El cuerpo humano es sensible y debe cuidarse mucho para que funcione lo mejor posible. Por ello, detoxificar el cuerpo, aunque sea de vez en cuando, es imprescindible para la salud.

Detoxificar el cuerpo es imprescindible para la salud

Detoxificar el cuerpo

Al igual que la tierra, el ser humano también tiene cuatro estructuras: sólida, líquida, gaseosa y electromagnética. La parte sólida hace referencia a lo que nos da estructura, función y vida (las proteínas, las grasas, los minerales…). La parte líquida la compone la sangre, la linfa y todos los líquidos que están dentro y fuera de la célula. La parte gaseosa, el oxígeno, que se oxida dentro de la célula para producir ATP (Adenosín Trifosfato), molécula esencial ya que interviene en  muchos procesos vitales como la contracción muscular, las secreciones y conducciones de fluidos, etc… Por último está la parte electromagnética que tiene que ver con los impulsos nerviosos. La electricidad de las neuronas produce liberación de hormonas como la dopamina, la serotonina o la oxitocina, entre muchas otras.

Toxinas

Como decimos siempre en esta sección, además de contemplar a la persona en su totalidad hay que contemplarla en su entorno y medioambiente. Entre el entorno y nosotros hay un constante fluir de sustancias, muchas de ellas son tóxicas. Y aunque procuremos llevar un estilo de vida saludable, es inevitable que nuestro cuerpo acumule toxinas.  El propio cuerpo las genera de forma natural al degradar los alimentos, al eliminar los deshechos fisiológicos o incluso al acumular sustancias corporales normales, pero que en exceso, se convierten en toxinas. Éstas serían las toxinas orgánicas corporales.

Entre el entorno y nosotros hay un constante fluir de sustancias, muchas de ellas son tóxicas

Además, tenemos otro tipo de toxinas generadas por las emociones, las denominadas “emotoxinas”, que generan sustancias en nuestro organismo que pueden dañar tanto la estructura como la función del cuerpo.

Depuración natural del cuerpo

Para evitar la acumulación de toxinas, el cuerpo dispone de unos órganos o sistemas encargados de drenar, depurar y eliminar. Se trata de los emuntorios. Los principales son hígado y riñones, que son los externos porque sacan las toxinas del  interior del cuerpo al exterior. Los emuntorios internos sacan las toxinas del medio extracelular a estos emuntorios externos. Se trata del sistema linfático, el sistema venoso y el que recientemente han denominado nuevo órgano, el intersticio, ya conocido como mesénquima.

Existen además los emuntorios accesorios, que son la piel y las mucosas, otros específicos (el pulmón y el intestino) y otros secundarios (los ojos, los oídos y el aparato genital femenino.

Para evitar la acumulación de toxinas, el cuerpo dispone de unos órganos o sistemas encargados de drenar, depurar y eliminar

Pero al igual que en una casa,  es necesario de vez en cuando hacer una limpieza más profunda y llevar a cabo una detoxificación, al menos, dos veces al año (primavera y otoño).

Autora: Marta Gandarillas, Periodista especializada en Salud Natural, Titulada superior en Naturopatía y Terapeuta de Jin Shin Jyutsu

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Noviembre 2020

2 Comentarios

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here