Hoy en día es probable que si escuchas la palabra dieta no sepas con exactitud a cuál de ellas hacen alusión, hay cientos. Pero lo más seguro es que haya una comida en la que la mayoría coincidiría al pensar en mantener la línea, las ensaladas.

6 tips para ensaladas frescas para mantener la línea

Un plato de lechuga, tomate y cebolla aliñado con aceite, sal y vinagre, podríamos decir que es la ensalada estándar, y por qué no, también algo triste. Aunque se suele recurrir a ella por ser una comida baja en calorías tendríamos que pensar que debe ser apetecible, vistosa y algo más completa.

Por eso no debemos olvidarnos de algunos tips para que una ensalada nos llame la atención, sea variada y nutritiva:

  • Utiliza hojas verdes como base: Lechuga, espinacas, acelgas, kale, endibias, berros, rúcula, canónigos… tienes una gran variedad de hojas verdes a tu disposición para preparar tu ensalada en torno a ellas. Contienen muy pocas calorías y son una gran fuente de minerales y vitaminas. Son saciantes y ricas en agua por lo que te nutren e hidratan a la vez.
  • Equilibra los sabores: Buscar una adecuada combinación en tu plato es importante. Si incorporas alimentos que aporten un equilibrio apropiado entre ácido, salado, dulce y picante, tu comida será mucho más agradable.
  • Combina con sentido: No sucumbas a la idea de que cuanto más contenga tu ensalada mejor será. Si utilizas 5 o 6 ingredientes en cada ocasión, será más probable que tus combinaciones sean diferentes y por lo tanto no te aburras con facilidad.

Si incorporas alimentos que aporten un equilibrio apropiado entre ácido, salado, dulce y picante, tu comida será mucho más agradable

  • La ensalada como plato principal: Aunque es una guarnición perfecta para otros alimentos, también pueden constituir un plato único. En este caso recuerda incluir algún ingrediente con un buen aporte proteico, por ejemplo, legumbres, tofu, semillas… conseguirás una ensalada mucho más saciante y completa.
  • No te pases con el aliño: A pesar de ser la clave para conseguir un plato sabroso, también es donde se acumulan más calorías y pueden convertir un plato, de primeras, bajo en calorías en algo completamente opuesto. Puedes usar zumo de naranja o limón para aumentar el volumen de tu aliño sin necesidad de recurrir al aceite. Usa grasas de calidad, recuerda que los frutos secos, el aguacate o las aceitunas son muy saludables, pero todos a la vez en una misma ensalada puede que no sean lo más adecuado para mantener la línea.
  • Las verduras cocinadas aportan frescura en tu ensalada: Utilizar verduras ligeramente cocinadas al vapor, a la plancha o al horno aportarán novedad y temperatura en tu plato.

Autores: Iván Iglesias, Experto universitario en Nutrición y Dietética  y Estela Nieto, Psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer 
Bio Eco Actual Agosto 2020

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here