Los caldos son uno de los mejores recursos de la cocina. Son el resultado de traspasar el sabor y nutrientes de los ingredientes al agua de cocción, para conseguir platos de gran complejidad nutritiva. Se aúnan la riqueza en vitaminas y minerales de las verduras con las proteínas y carbohidratos de las legumbres y los cereales, así como los elementos grasos del aceite vegetal.

¿Qué tipo de caldos hay?
123rfLimited©beats1. Caldo con zanahorias, cebollas y verduras frescas

¿Por qué son útiles los caldos?

Se pueden elaborar especialmente para un plato en concreto, o tenerlos preparados para poderlos añadir a guisos, sopas, potajes, salsas o arroces. En este caso se llaman fondos y se suelen elaborar sin sal, para que no tapen el sabor del guiso inicial.

Existen dos grandes familias de caldos y fondos, los de fondo blanco y los de fondo oscuro, tal como muestra su color. Los primeros son más ligeros y suaves, mientras que los segundos presentan, además del color, un sabor más penetrante.

Los caldos son económicos y versátiles en cuanto a coste y rendimiento. Y permiten reciclar algunas hortalizas que se mantienen en buen estado, aunque hayan perdido su tersura.

Caldos de fondo blanco

En ocasiones se denominan caldos base, porque sus ingredientes sólo están hervidos en agua. Son nutritivos y depurativos, porque hidratan y aportan grandes cantidades de potasio. Una versión de caldo base es el hervido de una cebolla, una zanahoria, una rama de apio, una hoja de laurel y una ramita de perejil en un litro y medio de agua.  Para conseguir que los nutrientes y sabores queden en el agua se utiliza la técnica de la expansión, sumergiendo las verduras y demás elementos en el agua fría que progresivamente se va calentando hasta llegar a la ebullición. Se añaden dos cucharadas de aceite de oliva que retiene sus sabores.

También son ingredientes habituales de los caldos blancos los puerros, nabos, chirivías, patatas y col.  Para darle un poco más de consistencia y espesor, se añade un puñadito de mijo o arroz. Para ganar en sabor, se puede incorporar alga kombu y tomillo. Se hierve unos cuarenta y cinco minutos y se cuela.

Caldos medios

En los caldos medios se parte de un rehogado de cebolla o puerro, que se pocha a fuego lento en aceite de oliva. Se puede dorar más o menos, al gusto. Se pueden incluir muchas variaciones, como rehogar pimiento verde junto a la cebolla, o añadir tomate rallado y pimentón. Otra opción es añadir harina sobre la cebolla y dejar que se tueste a fuego lento durante unos minutos, removiendo hasta lograr un roux.

En los caldos medios se parte de un rehogado de cebolla o puerro, que se pocha a fuego lento en aceite de oliva

En cualquier caso, cuando la cebolla está caramelizada se añaden cuatro cucharadas de vino, blanco para un caldo más claro, o tinto para uno más oscuro, y otras cuatro de salsa de soja, y se deja reducir para intensificar el sabor. Mientras, se cortan las verduras en cuadros: zanahoria, apio, puerro, nabo, patata, calabacín o calabaza, al gusto de cada cual. Se echan en la olla y se dejan rehogar unos minutos sobre el sofrito inicial, para que todo junto vaya soltando su sabor. Se añade tres litros de agua. En este punto se puede añadir una redecilla con legumbres puestas en remojo previamente, como garbanzos o judías, para dar un aporte extra de proteínas y sabor, así como un puñado de cereales como copos de avena, que le proporcionaran una textura más densa y aterciopelada. Se deja cocer una hora, o hasta que la legumbre esté tierna.

Se apaga, se echa una ramita de tomillo o de orégano y se deja enfriar antes de colar. Si se trituran las verduras coladas se obtiene una crema o puré muy agradable. Las legumbres cocidas son un elemento ideal en ensaladas, patés, potajes y guarniciones.

caldos
123rfLimited©belchonock. Cubitos de caldo

Caldos de fondo oscuro

La gracia de los caldos de fondo oscuro no es sólo su color, sino lo concentrado de su sabor. Eso se consigue asando las verduras previamente al horno, a 200ºC, para que sus carbohidratos caramelicen y se glaseen, ganando en profundidad. Se asan a trozos durante cuarenta y cinco minutos. Las hortalizas ideales son zanahoria, cebolla, puerro, patata, calabaza y setas. Una vez asadas, se echan al agua y se llevan a hervor. De nuevo, se puede añadir una redecilla con garbanzos para aportar proteína y una cierta gelificación. Para potenciar su sabor, se disuelve una cucharadita de miso oscuro en agua fría y se agrega, así como una cucharada de alga kombu deshidratada y otra de setas shiitake y se cuecen durante otros cuarenta y cinco minutos. Después se cuela por un colador y si se cree necesario, se tamiza con una gasa.

Eso se consigue asando las verduras previamente al horno, a 200ºC, para que sus carbohidratos caramelicen y se glaseen, ganando en profundidad

Otra fórmula para hacer fondo oscuro concentrado es picar finamente con el robot de cocina las verduras. Sirve cualquier variedad como coliflor, repollo, zanahoria, cebolla, apio, nabo, ajo, remolacha, puerro, brócoli, pimiento, calabaza, berenjena, calabacín, setas o patata. Una vez trituradas, se colocan en una bandeja de horno honda y se riegan con aceite de oliva. Se les echa dos cucharadas de concentrado de tomate por encima y se mezcla todo. Se hornea cuarenta y cinco minutos a 180ºC, removiendo a mitad, hasta que se doran. Entonces, se añade un litro y medio de agua en la bandeja. Si la bandeja es muy llana y no lo permite, se echan las verduras en una olla con el agua y se hierven. De nuevo, podemos incorporar miso, kombu y shiitake como condimentos, o bien vino tinto y salsa de soja.  Luego, se cuelan las verduras como en el modo anterior.

Cómo hacer cubitos de caldo

Siempre es útil obtener cubitos de caldo para potenciar el aroma de otros guisos. El procedimiento consiste en seguir hirviendo, pero sin tapar, el fondo oscuro que hemos obtenido anteriormente. Según la cantidad de caldo y con un fuego medio, una hora será suficiente, hasta que se reduzca y se concentre todavía más el sabor en menos cantidad de líquido. Por último, el fondo que queda se congela en pequeñas porciones, por ejemplo, en cubiteras, para usarlo como fuente de sabor para cualquier guiso.

Autora: Mercedes Blasco. Nutricionista, Máster en Nutrición y salud

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Diciembre 2021

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here