La emisión de gases de efecto invernadero (causantes del cambio climático) y la contaminación por plásticos, se han situado en los últimos años en las primeras posiciones de la lista de problemas ambientales a escala global, de ahí que los cultivos ecológicos se vuelven cada vez más imprescindibles.

la importancia de los cultivos ecológicos

La incorrecta gestión de la tierra y otros problemas derivados de la agricultura intensiva podrían muy bien ocupar la tercera posición en este lamentable podio.

Deforestación, uso masivo e indiscriminado de productos químicos de síntesis como insecticidas y herbicidas, contaminación y sobreexplotación del agua, productos transgénicos, monocultivos y pérdida de biodiversidad… Estos son algunos de los motivos por los que la agricultura intensiva o convencional se merece por lo menos esa medalla de bronce.

Producción y recuperación natural

La deforestación de amplias zonas de la cuenca amazónica para la implantación de pastos para ganado vacuno y cultivos como la soja o las palmeras de aceite son un ejemplo de este tipo de impactos, sobre todo porque la productividad agrícola de estas tierras es muy bajo y su recuperación natural muy difícil.

En este sentido, una investigación liderada por expertos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), publicada en otoño de 2018 en la revista Nature Sustainability, reconocía que existen pocos estudios que muestren de forma integrada los beneficios y costes ambientales de la agricultura que denominan de alto rendimiento (convencional o industrializada).

En algunos casos, conseguir producciones agrícolas elevadas -en relación a la superficie de tierra ocupada- puede ser beneficioso para el conjunto del medio ambiente pero, como indica esta investigación, se deben tener también en cuenta otros factores como la necesidad de grandes cantidades de agroquímicos y agua para hacer viables estos cultivos que teóricamente pretenden acabar con el hambre en el mundo.

Aumento de la agricultura ecológica

Uno de los escasos elementos para la esperanza es el creciente aumento de la agricultura ecológica y la agricultura integrada; además de abrirse la oportunidad para una correcta utilización de alternativas como la agricultura hidropónica.

La agricultura ecológica lleva a cabo prácticas de gestión que mantienen e incrementan la fertilidad del suelo a largo plazo y evitan la propagación de plagas y enfermedades

FAO y agricultura ecológica

La página en internet del grupo de trabajo sobre agricultura ecológica de la FAO recuerda que la agricultura ecológica es «un sistema que comienza por tomar en cuenta las posibles repercusiones ambientales y sociales eliminando la utilización de insumos, como fertilizantes y plaguicidas sintéticos, medicamentos veterinarios, semillas y especies modificadas genéticamente, conservadores, aditivos e irradiación”. En vez de todo esto se llevan a cabo prácticas de gestión específicas para el sitio de que se trate, que “mantienen e incrementan la fertilidad del suelo a largo plazo y evitan la propagación de plagas y enfermedades”, indica este grupo de trabajo de la FAO.

La visión actual de la FAO que se expone en este texto supone un avance importante respecto a la posición adoptada por este organismo de Naciones Unidas sobre agricultura ecológica y medio ambiente en cumbre de su comité de Agricultura celebrado en Roma en enero de 1999, cuando por primera vez se abordó este debate.

Hace dos décadas la FAO admitía los objetivos ambientales de la agricultura ecológica pero, inmediatamente después, advertía: «No obstante, la agricultura orgánica puede tener efectos negativos y no es el único método para asegurar un sistema de cultivo sostenible».  En este documento se podía leer entre líneas una defensa de la denominada agricultura integrada, un modelo que propone la producción racional y sostenible de alimentos, minimizando el impacto en el medio ambiente y potenciando métodos para la producción de alimentos libres de residuos tóxicos, aunque permitiendo el uso de riego, fertilizantes y productos químicos que sus promotores consideran imprescindibles para ayudar a controlar la aparición de plagas y enfermedades en los vegetales.

Cultivos hidropónicos: una alternativa diferente

La hidroponía o cultivo de plantas en el que se suministra a las raíces disoluciones nutritivas de minerales (en vez de hacerlo a través del suelo agrícola) es otra fórmula de conseguir vegetales (alimentos o plantas ornamentales, por ejemplo) con un impacto reducido sobre el medio ambiente, siempre que su desarrollo sea cuidadoso y se eviten los problemas de la producción industrializada.

cultivos hidropónicos

El manual técnico ‘La huerta hidropónica popular’ publicado por la oficina regional de la FAO para América Latina y el Caribe destaca que la hidroponía o «cultivo sin tierra» es una alternativa óptima para la producción de alimentos y la mejora de la calidad de vida «con reducido consumo de agua, aprovechando en muchas ocasiones elementos desechados, que de no ser utilizados causarían contaminación.  Además, en zonas como las referidas en este manual, la hidroponía es una «opción imaginativa en la lucha contra la pobreza».

La diferencia es especialmente destacada en el caso de cultivos convencionales que requieren desforestar grandes extensiones para obtener nuevas tierras fértiles

En el mismo sentido, otros estudios recuerdan que los cultivos o jardines hidropónicos ofrecen una forma de agricultura con un consumo de agua relativamente bajo -en parte debido a que se utilizan sustratos que permiten una alta retención de humedad- y con un impacto ambiental muy reducido. La diferencia es especialmente destacada en el caso de cultivos convencionales que requieren desforestar grandes extensiones para obtener nuevas tierras fértiles.

En este caso, y ante la creciente aparición de grandes cultivos hidropónicos que repiten los errores de la agricultura convencional (industrializada), la alternativa más respetuosa con el medio ambiente es la hidroponía orgánica o ecológica. En esta alternativa de producción, los cultivos se consiguen con nutriente de fuentes no sintéticas y con sistemas de control de plagas a base de sustancias elaboradas con productos naturales. «Este método es más elaborado y más costoso que la hidroponía normal, sin embargo, es más saludable y más atractivo para los consumidores», explica en su página especializada AADAA Agricultura Técnica Avanzada.

Más información:

Autor: Joaquim Elcacho, Periodista especializado en Medio Ambiente y Ciencia

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Octubre 2020

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí