El cuidado de la salud bucodental es esencial para poder lucir una sonrisa sin preocupaciones. En este contexto, la ortodoncia invisible es un tratamiento para corregir la posición de los dientes de manera discreta pero efectiva que cada vez convence a más personas.

ortodoncia
©aleksrybalko

Ventajas y diferencias con la ortodoncia tradicional

La ortodoncia invisible es una opción de tratamiento ortodóntico que utiliza una serie de férulas transparentes y removibles para corregir la posición de los dientes y mejorar la sonrisa.

Diseñados con tecnología avanzada, los aparatos dentales removibles están fabricados con un material resistente pero flexible a la vez, ofreciendo la dureza necesaria para corregir la posición de la dentadura y también absorber y distribuir la presión en los dientes, mientras favorece el movimiento.

Hechas a medida, cada férula o placa se fabrica especialmente para cada paciente. En el caso de las férulas, se cambian periódicamente (aproximadamente cada dos semanas, aunque depende de cada caso) con el objetivo de ir ajustando con precisión la dentadura hasta la posición deseada, sin molestias.

Por otro lado, se pueden poner y quitar fácilmente, por lo que permiten comer y beber sin restricciones. Además, permiten cepillarse los dientes sin que el aparato impida el acceso a ninguna zona, realizando una limpieza bucal óptima, antes de volver a colocarlas. Sin embargo, es conveniente llevarlas puestas de manera constante y durante el tiempo indicado para lograr resultados óptimos.

Otra de las ventajas de la ortodoncia removible es su vertiente estética. La ortodoncia tradicional es muy notoria, ya que utiliza brackets y alambres que ejercen presión sobre la dentadura para rectificar la posición de los dientes. Precisamente por ello, muchos adultos y también muchos jóvenes se pueden mostrar un poco más reticentes o cohibidos en el momento de empezar el tratamiento. En su lugar, los alineadores invisibles son más discretos que los alineadores convencionales, puesto que son transparentes y se adaptan fácilmente a la dentadura prácticamente sin que se note que los llevas puestos.

¿Qué casos pueden tratarse con este tipo de tratamiento?

La ortodoncia invisible está indicada para corregir diversos problemas o desajustes dentales tanto en adultos, como en jóvenes y niños, siendo los más habituales el apiñamiento dental o la sobremordida y la separación entre dientes o diastema. Siempre será un profesional dental quien determine si tu caso es apto para o no.

En muchos casos se puede combinar el uso de alineadores con otros tratamientos dentales para mejorar la salud bucal general, como implantes dentales, reconstrucciones, higienes o extracciones, por ejemplo.

La duración y el tipo de tratamiento dependerá del diagnóstico, de la situación inicial de los dientes y del tipo de desalineación del paciente, como cualquier tratamiento de ortodoncia correctiva. Por lo general, los cambios se perciben más rápidamente que con la ortodoncia tradicional. Habitualmente, la ortodoncia invisible puede generar resultados en tan solo 4 o 9 meses, en función de cada caso. Además, debido a que todo el tratamiento está planificado al detalle desde el inicio, las visitas de revisión suelen ser más cortas y espaciadas en el tiempo.

Por todo ello, la ortodoncia invisible y removible se presenta como una alternativa práctica, cómoda, efectiva y novedosa para la alineación de los dientes y la mejora de la sonrisa, con la ventaja añadida de pasar más desapercibida.

Suscríbete a la Newsletter y recibe Bio Eco Actual gratis cada mes en tu correo

Bio Eco Actual, tu mensual 100% ecológico
Leer
Bio Eco Actual Abril 2024