La listeriosis es una enfermedad de transmisión alimentaria poco frecuente, pero a tener muy en cuenta por su potencial letal.

Es causada por la bacteria Listeria monocytogenes y se caracteriza por síntomas tales como diarrea, fiebre, dolor de cabeza y muscular. Pero además de eso, se puede dar la forma invasiva de la enfermedad, que es más grave, sobre todo si afecta a determinados grupos de población de alto riesgo como embarazadas, recién nacidos y personas con las defensas debilitadas (enfermos crónicos, edad avanzada, o sometidas a determinados tratamientos médicos).

En estos casos, puede dar lugar a infecciones graves como septicemia, meningitis, encefalitis, o afectar a otras partes del cuerpo. Así, la listeriosis es una enfermedad poco frecuente, pero mortal en una proporción importante, llegando incluso al 30% de mortalidad.

listeriosis test

Listeria monocytogenes presenta una gran ubicuidad en la naturaleza, por lo que está ampliamente distribuida y puede encontrarse tanto en el suelo, en el agua, como en el tubo digestivo de animales.

A diferencia de otras bacterias, es muy resistente en ambientes salinos, soporta condiciones anaeróbicas como el vacío, se multiplica en un amplio rango de pH (4,4 a 9,4), puede multiplicarse cómodamente a temperaturas de refrigeración (2ºC a 4ºC) y es capaz de formar biofilms en diferentes superficies, haciéndola así más resistente a los procesos de limpieza y desinfección.

Las temperaturas de cocción superiores a 70ºC durante dos minutos sí que consiguen eliminar la bacteria. Por tanto, deberemos tener en cuenta conseguir estas temperaturas en el cocinado, incluso en el recalentamiento de los alimentos.

Los alimentos a los que más se asocia la listeriosis:

  • Crudos: leche cruda, quesos blandos o helados (elaborados con leche no pasteurizada), germinados, carnes y derivados no cocinados o loncheados (embutidos envasados), patés, frutas y verduras troceadas con antelación, verduras crudas sin limpiar ni desinfectar.
  • Embutidos curados.
  • Pescado ahumado.
  • Alimentos sobrantes conservados durante días en el refrigerador.
  • Alimentos listos para consumir, tanto de origen animal como vegetal.

Se transmite al ser humano al consumir los alimentos contaminados y por transmisión vertical, es decir, de la madre al feto a través de la placenta o ya en el parto.

También el parto de animales es un momento delicado, aunque poco frecuente donde se puede dar contaminación tanto al animal recién nacido como a las personas, veterinarios o ganaderos que están asistiendo al parto.

La contaminación puede darse en cualquier fase de la cadena alimentaria, desde el productor primario a la elaboración, transformación, transporte, venta y en los propios hogares del consumidor final.

El periodo de incubación de la infección es generalmente de 1 a 2 semanas, pero, puede llegar a ser más largo, hasta de 90 días, por lo que, a veces, se hace difícil identificar el alimento origen de la infección.

Por todo ello, es importante conocer cómo prevenirla en cada uno de los eslabones de la cadena alimentaria que nos afecta. La legislación establece unos límites máximos de Listeria monocytogenes permitidos en los alimentos, por tanto, los operadores de las industrias alimentarias deben tener un plan de muestreo periódico para comprobar que cumplen con los límites establecidos para garantizar la puesta en el mercado de alimentos seguros.

En caso de operadores que elaboran alimentos listos para el consumo, dentro de su plan de muestreo deberán además incluir las superficies de los equipos, utensilios y zonas de producción. Realizarán también estudios de vida útil para comprobar que los valores microbiológicos están dentro de los límites permitidos hasta su fecha de caducidad. Las autoridades sanitarias de las Comunidades Autónomas, llevan a cabo controles oficiales para comprobar que las empresas alimentarias cumplen con lo establecido legalmente.

seguridad alimentaria

Y como consumidores, ¿qué podemos hacer para evitarla?

Para evitar la listeriosis es muy importante:

  • Respetar las indicaciones de conservación y fecha de caducidad indicadas en el etiquetado.
  • Leer bien las condiciones de utilización y no consumir en crudo aquellos alimentos donde se indique expresamente que deben ser cocinados antes de su consumo.
  • Cocinar los alimentos y recalentar las sobras completamente (alcanzar temperaturas superiores a 70ºC durante 2 minutos) y de forma homogénea (evitar microondas o, si se utiliza, pararlo y remover el alimento para calentarlo en varias veces).
  • Evitar guardar sobras de ensaladas u otros que no podrán ser tratados térmicamente.
  • Lavar y desinfectar frutas y verduras que van a ser consumidas en crudo. Cortarlas en el momento de consumir, a ser posible.
  • Tener precaución de evitar contaminación cruzada de alimentos ya cocinados con superficies, utensilios, otros alimentos contaminados o incluso por el mismo manipulador.
  • Mantener limpieza y desinfección de utensilios, superficies y manos.
  • Separar los alimentos crudos de los cocinados.
  • Utilizar agua y materias primas seguras.
  • Los grupos de riesgo deben evitar comer alimentos asociados con la listeriosis.

Evitar las enfermedades de transmisión alimentaria es sin duda una tarea de todos los implicados en la cadena alimentaria, incluido el consumidor. Tanto la formación de los manipuladores de alimentos como la información a los consumidores, son medidas de prevención esenciales que nos ayudan a evitarlas.

*Nota: este artículo está dirigido al consumidor y es meramente informativo y no exhaustivo debido a la extensión limitada del mismo.

AutorasNúria Arranz, Ingeniera técnica industrial, Tecnóloga de alimentos y Laura I. Arranz, Farmacéutica – Nutricionista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Agosto 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here