Existe una opinión generalizada en la cual se suele considerar a la salud y la enfermedad como términos antagónicos y por tanto cualquiera que sea la alteración funcional producida por el organismo, se intentará impedirla. En este sentido, la enfermedad se ve como un mal a perseguir, combatir, vencer, aniquilar o, para utilizar un término más refinado “curar”. A raíz de infinidad de tratamientos, medicamentos y “curas”, las personas se hacen adictas a una supuesta “sanación rápida”, que en esencia no es más que un punto ciego en su enfermedad. Este punto ciego es apenas una interrupción de sus síntomas de desintoxicación y regeneración, los cuales suelen reaparecer con más fuerza a posteriori.

Naturopatía Higienista
123rfLimited©amaviael

Debemos de tener en cuenta que el cuerpo siempre trata de restablecer el equilibrio interno cuando este se ha perdido, a través de su propio proceso natural de homeostasis interna. En este sentido, si el cuerpo desencadena una fiebre con la intención de restablecer un equilibrio interno, ¿por qué intentar cortarla? Si el cuerpo provoca vómitos para expulsar un irritante del estómago, ¿por qué detenerlos? Si el cuerpo inicia una diarrea para echar materias putrefactas del tubo digestivo, ¿por qué pensar en suprimirla?

La Naturopatía Higienista, en la misma línea de muchos pioneros de la medicina clásica e incluso contemporánea, considera que la enfermedad constituye un programa inteligente de la naturaleza, cuyo objetivo no es otro que resolver el conflicto biológico iniciado por el organismo como consecuencia de un estilo de vida antinatural e incoherente con nuestro sentir.

Si la enfermedad es el efecto final de un desequilibrio físico y/o psicoemocional como consecuencia de nuestra forma de vivir antinatural, no tratemos de solucionar los trastornos desde un aspecto meramente sintomático, ya que la curación implica un tratamiento global del ser.

 La Naturopatia Higienista, siempre que tenga un enfoque holístico e integrativo, nos puede ayudar en nuestro propio proceso de sanación

La Naturopatia Higienista que va más allá de la visión reduccionista y tiene un enfoque Holístico e Integrativo, no diagnostica enfermedad o dolencia alguna, ni tampoco prescribe productos o medicamentos en su más amplio espectro, porque considera que es el propio organismo el que tiene su propia capacidad de curación cuando no encuentra obstáculos que interfieren en ese proceso.

La vuelta a un modo de vida más conforme a nuestras adaptaciones biológicas permite parar procesos degenerativos y la mayor parte de las veces recuperar una salud perdida, siempre y cuando haya suficiente energía vital, y no haya habido un proceso degenerativo irreversible. Desde este enfoque Holístico, la supresión de las causas de la enfermedad, supone un conocimiento sobre nuestra manera de alimentarnos, el estilo de vida, la manera en que gestionamos las emociones e interpretamos el mundo que nos rodea.

Así pues, si una persona está agotada energéticamente, antes de dar un producto o tratamiento, el Naturópata Higienista investiga las causas directas o subyacentes de este trastorno. Quizás hubo un sobreesfuerzo sostenido en su trabajo, o hay un patrón autoexigente patológico que nos lleva a cumplir estándares inalcanzables, o bien dormimos pocas horas, o estemos atravesando una crisis personal entre otros muchos factores que habría que investigar según el caso concreto.

Si reconocemos el carácter curativo, defensivo, adaptador y reparador de la enfermedad, y cooperamos con el organismo proporcionándole las condiciones más favorables para el restablecimiento de la normalidad funcional, eliminando todas las obstrucciones, y suprimiendo todo cuanto impide el restablecimiento de la normalidad funcional, la salud es una meta alcanzable. Y en este sentido, la Naturopatia Higienista, siempre que tenga un enfoque holístico e integrativo, nos puede ayudar en nuestro propio proceso de sanación ayudándonos a tomar conciencia de los factores desvitalizantes que hay en nuestra vida (físicos y psicoemocionales) y a generar estrategias personalizadas y concretas que nos ayuden a eliminar o reducir estos factores y así permitir al cuerpo recobrar la salud y el bienestar de manera totalmente natural.

“El médico del futuro no dará ninguna medicación, pero interesará a sus pacientes en el cuidado del cuerpo, en la dieta humana y en la causa y prevención de las enfermedades”, Thomas Edison.

Autor: José Antonio García, Naturópata Higienista

ESPACIO PATROCINADO POR
Cofenat
La evidencia científica demuestra que las terapias naturales también curan

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Enero 2024