Vale la pena recordar estas cinco conocidas plantas para despertar o dar vivacidad a nuestra inmunidad natural. Así fortaleceremos nuestras defensas sin vacunas de dudosa eficacia ni fármacos con efectos secundarios indeseables.

5 plantas medicinales
123rfLimited©kappachan. Comida medicinal china

1. El astrágalo y las defensas

Potente planta medicinal de la familia de las Fabáceas, el astrágalo (Astragalus membranaceus) incluye también otras numerosas especies diferentes. Hoy esta planta allí llamada «huang qii» en chino (es decir, «reforzador del flujo de energía») todavía se usa en medicina china (tradicional y contemporánea). Rica en polisacáridos, en saponinas y en flavonoides, esta variedad de astrágalo contribuye directamente a la salud inmunitaria:

  • ayuda a las defensas del organismo contra los agentes exteriores;
  • más resistencia física y mental;
  • protección celular y de los tejidos contra los radicales libres;
  • mantenimiento de una tensión arterial normal y de un sistema microvascular sano.

Esta planta se toma generalmente en forma de infusión, o sopa o como complemento dietético.

2. Uña de gato e inmunidad

La uña de gato, (Uncaria tormentosa), es una especie de liana originaria de Perú. Su nombre se debe a sus pequeñas estípulas curvadas como garras, colocadas al inicio de sus hojas. Utilizada desde hace más de 2.000 años, esta planta es considerada sagrada por varios pueblos de la selva tropical amazónica (como los asháninkas y los campo).

La uña de gato contiene múltiples alcaloides, glucósidos triterpénicos, flavonoides y taninos, que son los causantes de sus beneficios, en especial para estimular el sistema inmunitario. Desde la década de 1990, esta liana de Perú no ha dejado de aumentar en popularidad en Europa y en Norteamérica. Podemos prepararla en decocciones a base de corteza interna seca de uña de gato, previamente reducida a polvo. Y por descontado, también la hay en forma de suplemento dietético.

El astrágalo, la uña de gato, el ginseng, la equinácea y la cúrcuma son 5 excelentes plantas medicinales para reforzar el sistema inmunitario

3. El ginseng y la vitalidad

La planta de las Araliáceas que conocemos como ginseng (Panax ginseng) es un adaptógeno fundamental de la medicina tradicional asiática Los notables efectos de su raíz, cuya forma puede evocar una figura humana, eran especialmente apreciados por los emperadores chinos.

El ginseng contiene una cantidad importante de ginsenósidos (también llamados «panaxósidos»), de triterpenoides, de polisacáridos y de vitaminas. Y, naturalmente, también contribuye a:

  • estimular el sistema inmunitario;
  • mantener un buen rendimiento físico;
  • disfrutar de buenas relaciones sexuales;
  • conservar la vitalidad y luchar contra el cansancio.

Sus diversas propiedades explican por qué el ginseng actualmente tiene el nombre de «raíz de larga vida». Esta planta —cuyo cultivo y transformación están controlados por el gobierno coreano— sí que debe conseguirse como complemento nutricional.

5 plantas medicinales
123rfLimited©photopips. Té de cúrcuma con canela

4. Equinácea para las defensas y las vías respiratorias superiores

La popular equinácea es una planta de flores rosas, que pertenece a la familia de las Asteráceas. Apareció por primera vez en Norteamérica, en donde es popular la variedad Echinacea angustifolia; los indios la habían convertido incluso en su planta medicinal emblemática.

Pero la variedad Echinacea purpurea, más popular en Europa, es la más utilizada con fines medicinales. La planta cuenta con abundantes alquilamidas, con compuestos fenólicos y con alcaloides. Es un auténtico tesoro biológico, que contribuye:

  • al buen funcionamiento de nuestro sistema natural de defensas;
  • a la salud de las vías respiratorias superiores;
  • a aliviar la garganta y la faringe en caso de irritación, a proporcionar un efecto agradable en la garganta y las cuerdas vocales;
  • al mantenimiento de la salud de las vías urinarias inferiores.

Se puede tomar equinácea en infusión, en extractos hidroalcohólicos y también en cápsulas, como suplemento nutricional.

5. También la cúrcuma fortalece el sistema inmunitario

La cúrcuma (Curcuma longa) es bien conocida por ser el componente principal del curry, la famosa mezcla de especias india. En Europa, la cúrcuma también ha destacado desde la Antigüedad, pero no se importaría de forma generalizada hasta el siglo XVIII. Al igual que en el caso del ginseng, la raíz (rizoma) de la planta es la que se usa normalmente en la cocina y en naturopatía.

La cúrcuma debe muchas de sus propiedades a la curcumina, un pigmento polifenólico que además es responsable del color amarillo anaranjado de la planta. En efecto, esta raíz prodigiosamente potente contribuye a:

  • mantener la eficacia del sistema inmunitario y la resistencia a las alergias;
  • estimular el funcionamiento del sistema nervioso;
  • mantener la salud del hígado;
  • estimular la circulación sanguínea;
  • conservar una piel sana.

Podemos tomar la raíz de cúrcuma fresca o en polvo. También aumentan de manera importante los aportes con un extracto de cúrcuma con altas dosis de curcuminoides, tal como han logrado recientemente investigadores holandeses.

La cúrcuma es una maravilla en caso de artritis, artrosis y para las articulaciones en general. Y combinada con pimienta negra (Piper nigrum), mucho más, porque contiene piperina, que aumenta la absorción de la cúrcuma. Por eso es mucho mejor si estas dos plantas van asociadas.

Vale la pena recordar, de todas formas, que para mantener sanas las articulaciones, conviene vigilar mejor lo que comemos. Dar preferencia a las frutas y verduras, y practicar ejercicio físico: no es posible conservar las articulaciones en buena forma sin unos músculos fuertes.

Autor: Jaume Rosselló, Editor especializado en salud y alimentación

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Enero 2024