Entrevistamos a Tomàs Molina i Bosch, Físico y Doctorado en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona, ​​Directivo en la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión y autor de libros como Cuentos del Cielo y la Tierra; y El año que mi abuelo vio llover, entre otros.

Entrevista a Tomás Molina i Bosch

¿Hemos llegado a un punto de no retorno con el cambio climático?

En una buena parte sí. El Clima ya está cambiando por causa de la acción humana. El acuerdo de París dice que el 2100 no deberíamos tener un ascenso de las temperaturas de más de 2 grados, y si puede ser de no más de un grado y medio respecto la era «pre-industrial», es decir respecto al 1850-1900. Para ello sería necesario que a finales de siglo la cantidad de CO2 en la atmósfera fuera de entre 430 y 480 ppm. Este año hemos llegado a las 418ppm, y estamos subiendo a razón de 2,5ppm por año. Ya se ve que no vamos bien.

Pero lo más relevante es que el acuerdo ya da por entendido que a estos 2 grados, como mínimo, sólo nos podemos adaptar, ya no se puede impedir el ascenso de temperaturas. Este verano el mar está en Cataluña 2,5 grados más caliente que el año pasado, y las anomalías en el Polo Norte son superiores a los 10 grados. El Cambio Climático se ha acelerado y aún lo hará más los años inmediatos. En menos de 20 años llegaremos a lo que el acuerdo de París querría para finales de siglo.

¿Qué les decís los meteorólogos a los políticos y en qué se les hace caso?

Los meteorólogos, y los científicos del clima, hemos ido aprendiendo a lo largo de estos años. Lo que está pasando con el Covid-19 también ha pasado con el Cambio Climático. El primer toque de alarma se dio en 1990, hace treinta años, con el primer informe del IPCC. Entonces había 350 ppm de CO2. Se empezaron a dar recomendaciones a los gobiernos e instituciones, pero el conocimiento todavía no era el que tenemos ahora, ni las instituciones tampoco. En estos años se ha acelerado, entonces éramos 5.300 millones de personas y ahora casi 7.800. El consumo de energía per cápita era de unos 70GJ y ahora supera los 80. Somos muchos más y cada uno consume más energía, el resultado es cada vez más CO2 a la atmósfera. Se deben incorporar el clima, la responsabilidad social y el medio ambiente a la economía. Hasta que esto no ocurra, no se podrá avanzar.

¿Una transición a dietas basadas en vegetales sería determinante para frenar las emisiones de CO2 a la atmósfera?

No hay soluciones únicas, tampoco las vegetarianas o veganas. Es cierto que el consumo de carne es de los menos sostenibles, y que en los últimos años ha aumentado, pero se trata de un tema de gestión de alimentos suficientes para toda la humanidad. Los próximos años veremos formas alternativas de producir las proteínas para el consumo alimentario. Proteína hecha de síntesis animal, que provenga de insectos o nuevas formas de extraerlas de los vegetales. Hay una correlación muy conocida de 1 vaca – 1 hectárea de pasto. No hay suficiente Tierra para dar de comer a tantas vacas como para dar de comer carne a toda la humanidad al ritmo de aumento que llevamos ahora. En un futuro muy próximo, todos volveremos a ser menos consumidores de carne y más de vegetales y de otras alternativas a las proteínas.

¿La información meteorológica puede ser pedagógica sin alarmar? ¿Tiene vetado “alarmar” a la población?

De ninguna manera. Nunca en mi vida de profesional de la información meteorológica me han vetado de decir nada. Pero no siempre hemos sabido lo que sabemos ahora, ni siempre hemos sido capaces de saber cómo evolucionarían la humanidad y la energía o los hábitos de consumo. Ya se ve que en estos tres últimos factores no hay ninguno meteorológico. El Cambio Climático es un reto multidisciplinar y de todos los países, razas y religiones y concepciones de la sociedad. Ponernos de acuerdo, toda la humanidad, que es muy diversa, y con necesidades vitales muy diferentes, no es nada sencillo. Se deben dar pasos pequeños y grandes, cosas ahora y proyectos de futuro. Todas las acciones son necesarias, porque el resultado es la suma de lo que haremos todos juntos.

¿Somos conscientes del mal que nos hacemos contaminando nuestro entorno?

Yo creo que ahora ya sí. La humanidad estamos empezando a ver el cambio a nuestro alrededor, en las cosas de cada día. Estoy convencido de que hemos entrado en un camino de conciencia de necesidad imperiosa de poner freno al calentamiento planetario, pero todavía no hemos empezado a hacerlo realmente.

Autora: Montse Mulé, Editora.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer 
Bio Eco Actual Agosto 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here