Paloma Aguado es Directora de Marketing de BioGran, empresa española pionera y referente en el sector de la alimentación ecológica. Desde 2019, BioGran forma parte de Ecotone, el primer grupo de empresas de alimentación de Europa que cuenta con la certificación B Corp. Entre sus marcas se encuentra Abbot Kinney’s, con riquísimos yogures y helados veganos, que se incorporó a Ecotone hace tres años con el objetivo de hacer de las alternativas vegetales la nueva norma.

Paloma Aguado: “Una censura sobre las alternativas vegetales sería un enorme inconveniente para el futuro de nuestro planeta”
Paloma Aguado, Directora de Marketing de BioGran

¿Veremos nuevos lanzamientos este año en Abbot Kinney’s?

¡Claro que sí!  Ya desde su inicio, Abbot Kinney’s nació escuchando a los consumidores y observando tendencias del mercado. Es una marca muy dinámica e innovadora, cuya esencia «plant based» está en pleno auge. Por este motivo, y respondiendo a la demanda de los consumidores, Abbot Kinney’s acaba de lanzar su gama daily delight, una gama igualmente bio, 100% vegetal, apta para veganos y sin soja, para poder disfrutar cada día de su delicioso sabor.

¿Prevén un crecimiento continuo de la demanda de helados y yogures veganos?

Desde hace tiempo, percibimos que los productos de origen vegetal han llegado para quedarse, siendo cada vez más habituales en los supermercados. Las alternativas veganas y ecológicas a los lácteos, como los yogures o los helados, seguirán integrándose y ganarán espacio en nuestra dieta, ampliando su oferta a nuevos sabores y texturas, siempre con la calidad como norma. Creemos firmemente en un crecimiento continuo de estos productos. Ya no se trata sólo de una cuestión de salud, sino también de sabor y placer.

«Nuestra misión es cambiar la norma y hacer de los productos lácteos la alternativa»

¿Cuál es el perfil de cliente de Abbot Kinney’s?: ¿veganos comprometidos, entusiastas de lo vegetal, consumidores conscientes, personas que buscan alternativas saludables?

Nuestra misión es cambiar la norma y hacer que los productos lácteos sean la alternativa, aumentando la concienciación sobre los productos plant based entre un público más amplio. Nos centramos en un grupo de consumidores cada vez más numeroso que quiere llevar un estilo de vida más consciente (saludable, sostenible y/o ético), pero que no quiere renunciar al sabor.

La crueldad con los animales, la contaminación y la aceleración del clima global ya no son un sinónimo de «buen provecho». Afortunadamente, la gente es consciente de que cada producto que se produce, se consume y se tira, tiene un impacto en el planeta y su biodiversidad, así como en la salud personal. También hay muchos consumidores que buscan proactivamente alternativas alimentarias más sanas y naturales, cosa que se ha acelerado con el COVID-19.

¿Cuál es su opinión sobre la Enmienda 171 que proponía la Unión Europea? 

Para cumplir los objetivos de desarrollo sostenible, debemos tender a un estilo de vida plant based. La Enmienda 171 obstaculizaría la innovación y complicaría la comunicación con los (nuevos) consumidores. El hecho de que ya no esté sobre la mesa definitivamente ayuda a acelerar la transición hacia un sistema alimentario más sostenible, ya que da más libertad para desarrollar y abordar las necesidades de los consumidores.

«Para cumplir los objetivos de desarrollo sostenible, debemos tender a un estilo de vida plant based»

El éxito de la petición de Proveg demuestra que la voz de casi medio millón de consumidores no puede ser ignorada, y eso nos da energía y esperanza para el futuro. Demuestra que juntos podemos dar la vuelta a la norma. Es una gran victoria para el sector vegetal y el planeta en su conjunto, pero no es el final.

¿Cuál fue vuestra reacción ante el rechazo generalizado de la Enmienda 171?

La Enmienda no sólo suponía una grave censura para el sector vegetal, imponiendo restricciones a la denominación de los productos alternativos a los lácteos. También entraba en contradicción con diferentes proyectos europeos que promueven las dietas veganas y vegetarianas como parte de la estrategia de alimentación sostenible. Se ha demostrado que la UE entiende que una censura sobre las alternativas vegetales sería un enorme inconveniente para el futuro de nuestro planeta y para la consecución de los objetivos del Acuerdo de París para 2030.

Demuestra, también, que cada persona, como individuo, puede marcar la diferencia con su comportamiento y que todos debemos centrarnos en cómo podemos acelerar el cambio y facilitar a los consumidores la elección de opciones vegetales. Es, sin duda, un pequeño paso en la buena dirección. Sin embargo, la UE todavía no entiende del todo que es mejor dar la vuelta a la norma y hacer que los lácteos sean la alternativa, ya que términos como «leche» y «yogur» en los productos plant based siguen estando prohibidos. Esperemos que este sea el siguiente paso.

Autor: Enric Urrutia, Director

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Septiembre 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here