En Navidad, regalar Comercio Justo le sienta bien a todo al mundo, este es el lema con el que las organizaciones de Comercio Justo quieren destacar la importancia de que las compras de regalos y de alimentación garanticen los derechos laborales y humanos, y eviten el deterioro medioambiental. Con la etiqueta #RegalaComercioJusto, a través de las redes sociales, animan a la ciudadanía a visitar las tiendas de Comercio Justo distribuidas en todas las comunidades autónomas, o sus tiendas online.

Pobreza, condiciones de trabajo abusivas, explotación infantil o grave impacto medio ambiental son algunas de las problemáticas que se esconden detrás de artículos de moda, complementos, juguetes o productos de alimentación. En el caso del textil, ninguna marca de ropa importante puede demostrar que las trabajadoras de sus talleres en Asia, África, América Central o Europa del Este perciben un pago suficiente para salir de la pobreza (según Campaña Ropa Limpia). Además, la industria textil es la segunda más contaminante tras el petróleo.

Frente a ello, las trabajadoras y trabajadores de Comercio Justo cuentan con condiciones laborales dignas. Por ejemplo, en la fabricación de un polo de algodón cobran 1,96 euros, frente a los 0,14 euros del sector convencional (es decir, hasta 13 veces más). En el caso de las cestas de yute o de hoja de palmera, las más de 10.000 artesanas que las fabrican en Bangladés, en la organización de Comercio Justo BaSE reciben un salario de 10.000 takas (unos 55 euros), que asegura las necesidades básicas y supone el doble del salario base en el país, según el informe El Comercio Justo y la erradicación de la pobreza.

El Comercio Justo nació en los años 60 y hoy es un modelo comercial presente en más de 70 países, que garantiza los derechos laborales y humanos, prohíbe la explotación infantil, promueve el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género, y sus técnicas de producción son ecológicas.

En las tiendas físicas y online de Comercio Justo se pueden encontrar productos de alimentación, entre ellos, dulces navideños como bombones, turrón o panettone. Además, hay ropa, complementos, bisutería, juguetes, cosmética natural o decoración. En España en 2022 las ventas de Comercio Justo superaron los 146 millones de euros.

La campaña En Navidad, regalar Comercio Justo le sienta bien a todo al mundo cuenta con financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

Más información en www.comerciojusto.org

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Diciembre 2023