da la fuerza para seguir hablando sobre el daño que las sustancias como el glifosato pueden causar a las personas y al planeta.

Encontrar consuelo en lo ecológico

A pesar de todo, cuando estoy en mis tierras, conectándome con el suelo rico, oscuro y saludable y plantando mis cultivos, soy una con la Madre Naturaleza.

Ella me nutre y me protege. Incluso con todos los desafíos que enfrento como mujer agricultora, sé que estoy trabajando para conservar esta tierra para mi hija y muchos otros que vendrán después de ella.

Cuando cultivas ecológicamente, empiezas a comprender cómo está conectado todo en el ecosistema y por qué es vital proteger y promover la biodiversidad en este planeta. Es por eso que se me ocurrió este concepto de vivir una vida «consciente del planeta» . No solo estamos aquí para nosotros mismos; estamos aquí el uno para el otro.

Fuente: Organic Without Boundaries

Autora: Floris Niu.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer 
Bio Eco Actual Julio 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here