Muchos estamos de acuerdo en que la agricultura ecológica es mucho mejor, tanto para el medioambiente como para nosotros. Sin embargo, no es una opción todavía asequible para todo el mundo y todavía hay quien se pregunta si realmente vale la pena. Un interesante estudio de revisión reciente, realizado por investigadores suecos, compara la producción convencional versus la ecológica y pone sobre la mesa las implicaciones para nuestra salud del consumo de los alimentos según este criterio.

salud alimentación ecológica
123rfLimited©macor. Midiendo los niveles de radiación de fresas

Agricultura convencional vs ecológica

Actualmente, el desarrollo de alimentos sostenibles es un claro objetivo a largo plazo y a nivel global y europeo se considera una gran prioridad. El reto está en gestionar los sistemas agrícolas de una forma diferente para que el impacto en el medio ambiente y en nosotros mismos sea el menor posible, asegurando la salud, el bienestar animal, la seguridad alimentaria y la sostenibilidad medioambiental. Se utiliza el término de convencional para hacer referencia al tipo predominante de producción intensiva en la Unión Europea, en la que normalmente hay un uso elevado de fertilizantes minerales y pesticidas sintéticos en la agricultura y también un uso de piensos concentrados producidos mediante métodos no ecológicos en la ganadería. Al contrario, en el caso de la producción ecológica hablamos de un sistema que está de acuerdo con la normativa europea que regula el uso de fertilizantes naturales como el abono de corral y verde, la prevención y control de plagas mediante métodos y productos no químicos y también el acceso de los animales al aire libre y a pasto fresco.

Los residuos de pesticidas en alimentos convencionales son la principal fuente de exposición humana

Uso de pesticidas en la agricultura bio

En la agricultura ecológica el uso de pesticidas está restringido, mientras que los residuos de estos compuestos químicos en alimentos convencionales son la principal fuente de exposición humana. Hay estudios que ponen de manifiesto que estos pesticidas tienen efectos adversos en el desarrollo cognitivo de los niños en los niveles actuales de exposición, sin embargo, estos datos todavía no se han aplicado en las evaluaciones de riesgo oficiales. Desafortunadamente, la evidencia epidemiológica que vincula la exposición a pesticidas y los efectos en la salud humana todavía no llega a ser suficientemente fiable para tenerla en cuenta en la evaluación de riesgos realizada por las agencias reguladoras. De todos modos, en Europa, la EFSA (European Food Safety Authority) se encarga de la revisión y evaluación de las sustancias activas utilizadas en productos fitosanitarios. Esta tarea la lleva a cabo la Unidad de Plaguicidas de la EFSA siguiendo lo establecido en la legislación y los métodos científicos más actuales. La EFSA desempeña su labor en estrecha colaboración con expertos científicos de los Estados Miembros. A nivel legislativo, la Comisión Europea ha desarrollado un nuevo reglamento que ya ha entrado en vigor desde el 1 de enero de este año y que pretende garantizar el crecimiento del sector, la competencia leal entre agricultores, evitar el fraude y mantener la confianza de los consumidores. En este marco legal se prevé una simplificación de algunas normas de producción y de procesos de certificación especialmente para pequeños agricultores y también se contemplan estrategias para reducir el riesgo de contaminación accidental de los cultivos ecológicos por plaguicidas.

salud alimentación ecológica
123rfLimited©rh2010

Bajo riesgo de enfermedades

Otros datos interesantes sugieren que el consumo de alimentos ecológicos puede reducir el riesgo de enfermedades alérgicas, el sobrepeso y la obesidad, sin embargo, esta evidencia todavía no es concluyente ya que quizás puedan estar influenciando otros factores como el hecho de que los consumidores de alimentos orgánicos tienen estilos de vida más saludables en general. Sin embargo, estudios en animales, sí aportan datos más claros de que el consumo de alimentos convencionales versus ecológicos tiene un claro impacto en el crecimiento y desarrollo.

La presencia de antibióticos en productos de origen animal convencionales contribuye a la problemática de la resistencia bacteriana a estos fármacos

Las diferencias en la composición nutricional entre los alimentos de cultivo ecológico y convencionales son limitadas. Varios estudios han analizado la diferencia entre el contenido vitamínico, por ejemplo, en vitamina C, y cuando se revisan todos estos datos no se llega a observar diferencias significativas. Sin embargo, sí se observa un mayor contenido de compuestos fenólicos en frutas y verduras ecológicas. Los fenoles no se consideran nutrientes esenciales, pero sí tienen un importante papel en la prevención de enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas e incluso de cáncer. Sin embargo, aunque esta diferencia observada es modesta, parece que la evidencia no es todavía suficiente como para concluir que lo ecológico tenga mayores efectos positivos para la salud humana versus lo convencional. Los productos lácteos eco y quizás también las carnes podrían tener un mayor contenido en grasas saludables de tipo omega-3 en comparación con productos convencionales. Sin embargo, estas diferencias son pequeñas y no tienen tanto impacto en la salud humana como sí lo tiene la presencia de antibióticos en productos de origen animal convencionales que contribuyen a la problemática de la resistencia bacteriana a estos fármacos. También se dispone de información en cuanto al contenido de algunos metales tóxicos. Se ha comprobado que los cereales eco tienen un menor contenido en cadmio, un metal que es tóxico para los riñones, puede desmineralizar los huesos y es cancerígeno. El cadmio está naturalmente presente en los suelos, pero también se añade a éstos mediante el uso de algunos fertilizantes que lo contienen. Esto tiene que ver también con la riqueza de los suelos. Para otros metales tóxicos como el plomo, mercurio y arsénico, parece que no hay diferencias entre cultivos ecológicos y convencionales.

Los datos apoyan a que la producción de alimentos ecológicos tiene varios efectos beneficiosos y potenciales para la salud humana y que su aplicación más amplia respecto a la producción convencional sería totalmente recomendable. Se espera un mayor desarrollo del sector eco también debido a que la nueva normativa y las estrategias en Europa apoyan este mayor desarrollo.

Fuente: Mie, A., Andersen, H.R., Gunnarsson, S. et al. Human health implications of organic food and organic agriculture: a comprehensive review. Environ Health 16, 111 (2017). https://doi.org/10.1186/s12940-017-0315-4

Autora: Laura I. Arranz, Dra. Farmacéutica Dietista–Nutricionista

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Marzo 2022

Deja un comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí