El turismo de salud y bienestar ha ido creciendo exponencialmente en los últimos años y, según los informes de los expertos, no cabe duda de que la situación post-covid está mostrando un nuevo auge en el interés de la sociedad por la prevención y el cuidado de la salud y en este sentido, la talasoterapia se está haciendo más conocida.

Talasoterapia: el mar, auténtico spa natural
123rf Limited©jawwa

La talasoterapia en España

El turismo termal y de spa, de demostrado potencial en España, es clave en la recuperación turística, según refleja el informe «Turismo Post Covid» publicado por la Asociación Española de Expertos Científicos en Turismo (AECIT). Según dicho informe, «el turismo de salud volverá al crecimiento exponencial que venía experimentando, por un aumento de la conciencia pública en materia de salud y bienestar de la sociedad y por una mayor sensibilización a los objetivos de la Agenda 2030 de la Naciones Unidas».

Según los datos del Observatorio Nacional del Termalismo y desarrollo rural, España cuenta actualmente con 116 balnearios y 45 centros de talasoterapia, a los que hay que sumar los más de 1000 hoteles con Spa, según el informe Spafinder Wellness de 2019.

La talasoterapia en la antigüedad

La talasoterapia, el uso terapéutico del agua de mar y de todos los demás factores que la acompañan (clima marino, peloides (lodos), algas, plancton…), aunque se dio a conocer con ese término en 1865 por Joseph de La Bonnardiere, ya se empleaba en Egipto. En Grecia, Heródoto, en el año 484 a.C., recomendaba curas de sol y mar para la mayor parte de enfermedades; después Eurípides, Hipócrates… En Roma, Quintus Sammonicus empleaba el agua de mar en las afecciones articulares y posteriormente el médico árabe Avicena.

En Grecia, Heródoto, en el año 484 a.C., recomendaba curas de sol y mar para la mayor parte de enfermedades

Aunque ya en el siglo XVII, Floyer publica una tesis sobre los baños de mar y en el XVIII se publica el primer tratado médico al respecto, es en el siglo XIX cuando tiene lugar la época dorada de la talasoterapia y los tratamientos con agua de mar adquieren una entidad científica y gran difusión en países como Francia, Alemania, Holanda, España, etc.…  En 1866, el biólogo René Quinton muestra la similitud entre el plasma y el agua de mar y en 1899, el doctor Bagot crea en Roscoff, el primer centro de talasoterapia.

Beneficios de la talasoterapia

Además de sus indicaciones para enfermedades de tipo reumáticotraumatológico, dermatológico, la talasoterapia está muy indicada en enfermedades respiratorias (asma bronquial, bronquitis crónica…), metabólicas (obesidad, diabetes, celulitis…), para la fibromialgia, enfermedades cardiovasculares (mala circulación, edemas…), otorrinolaringológicas (sinusitis, rinitis…, patologías del SNC (Parkinson, insomnio, demencias, epilepsia, migrañas, estrés, astenia, decaimiento…)

Se han publicado multitud de trabajos científicos que siguen dotando a la talasoterapia de base científica y rigor basado en la evidencia

En las últimas décadas se han publicado multitud de trabajos científicos que siguen dotando a la talasoterapia de base científica y rigor basado en la evidencia.   Son especialmente destacables las aportaciones de Sukenik en cuanto al campo de la reumatología y dermatología, con numerosos ensayos clínicos aleatorizados de elevada calidad que demuestran la eficacia de la talasoterapia en patologías como la artritis reumatoide, artritis psoriásica, espondilitis anquilopoyética, la fibromialgia y otros procesos articulares no inflamatorios.

Autora: Marta Gandarillas, Periodista especializada en Salud Natural, Titulada superior en Naturopatía y Terapeuta de Jin Shin Jyutsu

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Agosto 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here