Los tranquilizantes naturales pueden ser de gran ayuda para sobrellevar el constante trajín de la vida diaria que hace que muchas veces nos sintamos sobrepasados, poniendo a prueba nuestra capacidad de adaptación para acomodarnos a las circunstancias cambiantes.

Tranquilizantes naturales para adaptarnos a los cambios
123rf Limited©Antonio Guillem

¿Cuáles son estos tranquilizantes naturales?

La fitoterapia y la aromaterapia pueden ayudarnos a redireccionar nuestro camino hacia el bienestar.

Los extractos de planta fresca, obtenidos por maceración directa de la planta en su estado de máxima vitalidad, poseen efectos profundos sobre la salud de las personas. Este tipo de extracción parte de la concepción de que la planta es un “todo coherente”, donde todos sus principios activos tienen un sentido y una función. Para su extracción se utiliza siempre la planta, la raíz, la semilla, el fruto o la yema en su forma fresca, a fin de obtener todos sus compuestos activos, además de su jugo, savia y fluidos que la integran.

Los extractos así obtenidos tienen propiedades únicas y actúan sumando efectos beneficiosos para alcanzar un objetivo común, potenciar la salud de un modo integral y estimular nuestra fisiología de una forma más completa.

Avena, lúpulo, pasiflora y raíz de valeriana

La avena tonifica el sistema nervioso y ayuda a sobrellevar los síntomas del estrés mental, combate la inquietud y potencia las habilidades cognitivas y el desempeño de éstas en situaciones estresantes. Además, interactúa específicamente con las estructuras cerebrales y neurotransmisores implicados en la cognición, la memoria y la motivación.

La combinación de estos extractos de plantas con aceites esenciales proporciona aún mayores efectos

El lúpulo, es una planta sedante, cuya actividad farmacológica se debe principalmente a sus resinas amargas, influyendo en la relajación y el bienestar. La pasiflora se ha utilizado para tratar la ansiedad y el insomnio desde tiempos inmemoriales. La valeriana actúa también a través de un mecanismo similar.

La combinación de estos extractos de plantas con aceites esenciales proporciona aún mayores efectos. Aceites como la Lavanda (Lavandula officinalis Mill.), el Naranjo dulce-cáscara (Citrus sinensis L) y la Manzanilla (Anthemis nobilis L), pueden también ayudarnos. Los efectos tranquilizantes del aceite esencial de la lavanda officinalis, unidos a los efectos tonificantes del sistema cardiovascular y equilibrantes del ritmo cardíaco de la esencia de la cáscara de naranjo dulce, y al efecto calmante y relajante del aceite esencial de la manzanilla romana, nos pueden ayudar a permanecer más tranquilos y a recuperar la distancia que necesitamos para adaptarnos mejor a los cambios.

Autora: Maribel Saíz Cayuela, Licenciada en Ciencias biológicas, PGD. Dietética y nutrición

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Julio 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here