Si buscamos los organismos vivos más capaces de adaptarse al cambio, esos son los hongos. Se estima que en la naturaleza existen diez millones de especies, de las cuales solo se han descrito formalmente cien mil y solo se conocen algunas de las propiedades de unos cientos.

Los hongos: un laboratorio medicinal enterrado bajo tierra
123rf Limited©luchschen

¿Qué son los hongos en realidad?

No son ni animales ni plantas, pero tienen características comunes de ambos reinos y ya se sabe que plantas y árboles, no solo no podrían subsistir sin ellos, sino que incluso se sospecha que también alargan su vida. Los que conocemos como setas u hongos, son en realidad la parte floral de un organismo mucho más grande que casi siempre vive bajo tierra y del que, a pesar de las múltiples investigaciones que se vienen haciendo, aún se desconoce mucho.

La importancia de los hongos

El verdadero hongo se denomina micelio y está formado por una fina y densa red de hilillos (denominados hifas) que se encuentran bajo tierra, que pueden llegar a ocupar extensiones gigantescas y que fructifican dando lugar a las setas que vemos cerca de los árboles y plantas. Algunos de estos micelios viven en simbiosis (es decir en colaboración) con plantas y árboles: ellos aportan minerales que extraen del suelo y otras sustancias y, a cambio, las plantas comparten azúcares y otros compuestos orgánicos que los hongos no son capaces de sintetizar por sí solos.

Los que conocemos como setas u hongos, son en realidad la parte floral de un organismo mucho más grande

La micología

El primero en observar las micorrizas y bautizarlas con este nombre fue el botánico alemán Albert Bernhard Frank, en 1885, son los estudios de la micóloga Bárbara Mosse en Inglaterra los que dieron a conocer a mediados del siglo XX, la importancia de los micelios para el 95% de las plantas y árboles. Cuando un hongo se une a las raíces forma un órgano nuevo llamado micorriza, que aumenta la capacidad del árbol de absorber minerales, nutrientes y agua, y le aporta antibióticos naturales que lo protegen de otros hongos dañinos, bacterias e insectos que atacan las raíces. Los últimos estudios han descubierto que al micorrizar, los hongos incluso pasan hormonas de crecimiento a los árboles que no podrían sobrevivir entre otras plantas de mayor velocidad de crecimiento.

Hifas da Terra, empresa biotecnológica gallega, ha conseguido reproducir artificialmente micelios de cada tipo de hongo. Es tan potente el poder de los hongos que incluso han trabajado en la reparación de suelos y ecosistemas contaminados por hidrocarburos, metales pesados, incendios o explotación minera.

Autora: Marta Gandarillas, Periodista especializada en Salud Natural, Titulada superior en Naturopatía y Terapeuta de Jin Shin Jyutsu

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Mayo 2021

2 Comentarios

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here