Los residuos químicos hallados en los alimentos crean una tensión general en la coexistencia de la agricultura convencional y la agricultura ecológica. Es el caso del ácido fosfónico (H3PO3), uno de los ingredientes más habituales de los fertilizantes, fitosanitarios y pesticidas químicos, que se encuentra con mayor frecuencia en los cultivos ecológicos. Esto lleva a la pregunta que da pie a la confusión: ¿Cómo es posible encontrar este tipo de sustancias químicas en los campos ecológicos?

La deriva de químicos en los cultivos ecológicos: el caso del ácido fosfónico
23rf Limited©pancaketom

Aún se encuentran restos de ácido fosfónico en los campos ecológicos actuales

La respuesta es compleja. Hasta hace pocos años, la Unión Europea permitía añadir fosfatos a los productos catalogados como ‘fortalecedores de plantas’. En algunos países, incluso, estas substancias se podían utilizar en la agricultura ecológica. Sin embargo, estas prácticas fueron vetadas en 2013, cuando los fosfatos inorgánicos fueron identificados como pesticidas. Se añadieron, además, de forma preventiva a la ley de alimentación infantil como posibles amenazas para la salud de los bebés. Aunque, a diferencia de otros químicos como el glifosato, el ácido fosfónico no se suele considerar como una amenaza contra la salud humana de manera fundamentada.

A pesar del veto, hoy se siguen encontrando restos de ácido fosfónico en los campos ecológicos. Esto se debe a que el ácido fosfónico se acumula en los cultivos perennes, en las raíces de las plantas y los bosques, de tal manera que perdura en ellos, al menos, siete años después de haberse reconvertido hacia prácticas agrarias ecológicas. Y no solo esto. Teorías recientes apuntan que su presencia en las tierras podría deberse al uso de algunos fitosanitarios aptos para la agricultura ecológica que contienen esta sustancia sin declararla en su lista de ingredientes o a la formación natural de ácido fosfónico bajo ciertas condiciones climáticas.

Niveles químicos “no cuantificables”

El pasado otoño, una encuesta de la Asociación Europea de Procesadores y Comercializadores, OPTA y del Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica, FiBL, ilustró las dimensiones de la problemática: de entre casi 4.000 análisis de residuos de la industria ecológica se encontraron restos de ácido fosfónico en la mitad de los alimentos analizados. Sin embargo, los hallazgos no fueron suficientes para proceder a la descertificación de los productos.

De hecho, los restos hallados se consideran inmensurables, por lo que los productos cumplen con las expectativas de calidad ecológica. Así lo demuestra el último informe de EFSA, La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, publicado en 2020, que apunta que el 85% de los productos ecológicos no muestran sustancias químicas cuantificables, frente al 56% de los cultivos convencionales analizados.

Entonces, ¿por qué esta situación genera tanta incertidumbre entre operadores y certificadoras?

“La carga de las sustancias ampliamente utilizadas en la agricultura convencional presiona sobre lo ecológico y no es justo. Esto tiene que acabar”, explica a Bio Eco Actual el representante de OPTA Europa, Bavo van den Idsert. Y es que la organización ve en la deriva de sustancias químicas procedentes de la agricultura convencional un riesgo para el objetivo de aumentar la producción ecológica hasta el 25% del suelo en 2030, marcado por la Unión Europea, especialmente para la estrategia “Farm to Fork” (De la Granja a la Mesa).

123rf Limited©Leonid Eremeychuk

Para lograr esta meta, indica OPTA, la tierra de cultivo ecológica debería de aumentar un 10% cada año, lo que supondrá la conversión de gran parte de los agricultores hoy convencionales a la agricultura ecológica. Sin embargo, debido al uso habitual del químico y teniendo en cuenta su larga permanencia en el suelo y las raíces, probablemente para entonces un gran número de agricultores seguirán encontrando rastros químicos en sus cultivos, aunque cada vez en menor cantidad.

El objetivo es crear un programa progresivo para reducir la presencia del ácido fosfónico en los cultivos a partir de 2023

La transición ecológica, clave

Son diversas las organizaciones del sector que han empezado ya a tomar medidas para acabar con la presencia de esta sustancia en los cultivos ecológicos. No obstante, se trata de líneas de acción a nivel nacional, tomadas de manera independiente y de forma heterogénea a nivel europeo.

Puesto que se trata de una problemática global, es necesaria una respuesta conjunta. Por ello, recientemente, OPTA ha creado un grupo de trabajo para impulsar una acción armonizada entre los estados y las autoridades europeas. El objetivo es crear un programa progresivo para reducir la presencia del ácido fosfónico en los cultivos a partir de 2023, tomando como referencia el precedente exitoso del clorato, una sustancia química que también generó controversia en el sector.

Lo ecológico no podrá lograr una ausencia total de residuos tóxicos mientras los plaguicidas se sigan utilizando en los cultivos convencionales

“Creemos que el enfoque de la hoja de ruta es técnicamente posible, pero se necesita a todo el sector alimentario para resolver el problema, con un enfoque sistemático basado en la recopilación de ambos lados”, defiende Bavo Van den Idsert. Por lo que la organización considera necesario involucrar en el plan de acción, también a los principales actores de la industria alimentaria y agrícola convencional.

En este sentido, el objetivo de la UE de reducir los pesticidas químicos al 50% en 2030 es fundamental. No solo para reducir el impacto de la agricultura convencional sobre el medio ambiente y la salud humana, sino también para evitar que las sustancias químicas y tóxicas deriven hacia los cultivos ecológicos.

“El sector ecológico no puede permanecer libre de residuos en un mundo contaminado”, indica el representante de OPTA. “El ácido fosfónico podría ser un buen ejemplo para mostrar cómo los sectores convencional y ecológico pueden cooperar juntos para reducir la presión de los productos químicos en los alimentos”, añade.

Pues lo ecológico no podrá lograr una ausencia total de residuos tóxicos mientras los plaguicidas se sigan utilizando en los cultivos convencionales.

Autora: Ariadna Coma, Periodista

Considere hacerse miembro de OPTAOrganic Processing and Trade Association.

OPTA

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Julio 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here