Compro productos dietéticos desde hace más de cuarenta años, y productos ecológicos desde que comenzaron a ofrecerse. Primero con la etiqueta “bio”, siguiendo la corriente francesa, luego formalmente como “ecológicos” (el nombre eco, según se dijo, fue decidido con la intención de integrar productos de la agricultura biodinámica).

«El campo produce la fruta; la ciudad, la etiqueta». (Lanza del Vasto).

La “experiencia” de comprar productos ecológicos en un supermercado convencional
123rf Limited©Alberto Gonzalez Gimenez

Productos ecológicos certificados

Por mi trabajo apoyé la puesta en marcha de los avales ecológicos antes de su creación y he podido seguir los detalles de los cambios que se han producido durante estos años. Al principio era muy sencillo, porque todo estaba por hacer y existía muy poco donde elegir.

Los complementos dietéticos, por ejemplo, se limitaban al germen de trigo, la levadura de cerveza o de remolacha, el polen y la jalea real.

Conseguir según qué alimentos era una aventura –buscábamos directamente el productor– y las tiendas de herboristería y dietética eran todavía muy clásicas, más cerca del modelo alemán de las tiendas Reformhaus que de los actuales supermercados Bioläden (las tiendas que ofrecen producto fresco y ecológico).

Nuevos alimentos

La llegada de nuevos alimentos de gran éxito, como las leches vegetales (es un ejemplo), está siendo toda una invitación para que muchísimas personas cambien algunos hábitos de vida. Por eso no es de extrañar que hoy se diga que la alimentación impulsa un cambio en nuestro destino. Porque más allá de cualquier publicidad, las ventajas que ofrecen para la salud los alimentos cultivados sin pesticidas ni química de síntesis son tan evidentes que solo necesitan ser más conocidas.

El auge de los productos ecológicos

Cada vez son muchas más las personas que, al probar la calidad y las ventajas para el organismo de lo que comen, cambian su compra hacia lo ecológico sin que se tenga que insistir demasiado, sobre todo si los precios de la comida saludable y de la comida convencional se parecen cada vez más.

También los nuevos movimientos, como el veganismo y el activismo sobre el cambio climático (evitando todo tipo de envases), contribuyen al incremento de simpatizantes.

Eso mismo han ido observando las grandes cadenas de súper e hipermercados, sobre todo al ver las cifras de ventas. Si en América el creador de Microsoft ha invertido en la empresa “Beyond Foods” de hamburguesas vegetales y el dueño de Amazon compra “Whole Foods” (una gran cadena de tiendas orgánicas), es que la cosa va en serio.

Comprar en tiendas diversas

Pero España, el tercer país del mundo con mayor superficie ecológica cultivada y el primero de Europa (más de 2,3 millones de hectáreas) merece una presencia mucho mejor de los productos ecológicos en los supermercados convencionales. Hoy, si queremos tener una despensa equilibrada y buenos productos eco, hemos de recurrir por lo menos a seis o siete establecimientos, alguno lejos de casa. Incluso la compra online presenta limitaciones.

productos ecológicos
123rf Limited©wildstrawberry

En la península Ibérica se producen alimentos extraordinarios, pero suelen viajar por etapas hasta puntos de venta lejanos, como Frankfurt o Berlín. Además, aquí, las grandes cadenas y las tiendas convencionales no han solucionado la experiencia de compra ecológica. Parece como si no fuera con ellos, ni sientan que vale la pena. Y terminan por colocar unos productos como por compromiso, a veces cerca de los dietéticos y adelgazantes (no menos horrorosos).

El papel de los supermercados convencionales

La presencia de productos ecológicos en supermercados convencionales grandes o pequeños es realmente inquietante. En general se nos ofrecen interpretaciones que hace la industria alimentaria de los buenos productos ecológicos. El resultado es que ya se pueden comprar hamburguesas vegetales absolutamente espantosas, lo cual hace un muy mal favor a los buenos productos que conocemos. A veces los colocan cerca de productos más o menos alternativos –como la carne vegetal– que, incluso siendo buenos, no son ecológicos (aunque los ofrezcan al lado de los que sí lo son).

Ya se pueden comprar hamburguesas vegetales absolutamente espantosas, lo que hace un muy mal favor a los buenos productos que conocemos

Recordemos de paso otro problema en nuestra cesta ecológica: las grandes cadenas distribuidoras de alimentos son también responsables de las cosechas de fruta sin madurar en el árbol. ¡En vez de «fruta» debería llamarse «madera»!

El falso pan «con levadura madre»

El caso de los tomates sin sabor es bien conocido. ¿Y el del pan? Nunca han existido tantas panaderías, sin embargo, conocemos muy pocas que elaboren pan artesano de verdad, fermentado durante el tiempo necesario, exclusivamente con levadura madre y sin aditivos.

Es decir, según la ley actual, las panaderías de gasolinera y masas congeladas cumplen con una normativa nueva de 2019 de Calidad en Pan para los panes de masa madre. Pero esta nueva ley no prohíbe la levadura química ni el uso de aditivos en la propia masa madre, ni establece controles de calidad. Es una ley creada para legalizar un fraude alimentario que ya existía: poder llamar «con masa madre» a un pan elaborado realmente con levadura OGM (Organismos genéticamente modificados) y aditivos.

Una ley creada para legalizar un fraude alimentario que ya existía: poder decir que es «pan hecho con masa madre» a un pan elaborado realmente con levadura OGM y aditivos

Elegir

¿Y las tiendas? En cada barrio podemos encontrar hoy algunos comercios ecológicos, con producto ecológico fresco, que luchan por sobrevivir a la competencia de las grandes cadenas y la venta online. Los compradores las reconocemos enseguida.

¿Cómo lo consiguen? No tienen de todo, pero sí una excelente selección, con criterio y elección de entre las mejores marcas y productos artesanos. Además, junto con los alimentos también podemos encontrar, entre otros, productos para la casa, de higiene y cosmética natural.

Por eso podemos estar contentos de la imparable revolución en la comida, pero conviene estar bien alerta ante tanta cadena de tiendas poco ecológicas, con mucha madera, mucho marketing… y frutas que no saben nada. Es un buen momento para apoyar todos los avances, pero también de elegir lo ecológico de verdad.

¡Qué bueno que está el queso (lácteo o vegano) cuando no es una mercancía!

Autor: Jaume Rosselló, Editor especializado en salud y alimentación

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Julio 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here