Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los trastornos musculoesqueléticos son la primera causa de discapacidad en el mundo. En muchas ocasiones estos problemas son debidos a una falta de higiene postural, así como hábitos poco saludables, como el sedentarismo, entre otras.

dolor musculoesquelético
123rfLimited©drmicrobe

En 2021 Sanitas realizó un estudio en España, en el que se señala que 7 de cada 10 personas padecen trastornos musculoesqueléticos. En la estrategia de la OMS 2014-2023 sobre Terapias Naturales, se cita un ensayo aleatorio controlado que incluyó una evaluación económica de tratamientos de fisioterapia, terapia manual -como Osteopatía o Quiromasaje- y atención médica general contra los dolores cervicales. El resultado fue que el grupo de terapias manuales conseguía mejoras más rápidamente que la fisioterapia y la atención médica general. Además, los gastos totales de la terapia manual representaban, aproximadamente, un tercio de los gastos de fisioterapia y de atención médica general. Esto sugiere que la terapia manual es más eficaz y menos costosa para tratar dolores cervicales que la fisioterapia o la atención dispensada por un médico generalista.

Las Terapias Naturales aquí tienen mucho que decir, con técnicas como Osteopatía, Quiromasaje, Shiatsu, Acupuntura, combinadas o no con diferentes herramientas que ayudan a combatir dichos problemas, como la Fitoterapia, la Medicina herbal china o la Aromaterapia, entre otras.

Pero un dolor físico puede también provenir de un problema emocional, sobre todo cuando ese dolor físico se repite continuamente y por mucho que trabajas con las técnicas anteriormente mencionadas no avanzas. Consigues un bienestar de días, pero no es duradero. En este caso, posiblemente, tengamos que trabajar sobre la parte mental, con Flores de Bach, Programación Neurolingüistica (PNL) o Hipnosis.

Vamos a indicar brevemente cómo pueden ayudar dichas técnicas a nivel físico:

  • Osteopatía: un desequilibrio de la columna puede dar lugar a dolores en diferentes zonas de la espalda y esta técnica ayuda a recuperar su funcionalidad.
  • Quiromasaje: en muchas ocasiones el tejido muscular se ve afectado y eso hace que disminuya el rango de movimiento, por eso debemos trabajar con amasamientos para recuperar la elasticidad y contractilidad del tejido blando.
  • Acupuntura: ayuda a calmar dolores agudos, torticolis, lumbagos o ciáticas.
  • Shiatsu: presión con los dedos sobre canales energéticos para ayudar a una mejoría del movimiento y dolor.

Hay más, pero también hablemos de herramientas:

  • Fitoterapia: la puedes encontrar en cremas, comprimidos o extractos; el harpagofito, la árnica y el sauce son las más habituales para trabajar sobre trastornos musculoesqueléticos.
  • Suplementos: pueden ser de origen vegetal o no, como la glucosamina, condroitina mezclada con cúrcuma y pimienta negra, siendo los productos más demandados en trastornos musculares o inflamaciones.
  • Arcillas: se usan en formato de cataplasma para inflamaciones debidas a golpes o torceduras.

Y, cómo hemos dicho al principio, puede que un dolor musculoesquelético de repetición o larga duración sea por un problema emocional o nervioso, para lo cual podemos usar las Flores de Bach, que ayudan a gestionar esas emociones que nos afectan negativamente… aunque también puede que uno mismo sea el que se autosabotee y debamos buscar una respuesta que la Hipnosis, a través del subconsciente, puede desvelarnos.

ESPACIO PATROCINADO POR
Cofenat
La evidencia científica demuestra que las terapias naturales también curan

Autor: Roberto San Antonio-Abad. Presidente y responsable de Formación, de la Asociación Nacional de Profesionales y Autónomos de las Terapias Naturales (COFENAT)

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Marzo 2024