El explosivo crecimiento del sector alimentario vegetal está creando la mayor perturbación de la industria alimentaria en medio siglo. Las cifras solas son vertiginosas. Según un nuevo informe de Bloomberg Intelligence, el mercado mundial basado en plantas pasará de 30.000 millones de dólares en 2021 a 160.000 millones de dólares en 2030.

ntendiendo por qué se ataca repentinamente al sector alimentario vegetal (plant-based)
123rf Limited©unitysphere

El sector alimentario vegetal, clave en la ‘transición verde’

Pero la influencia y el alcance de la industria alimentaria vegetal va mucho más allá de la creación del mercado. La alimentación vegetal se encuentra en el corazón de las principales iniciativas de política alimentaria, como la EAT-Lancet Planetary Health Diet y la visión común de la alimentación sostenible de la FAO. El cambio hacia las proteínas vegetales también es una piedra angular de la «transición verde» que pide el Green Deal europeo.

Hasta hace poco, el «buy-in» de las soluciones vegetales a las crisis climáticas y sanitarias mundiales parecía tan completo que cuestionarlas era casi impensable. Pero, de repente, el sector alimentario vegetal, plant-based, está siendo atacado y algunas de las críticas más fuertes provienen del movimiento natural y ecológico.

El cambio hacia las proteínas vegetales también es una piedra angular de la «transición verde» que pide el Green Deal europeo

Joanna Blythman, defensora ecologista y activista contra la agricultura en fábrica, advierte «de un aumento justo de la evangelización de la alimentación vegetal». El ex editor ecologista y activista anti-GM (genéticamente modificados), Pat Thomas, afirma que «los intereses creados, los think tanks de propiedad multimillonaria y las grandes corporaciones se apropian del movimiento alimentario basado en plantas para «continuar secuestrando la agenda de la sostenibilidad». Más ampliamente, al sector de la alimentación natural le preocupa que surja una hegemonía vegetal, que priorice las ‘tecno-soluciones’ por encima de las formas de agricultura y de comer más tradicionales.

Siguiendo el dinero

Es en parte el ritmo con que se vierte dinero a la industria del sector alimentario vegetal lo que provoca preocupación. Pero la preocupación mayor es quien hace la inversión. Además de las empresas de capital privado, gran parte del dinero que entra al sector proviene de multinacionales de la industria alimentaria: Nestlé, Danone, McDonalds y Starbuck’s, Unilever y Cargill entre ellas.

Esto está cambiando firmemente la industria vegetal hacia la producción industrializada y las tecnologías escalables. Como dijo recientemente el editor del New Nutrition Journal, Julian Melletin: «Tengo la impresión de que si te dirigieras a personas de capital privado con un plan de negocios que dijera: «produciré un sustituto de la carne con muchos ingredientes, altamente procesado» te pondrían dinero … pero si dices «sencillamente haré una hamburguesa de plantas, frutos secos, semillas», hay mucho menos interés».

Halo de salud

Los críticos con esta tendencia advierten que lo que está pasando es una nueva inserción de la industria alimentaria ultraprocesada, con el término «basado en plantas» que confiere un halo de salud conveniente. Como explica el experto en política alimentaria Frédéric Leroy: «Los megalitos de la industria agrícola han intervenido, dándose cuenta de que el estilo de vida vegetal genera grandes márgenes de beneficio».

123rf Limited© momius

El doctor Robert Verkerk, de la Alliance for Natural Health International, advierte que si ‘Big Ag’ toma el control de la agenda plant-based, aprovechará la oportunidad de perpetuar el monocultivo intensivo y destructivo del medio ambiente. Argumenta que cómo comemos es tan importante como lo que comemos: «Deberíamos comer alimentos procedentes de sistemas agrícolas regenerativos, minimizar o evitar su procesamiento, comerlos frescos, fermentados de manera puntual, no crucificarlos con exceso de calor, que genera agentes cancerígenos».

Comida basura vegana

Joanna Blythman también cuestiona los argumentos de salud hechos para los alimentos de origen vegetal, si la mayoría son ultraprocesados. Argumenta que «la gran revolución vegana no hace nada para compensar el entorno «obesogénico» y que «la comida basura vegana es cada vez más común».

Mientras tanto, el Sustainable Food Trust (SFT) dice que el tema medioambiental de un cambio global a una dieta vegetal es «peligrosamente simplista» y afirma que en muchas partes de Europa hay ahora una «dependencia de proteínas importadas, que se producen a un alto costo ambiental».

¿Críticas justas?

La lista de agravios es larga. Pero, ¿todas estas críticas son justas y válidas? ¿No es, en parte, un intento de proteger prácticas que muchos científicos independientes del clima dicen que están acelerando el cambio climático? ¿Es ingenuo pensar que cambiar los sistemas alimentarios en la escala que habrá que cambiar se puede hacer sin la participación de las grandes empresas?

¿No es, en parte, un intento de proteger prácticas que muchos científicos independientes del clima dicen que están acelerando el cambio climático?

A principios de año Vegconomist planteó estas mismas preguntas a la comunidad vegana. Paula González Carracedo, fundadora y CEO de The Vegan Agency, con sede en Madrid, dijo a la revista que su opinión sobre el tema estaba «dividida entre el corazón y la cabeza». Así lo explicó: «La parte pragmática me dice que es una buena noticia que las mismas empresas responsables del declive del planeta y la muerte de tantos millones de animales estén dando pasos hacia el veganismo y un mundo mejor para todos». Cristina Rodrigo, de ProVeg International en España, argumentó que cambiar globalmente a sistemas alimentarios más sostenibles y resistentes sería «imposible sin pedir a las empresas y organizaciones que revisen y mejoren su enfoque». Añadió: «Debemos incorporar empresas como Nestlé y Unilever en este cambio, independientemente de su historia».

Alimento VS dieta

Finalmente, hay otro tema que rara vez recibe la atención que se merece: la diferencia importante entre una dieta a base de plantas y un alimento a base de plantas. Cuando Michael Pollan resumió los consejos de su libro Food Rules en «comer comida, no demasiada, sobre todo plantas», realmente hablaba de plantas, no de «sustancias comestibles como alimentos (favorecidas por) el complejo alimentario-industrial». Para subrayar el punto, a la regla alimentaria 19, Pollan escribe: «Si es una planta, comedla. Si está hecho en una planta, no lo haga». Esto también puede suponer una simplificación excesiva (y difícil de conseguir en el mundo real), pero es un mensaje de salud que no debemos ignorar.

Autor: Jim Manson, Periodista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Noviembre 2021

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí