¿Qué comen los animales que nos comemos?: cerdos y vacas de granja industrial. Hace solo sesenta años, la recogida de basura casera se hacía con carro, caballo y toque de trompeta. Eran básicamente restos de la cocina guardados en cubos –las bolsas de plástico no habían llegado–, que el basurero recogía para llevarlos, como alimento, a las granjas de cerdos.

Saber hoy qué comen los cerdos y vacas cuya carne llega a la mesa se ha puesto difícil. El uso de piensos de dudosa calidad ha ido de la mano de infinidad de productos químicos, entre los que destacan enzimas, hormonas de crecimiento y, sobre todo, antibióticos. ¿Se usan para mejorar las condiciones sanitarias? Esa es la excusa, porque la realidad está más cerca de las cifras de ganancia de los ganaderos: los antibióticos son un excelente factor de crecimiento.

¿Qué comerás de segundo? – Antibióticos
123rf Limited©nevodka

Cuando los antibióticos dejan de hacer efecto

En solo cinco años (1992-1997), la resistencia a los antimicrobianos en EEUU había aumentado ocho veces en las granjas avícolas, y las grandes empresas decidieron… suspender aquellos estudios. Sin embargo, en 2002 se comprobó que la resistencia había aumentado un 18% en solo un año, y que estaba directamente relacionada con el uso de antimicrobianos en los animales de granja. Se tenía que hacer algo.

Sin embargo, a pesar de que los científicos iban advirtiendo repetidamente en contra de ese «uso no terapéutico» de los antibióticos en la dieta animal, hasta 2004 no llegaron los esfuerzos de la ONU, la OMS, y la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal) para unir sus formidables recursos y evaluar toda la información disponible sobre las «emergentes enfermedades zoonóticas».

El resultado es discutible. Hay que tener en cuenta que, en 2015, el informe de la OMS sobre el consumo de carne roja procesada y cáncer no fue demasiado bien recibido en los medios de comunicación…

Sangre para hacer pienso

Ya en el 2003 la Unión Europea había prohibido comercializar todos los aditivos antibióticos en la comida para animales destinados al consumo humano. El uso veterinario del cloranfenicol se eliminó en 1994 (pero hoy encontraremos sus sustitutos en todas las granjas). La prohibición abarcaba productos comestibles, incluidos los piensos y las premezclas, y era el resultado de la presión de la opinión pública ante aquella situación insostenible. Recordemos que la crisis de las «vacas locas» (la encefalopatía espongiforme bovina), había comenzado en 1985. Es una enfermedad producida por la acumulación de una proteína anormal llamada «prión», que se acumula en el sistema nervioso, y es de nefastas consecuencias: destruye el cerebro y la médula espinal. ¿El origen? Baste decir que el uso de sangre de matadero para piensos (deshidratada o no) es todavía muy frecuente. Hasta 2018 no se prohibió su aprovechamiento en China.

La cría de animales encerrados en los entornos hostiles de las granjas industriales promueve el crecimiento y mutación de patógenos

Antibióticos como negocio

Las autorizaciones de antibióticos (modificados genéticamente o no) como aditivos promotores del crecimiento llegaría a su máximo en 1998, con 24 productos. Un año después, los animales de granja de la UE consumían el 35% del total de antibióticos utilizados.

Para justificar el empleo de tantos aditivos, entre ellos los antibióticos promotores de crecimiento, las empresas argumentan que «mejoran la eficacia de los procesos digestivos y metabólicos». Como decimos, la traducción es: «hay grandes mejoras en la ganancia de peso, con menos cantidad de alimento y en menos tiempo».

123rf Limited©vchalup

Vacas y monensina sódica

La monensina en vacuno y la salinomicina en cerdos están registrados como promotores de crecimiento en Europa. Y, a pesar de diversas modificaciones en los reglamentos –y tentativas de prohibirlos, de una u otra forma–, se siguen utilizando.

En los últimos años se están poniendo fechas para finalizar con este sistema de engorde, de manera que se prevé que antes de 2030, los alimentos que contengan principios activos de antiparasitarios no podrán comercializarse.

La relación entre pandemias y granjas industriales es cada vez más evidente

Y bien, entonces ¿qué comen nuestras vacas de carne, quietas en una fábrica? Pues pastos y subproductos de oleaginosas, cereales y subproductos de cereales, harina de pescado, melaza de caña, NNP (nitrógeno no proteico) y monensina sódica. A todo ello se le unen las vitaminas A, D3 y E. Y la realidad es que en las granjas se les siguen administrando antibióticos de todo tipo y, por descontado, en la comida.

La realidad es que la cría de animales encerrados en los entornos hostiles de las granjas industriales (superpoblación, estrés, gran suciedad, aire tóxico, iluminación deficiente) promueve el crecimiento y mutación de patógenos. Ya se han visto virus que combinan material genético de virus aviares, porcinos y humanos. Por ejemplo, se conocen seis de los ocho segmentos genéticos del virus de la gripe porcina. La relación entre pandemias y granjas industriales es cada vez más evidente.

Carne blanca de cerdo

La demanda de carne magra de cerdo, «la otra carne blanca», ha llevado a la industria porcina a criar una raza de cerdos que sufre no sólo de más problemas de extremidades y corazón, sino más nerviosismo, miedo, ansiedad y estrés. Son animales que tienen preocupada a la industria. No por su bienestar, sino porque estas condiciones afectan negativamente al sabor: los animales estresados producen más ácido, lo que en realidad acaba corroyendo el músculo del animal de la misma forma que el ácido del estómago humano ayuda a digerir la carne.

Lechones

En los dos primeros días de vida los lechones de granjas industriales padecen un sinfín de agresiones. Relacionado con la comida recibirán a menudo inyecciones de hierro debido a la probabilidad de que el crecimiento acelerado y los repetidos embarazos de la madre hayan causado deficiencias en la leche.

Autor: Jaume Rosselló, Editor especializado en salud y alimentación

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Noviembre 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here