Luchar contra el despilfarro alimentario es una tarea que nos atañe a todos cada día del año: tanto a los consumidores como a todos y cada uno de los eslabones de la cadena de producción.

¿Qué podemos hacer para luchar contra el despilfarro alimentario?
123rf Limited©daisydaisy

Según datos de la Comisión Europea, cada año se desaprovechan más de 1.300 millones de toneladas de alimentos en todo el mundo, lo que equivale a un tercio de la producción mundial. Un auténtico escándalo. En la Unión Europea se estima que entre un 30% y 50% de los alimentos comestibles se convierten en residuos en alguno de los eslabones de la cadena alimentaria hasta llegar al consumidor.

Los costes que este despilfarro suponen para la UE no son para nada despreciables: la producción y eliminación de los residuos alimentarios supone una emisión de 170 millones de toneladas de CO2, lo que equivale a 143.000 millones de euros (2012).

El despilfarro alimentario en España

España es el séptimo país que más comida desperdicia: 7,7 millones de toneladas al año. De toda la cadena alimentaria, en casa es donde se produce un mayor desperdicio: 25,5 millones de kilos a la semana. La proporción del desperdicio en los hogares es del 4,53% sobre el total de los alimentos comprados, siendo las frutas, las verduras y el pan fresco los alimentos más desechados, según el Informe del consumo de alimentación en España, elaborado por el MAPA.

Pérdida y despilfarro no son lo mismo

Las cifras son todavía más alarmantes si tenemos en cuenta que la FAO hace una distinción entre la pérdida y el despilfarro de alimentos, según el momento en el que se descartan los alimentos. La pérdida se produce por un funcionamiento ineficiente en algún punto de la cadena alimentaria, en cambio, el despilfarro se relaciona a los malos hábitos de consumo y compra.

El 4,53% de los alimentos que compramos en los hogares españoles acaban en la basura

Esto quiere decir que primero, se desechan alimentos en las explotaciones agrícolas por factores como el clima, y que luego se descartan otros productos en las tiendas porque no cumplen con unas normas estéticas. Algunas frutas, por ejemplo, podrían no llegar a los consumidores por no cumplir con un tamaño o color establecido.

El sector ecológico como motor de cambio

Tradicionalmente, el sector ecológico ha estado muy comprometido con la producción de alimentos de forma totalmente respetuosa con el medio ambiente y, por lo tanto, con un estilo de economía circular basada en evitar al máximo el despilfarro. Busca optimizar los recursos, materias, productos y servicios disponibles manteniendo su valor durante el mayor tiempo posible para reducir al máximo la generación de residuos. Además, los sistemas de producción ecológicos no son intensivos y se basan en los principios de desarrollo sostenible con el objetivo de evitar una sobreproducción que inevitablemente lleva a un mayor desperdicio de alimentos.

Algunas frutas podrían no llegar nunca a los consumidores por el simple hecho de no cumplir con una forma, tamaño o color establecido

Apps contra el despilfarro

La sociedad parece estar tomando consciencia de la realidad sobre el despilfarro alimentario, prueba de ello son las iniciativas surgidas recientemente.

Too Good To Go

En algunas ciudades de España, se han implementado aplicaciones móviles que trabajan para evitar el desperdicio alimentario. Es el caso de “Too Good To Go”, una App que bajo el lema #LaComidaNoSeTira, ya lleva unos años en funcionamiento.

Apps contra el despilfarro
123rf Limited©Gary Hider

Nació con el objetivo de lograr un cambio real y luchar contra el desperdicio alimentario en restaurantes y tiendas de alimentación, y ya cuentan con más de 8.400 establecimientos colaboradores y con casi 3 millones de usuarios en España. El usuario solo debe descargarse la app, abrir el mapa y ver qué establecimientos cercanos han puesto a la venta, a un precio muy reducido, comida sobrante, selecciona uno, paga y lo va a recoger.

Phenix

En esta misma línea se desarrolló la App “Phenix”. Esta aplicación ofrece dos servicios. Por un lado, salvar platos de comida en los establecimientos y por otro hacer donaciones a asociaciones y entidades benéficas.

Iniciativas europeas

A nivel europeo también se han puesto en marcha algunas iniciativas contra el despilfarro de alimentos, como Eco Waste 4 Food. Un proyecto cuyo objetivo es reducir las pérdidas hasta un 50% de la producción agrícola europea, y demostrar que los residuos de los alimentos pueden gestionarse para contribuir a una economía eficiente.

Apostar por un modelo de producción ecológico va estrechamente ligado a una apuesta para reducir y evitar el despilfarro alimentario

Por otro lado, la FAO, el FIDA y el PMA han puesto en marcha el proyecto Incorporación de iniciativas en reducción de las Pérdidas de Alimentos para pequeños agricultores en áreas deficitarias de alimentos. El proyecto pretende combatir las pérdidas de leguminosas y granos en las cadenas de valor, que pueden ocurrir durante la cosecha, procesamiento, trasporte o almacenamiento, a causa de una infraestructura inadecuada o falta de conocimiento o capacidad reguladora en las áreas de trabajo. Las actividades del proyecto incluyen tres países piloto (Burkina Faso, R.D.C. y Uganda).

¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros?

Todos y cada uno de nosotros somos responsables de los residuos que generamos a diario. Por eso, cualquier acción individual es esencial para combatir, entre todos, el despilfarro alimentario. Si bien es cierto que cada acción cuenta, debe existir un debate internacional en el que se concreten medidas para luchar contra el desperdicio alimentario y conseguir un reparto más justo y equitativo de la comida a nivel mundial.

Guía básica para luchar contra el despilfarro en nuestros hogares:

  • Hacer una compra responsable. Evitar compras innecesarias y priorizar los productos ecológicos.
  • Comprar a granel la cantidad exacta de comida que necesitamos.
  • Guardar la comida sobrante de forma adecuada.
  • Practicar la cocina de aprovechamiento con los alimentos sobrantes.
  • Compartir o donar los excedentes de comida.
  • Reciclar los restos de comida que desechemos.

Autora: Laura Lobo, Periodista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Julio 2021

2 Comentarios

  1. Opino que debemos ser conscientes de nuestra dieta, saber que vamos a consumir y tratar lo menos de desperdiciar la comida, muchas veces, cocinamos de mas o compramos comida y nos llenamos, lo primero que hacemos es tirarlo.

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here