Los dos espacios domésticos más habituales para almacenar la comida son la nevera y la alacena.

Qué puedo y qué no puedo almacenar en mi alacena cuando llega el calor
123rf Limited©Olga Yastremska

Cómo almacenar los alimentos en épocas de calor

En la nevera guardamos todos aquellos alimentos perecederos que a temperatura ambiente pueden estropearse con rapidez. Pero harinas, cereales, algunos granos o las legumbres secas que no necesitan frío suelen quedar fuera y son los que conservamos generalmente en un armario o alacena.

Con la llegada del calor, las condiciones ambientales de temperatura y humedad se ven alteradas y esto puede afectar a nuestros alimentos.

Patatas, cebollas y ajos

Las patatas, cebollas y ajos deben almacenarse en un lugar fresco, seco y oscuro, preferiblemente fuera de la nevera, para que su fuerte olor no contamine el resto de alimentos. Lo mejor en verano es no almacenar grandes cantidades de ellos para que no se estropeen, germinen o se pudran.

Harinas

En cuanto a las harinas, es frecuente encontrar una advertencia que indica almacenar en un lugar fresco y seco. Esto se refiere a temperaturas inferiores a 20˚C y una humedad que no supere el 80%. Cuando esto sucede es posible que las harinas se enrancien, sobre todo las integrales y las molidas a piedra, ya que conservan el salvado y el germen donde se acumulan los ácidos grasos que son susceptibles a este deterioro. Durante estos periodos de temperatura más elevada se pueden almacenar en la nevera, siempre en envases cerrados herméticamente.

Granos, semillas y legumbres

Si lo que queremos guardar son granos, semillas o legumbres, puede suceder lo mismo que con las harinas. Pero además pueden aparecer, con el calor, plagas de pequeños insectos como los gorgojos, que pueden venir dentro del mismo grano o, si proliferan, contaminar productos próximos. Almacenar estos alimentos en recipientes de cristal cerrados herméticamente nos permitirá que estos visitantes no pasen de un alimento a otro y podamos identificarlos con facilidad.

Con la llegada del calor, las condiciones ambientales de temperatura y humedad se ven alteradas y esto puede afectar a nuestros alimentos

Al igual que las harinas, si hemos llegado al verano con más cantidad de la que vayamos a consumir de estos alimentos, podremos mantenerlos en la nevera o incluso congelarlos. Este proceso ralentiza la oxidación y previene de la proliferación de pequeños bichitos.

La alacena es el lugar perfecto para almacenar conservas, aceites (siempre que sea un lugar oscuro) o enlatados. Los frutos secos, harinas, granos, semillas y legumbres siempre deben estar bien identificados y conservados en recipientes herméticos de vidrio.

Autores: Iván Iglesias, Chef y profesor de cocina vegana y Estela Nieto, psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Junio 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here