Se le llaman edulcorantes a las sustancias, naturales o artificiales que sirven para dotar de sabor dulce a un alimento o producto. Dentro de los edulcorantes encontramos los que tienen azúcares y por tanto cierto valor calórico, como el azúcar, la fructosa, la melaza o la miel por mencionar algunos, y los de bajo o nulo valor calórico, que son a los que nos referimos normalmente cuando hablamos de edulcorantes y que se utilizan como sustitutos del azúcar.

Qué son y cómo se usan los edulcorantes
123rf Limited©photosiber. Sorbitol

El origen de los edulcorantes

En ambos grupos podemos encontrar sustancias edulcorantes naturales y artificiales, aunque éstas últimas predominan entre los de bajo o nulo valor calórico. Esta categoría de sustancias alimentarias está muy desarrollada y su legislación es estricta para controlar la seguridad en diferentes contextos de uso.

El boom de estas sustancias, ya sean azúcares añadidos o edulcorantes bajos en calorías o sin calorías, se remonta especialmente a la revolución industrial y a la aparición de los primeros procesados. La industria vio claramente que los consumidores preferían lo dulce y que unos cereales con azúcar se vendían mucho mejor que sin. Es por ello que se inició el desarrollo de sustancias capaces de endulzar nuestras comidas dando lugar a una situación como la actual en la que hay gran cantidad de edulcorantes de todo tipo, con diferentes intensidades y usos permitidos en alimentación. El primer edulcorante artificial sin calorías que se comercializó fue la sacarina o E 954.

Normativa europea sobre el uso de los edulcorantes

La Comisión Europea ha desarrollado desde hace años una normativa muy estricta sobre los usos permitidos de los edulcorantes, teniendo todo ello publicado en una base de datos abierta que resulta de gran utilidad para poder consultar sobre este tema. En Europa, es la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) la que desempeña tres actividades principales sobre la evaluación del riesgo de los edulcorantes:

  • Evaluar la seguridad de los nuevos edulcorantes antes de que pueda autorizarse su uso en la Unión Europea (UE).
  • Reevaluar todos los edulcorantes ya autorizados para su uso en la UE antes del 20 de enero del 2009.
  • Responder a las solicitudes de la Comisión Europea de analizar determinados edulcorantes a la luz de la nueva información científica o de nuevas condiciones de uso.

La EFSA establece una ingesta diaria admisible (IDA) para cada edulcorante, que es la cantidad de una sustancia que las personas pueden consumir a diario durante toda su vida, sin ningún riesgo apreciable para la salud. Las IDA se expresan generalmente en mg por kg de peso corporal al día.  Al reevaluar edulcorantes previamente autorizados, la EFSA puede confirmar, modificar o incluso retirar una IDA existente tras la valoración de toda la información científica disponible.

¿De qué edulcorantes dispone la industria?

Los edulcorantes naturales con valor calórico normal debido a sus azúcares son, por ejemplo, miel, melaza, fructosa, glucosa y jarabes de glucosa y otros alimentos como los dátiles, el plátano maduro o, en el contexto de las harinas, la harina de algarroba. Estos son utilizados en la industria alimentaria en productos convencionales que no son “lights” o “zero”. Los azúcares tienen 4 calorías por gramo y estos alimentos aportan un valor calórico que será el resultado de su composición nutricional total, no solo en azúcares sino en otros componentes que puedan tener.

El primer edulcorante artificial sin calorías que se comercializó fue la sacarina o E 954

Sin embargo, en los productos en los que sí se quiere reducir el contenido de azúcares, lo habitual es el uso de edulcorantes con bajo valor calórico y sin calorías. Entre ellos se encuentran dos grupos principales, los intensivos y los que no los son, como es el caso de los polioles o polialcoholes.

Los edulcorantes intensivos

Son aquellos con más poder endulzante, en este grupo se encuentra el acesulfamo K o E950, el aspartamo o E 951, el ácido ciclámico y el ciclamato de sodio y calcio o E 952, la sacarina y sus sales de sodio, potasio y calcio o E 954, la sucralosa o E 955, la neohesperidina DC o E 959, el neotamo o E 961, la sal de aspartamo y acesulfamo o E 962, y advantame o E 969 así como el glucósido de esteviol E960. Son edulcorantes capaces de endulzar entre 30 y 2.500 veces más que el azúcar sin aportación de calorías y de ellos la sucralosa es el único edulcorante artificial derivado del azúcar.

Los polioles no son edulcorantes intensivos

No tienen tanto poder dulce como los anteriores, pero son de gran utilidad en la industria alimentaria pues no alteran los sabores de los alimentos a los que se les añade. Estos son el sorbitol o E 420, el manitol o E 421, el isomalt o E 953, el maltitol o E 965, el lactitol o E 966, el xylitol o E 967 y el eritritol o E 968. De todos ellos el único que no tiene valor calórico es el eritritol, el resto añaden 2,4 calorías por gramo de edulcorante añadido.

Es más que probable que algunos usos de algunas sustancias se revisen de nuevo por parte de la EFSA en el futuro y a la vista de la evidencia científica

Todos los edulcorantes los encontramos mencionados en la lista de ingredientes con su nombre o con su número E y siempre precedidos de la palabra “edulcorante”, de manera que es fácil identificarlos. Y como hemos visto, los edulcorantes usados en la Unión Europea son seguros a las dosis autorizadas, aunque de todos modos conviene no perder de vista ciertos datos que aportan algunos estudios sobre la asociación entre el consumo de edulcorantes y la obesidad o las alteraciones en la microbiota intestinal. Es más que probable que algunos usos de algunas sustancias se revisen de nuevo por parte de la EFSA en el futuro y a la vista de la evidencia científica. Por eso, lo más aconsejable sería utilizar lo justo y necesario sin excesos y procurando utilizar los alimentos naturales dulces, como la miel, los dátiles, el plátano maduro, la harina de algarroba u otros, para edulcorar nuestras comidas.

  • Nota: este artículo está dirigido al consumidor y es meramente informativo y no exhaustivo debido a la extensión limitada del mismo.

AutorasNúria Arranz, Ingeniera técnica industrial, Tecnóloga de alimentos y Laura I. Arranz, Farmacéutica – Nutricionista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Junio 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here