Las mermeladas son una de las formas que se han utilizado desde la época romana para conservar la fruta. El azúcar actúa como conservante y nos permite disfrutar de algunas frutas de temporada en otros momentos en los que serían imposibles de conseguir. Fresas, melocotón, albaricoques o ciruelas, sólo duran unos pocos meses y hasta la temporada siguiente no volverán a aparecer a menos que vengan de otras zonas o países. Y es que una mermelada no sólo sirve para acompañar las tostadas. Con una buena mermelada podemos hacer desde salsas, guarniciones, tartas, rellenar bizcochos o preparar un delicioso crumble.

Crumble de ciruelas
©Estela Nieto

El crumble es un postre británico que combina la jugosidad de la fruta con una base de galleta. La misma masa de galleta, pero sin compactar produce una capa muy crujiente, pero a la vez ligera que se desmorona con facilidad. En esa ocasión prepararemos un crumble con mermelada de ciruela Valle del Taibilla pero también puedes usar cualquier otra de la variedad que tienen. Te sugiero la de albaricoque o la de arándanos.

Tiempo de preparación: 10 minutos.
Tiempo de cocción: 40 minutos.

Ingredientes (8-10 raciones)

Elaboración

  1. Triturar los copos de avena con un molinillo o un procesador de cocina hasta hacerlos harina. No es necesario que sea demasiado fina.
  2. En el procesador, colocar junto con la avena molida, la harina de trigo, el azúcar y la pizca de sal. Triturar para que se mezcle bien. Incorporar la margarina fría en dados. Volver a procesar para que se integre y se formen pequeñas bolitas de masa.
  3. Precalentar el horno a 180˚ C.
  4. En un molde de horno cuadrado o rectangular, forrar la base con papel de horno para que sea más fácil de desmoldar. Colocar la mitad del crumble sobre la base y aplastar para ajustar al molde.
  5. Disponer encima la mermelada de ciruelas Valle del Taibilla y cubrir todo con el resto del crumble. Pero esta vez no aplastaremos, sino que cubriremos con las bolitas de masa que se han formado al mezclar. De esta forma el crumble ganará volumen y al cocinarse en el horno quedará crujiente, quebradizo y ligero a la vez.
  6. Hornear 40 minutos aproximadamente dependiendo del grosor de nuestra capa y el tamaño del molde.
  7. Dejar enfriar antes de desmoldar.
  8. Cortar en cuadrados o rectángulos de ración.

RECOMENDADO POR
Valle del Taibilla | www.valledeltaibilla.es

Autores: Iván Iglesias, Chef y profesor de cocina vegana y Estela Nieto, psicóloga, Master en psicopatología y salud, y especialista en psiconutrición

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Enero 2024